Reportaje

EL ONUSIDA publica las “Directrices prácticas para intensificar la prevención del VIH"

06 de marzo de 2007

20070306_prev_guidelines1_3.jpg
Fotografía: ONUSIDA/K.Hesse

El ONUSIDA publicó las Directrices prácticas para intensificar la prevención del VIH: hacia el acceso universal para ayudar a los responsables de formular las políticas y a los expertos en planificación a fortalecer la respuesta de prevención del VIH en sus países.

El desarrollo de las directrices reconoce que el acceso universal no sólo supone mantener y aumentar el acceso a los tratamientos antirretrovíricos para aquellos que lo necesitan, sino también asegurar que todos, y especialmente los más vulnerables al VIH, son capaces de evitar la transmisión, y que descienda así el número de nuevas personas infectadas, estimado en 4,3 (entre 3,6 y 6,6) millones en 2006.

Las directrices hacen un llamamiento a las autoridades nacionales del sida, en conformidad con los Tres Unos, para conferir liderazgo en la coordinación y el fortalecimiento de los esfuerzos nacionales de prevención del VIH. Para ello, se anima a los países a que "conozcan su epidemia” mediante la identificación de los patrones de comportamiento y las condiciones sociales que más se asocian con la transmisión del VIH y que socavan la posibilidad de las personas más expuestas de que puedan acceder y utilizar la información y los servicios del VIH. El conocimiento de su epidemia proporciona a los países las bases para “conocer su respuesta”, reconocer las organizaciones y las comunidades que pueden, o que podrían, contribuir a la respuesta, y evaluar críticamente hasta qué punto la respuesta existente cubre las necesidades de las personas más expuestas a la infección por el VIH.

20070306_prev_guidelines5.jpg
Fotografía: ONUSIDA/G.Pirozzi

El Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo del ONUSIDA, declaró que “animamos a los países a que conozcan su epidemia porque a lo largo de los últimos veinticinco años si algo hemos aprendido es que la epidemia continúa evolucionando. Es importante que cada país lleve la cuenta de dónde, entre quiénes y porqué aparecen nuevos casos de infección por el VIH. Entender esto les permitirá revisar, planificar, combinar y priorizar sus respuestas nacionales para así cubrir estas necesidades".

El ONUSIDA clasifica la epidemia de VIH en tres niveles: bajo, concentrado y generalizado. Cuando el fin es de planificación, las directrices proponen un escenario adicional: el hiperendémico. El escenario hiperendémico se refiere a aquellas regiones, tales como en los países de alta prevalencia del sur de África, donde el VIH circula entre la población general a través de redes de contactos sexuales (especialmente en las relaciones heterosexuales con múltiples parejas, con un uso del preservativo bajo e inconsistente) y donde la prevalencia excede el 15% de la población adulta. Dentro de un mismo país o región pueden existir escenarios diferentes y la epidemia puede evolucionar de un escenario a otro según la respuesta, la dinámica subyacente y los factores impulsores de la epidemia.

Para ayudar a que los países prioricen su respuesta, las directrices ofrecen una síntesis de medidas esenciales de prevención comprobada que los países pueden utilizar para “diseñar sus propios planes de prevención” en función de los escenarios de la epidemia, y para satisfacer las necesidades de las poblaciones clave de mayor riesgo de infección por el VIH.

20070306_prev_guidelines7.jpg
Fotografía: ONUSIDA/L.Gubb

Para combinar y priorizar la respuesta nacional se necesita que cada país establezca metas de prevención  realistas, ambiciosas y definidas en función de su epidemia. Esto incluye determinar objetivos, definir resultados así como procesos y productos de forma que los servicios para la prevención del VIH estén a disposición de las personas en los lugares donde más se necesiten. Las directrices destacan la necesidad de utilizar constantemente información estratégica, tal como encuestas sobre el patrón de comportamiento, para medir y mantener un seguimiento que demuestre si se están cumpliendo los objetivos fijados.

La Dra. Purnima Mane, Directora de Política, Documentación de Pruebas y Asociaciones del ONUSIDA, dijo que "la intención fundamental que subyace bajo estas directrices tiene como fin que los países animen a sus líderes y a sus comunidades a conocer sus epidemias y a ofrecer una respuesta de prevención que satisfaga sus necesidades prioritarias. Asegurar la cobertura adecuada de las poblaciones clave de mayor riesgo es esencial para alcanzar el sexto Objetivo de Desarrollo del Milenio, así como también lo es actuar urgentemente para combatir los problemas asociados a la epidemia, tales como el estigma relacionado con el VIH, la violación de los derechos humanos y la igualdad entre los sexos”.

Las Directrices prácticas del ONUSIDA para intensificar la prevención del VIH: hacia un acceso universal, se desarrollaron con el asesoramiento de los copatrocinadores del ONUSIDA, asociados en colaboración internacionales, líderes de gobierno y de la sociedad civil, y varios expertos, tomando como base el “Documento de posición política del ONUSIDA: Intensificación de la prevención del VIH” y el “Plan de acción del ONUSIDA para intensificar la prevención del VIH”.



Enlaces:

Directrices prácticas para intensificar la prevención del VIH: hacia el acceso universal (pdf, 2.04MB)
Intensificación de la prevención del VIH: Documento de posición de política del ONUSIDDA (pdf, 3.68MB)
Más información sobre Unidos para la prevención del VIH

Reportajes relacionados