Reportaje

La respuesta al sida y el desarrollo en África

22 de septiembre de 2008

080922_afr_200.jpg
La respuesta al sida y el desarrollo en África

Mientras que los participantes de alto nivel y los expertos internacionales se reúnen en la Sede de las Naciones Unidas de Nueva York el 22 de septiembre para evaluar las necesidades y los problemas de desarrollo de África, nosotros analizamos cómo el VIH y la respuesta al sida están repercutiendo en el desarrollo del continente.

En los países africanos más afectados por el VIH, la epidemia a reducido la esperanza de vida en más de 20 años, ralentizado el crecimiento económico y aumentado la pobreza de los hogares. No obstante, las respuestas al sida sostenibles y efectivas ofrecen la oportunidad de superar los grandes retos para el desarrollo que se plantean a la hora de erradicar la pobreza, mejorar la educación, ampliar la esperanza de vida y reducir la mortalidad infantil.

Satisfacer las necesidades de desarrollo siendo un líder en la respuesta al sida

Cuando se combina un liderazgo nacional comprometido con la respuesta al sida con una financiación coordinada a largo plazo, se ven en África beneficios que traspasan los límites de la epidemia. Ampliar los servicios del VIH implica hacer frente a la falta de inversiones en recursos sanitarios de los últimos años, fortaleciendo los sistemas de salud y mejorando la salud materna e infantil. Los individuos que reciben tratamiento antirretrovírico viven más años y su productividad aumenta considerablemente, lo que ayuda a que sus familias salgan de la pobreza y a que mejore su seguridad alimentaria.

“Los resultados de la lucha contra el sida repercutirán en nuestros esfuerzos de erradicar la pobreza, mejorar la alimentación, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna y contener la propagación de la malaria y la tuberculosis.” Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en su discurso en la Reunión de alto nivel de la Asamblea General sobre el sida. Nueva York, junio de 2008.

Por otro lado, una respuesta al sida que haga frente a los factores y a las causas que fomentan la vulnerabilidad ante la infección del VIH, como el estigma, la discriminación, la desigualdad entre los géneros y las violaciones de los derechos humanos, tendrá una gran repercusión en cuestiones de desarrollo.

Éxitos y progresos

Los países africanos afectados por la epidemia están desarrollando un liderazgo más sólido a la hora de abordar los problemas y utilizan cada vez más sus propios recursos. El gasto público nacional per cápita destinado al VIH (de los recursos de los gobiernos) en África subsahariana ha resultado seis veces mayor que en otras partes del mundo tras ajustarse al nivel de ingresos (Informe sobre la epidemia mundial de sida 2008).

Los aumentos significativos de la financiación destinada al sida y de las inversiones en prevención y tratamiento de los últimos años están consiguiendo resultados alentadores en diversos países africanos.

En Rwanda y Zimbabwe, los cambios en las prácticas sexuales (como retrasar la iniciación sexual, disminuir el número de parejas y un uso mayor del preservativo entre las personas que mantienen relaciones con múltiples parejas) han desembocado en un descenso del número de nuevas infecciones por el VIH. El uso del preservativo es cada vez más frecuente entre los jóvenes que tienen múltiples parejas sexuales en Benin, Burkina Faso, Camerún, Chad, Ghana, Kenya, Malawi, Namibia, Uganda, Tanzania y Zambia.

La epidemia parece haberse estabilizado en Malawi, Sudáfrica y Zambia, y la mayoría de las epidemias menores de África occidental son estables o están descendiendo, como por ejemplo en Burkina Faso, Côte d'Ivoire, Malí y Nigeria. La prevalencia del VIH en las epidemias de África oriental o bien se ha estabilizado, o está en recesión.

Ampliación del acceso al tratamiento antirretrvírico

Hoy en día, más personas que nunca tienen acceso al tratamiento del VIH. De los tres millones de personas que recibieron tratamiento en 2007, más de dos millones vivían en África. De 2003 a 2007, Namibia amplió el tratamiento de un 1% a un 88%, y Rwanda de un 3% a un 71%. Como consecuencia, el número de fallecimientos relacionados con el sida descendió en los últimos dos años de 2,2 millones a 2 millones en 2007.

Los beneficios que esto está aportando a los países africanos son de un valor incalculable. El tratamiento del VIH está ayudando a que las personas seropositivas vivan más años, gocen de mejor salud y tengan una mejor calidad de vida. Pueden seguir siendo productivos en su lugar de trabajo y sus comunidades, y disminuye el riesgo de que sus hogares caigan en la pobreza o en la inseguridad alimentaria.

También se han conseguido logros importantes en la prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH. Países como Bostwana, Namibia, Swazilandia y Sudáfrica han aumentado la cobertura de los servicios de transmisión maternoinfantil.

Este progreso pone de manifiesto los resultados de las inversiones realizadas en diferentes frentes, especialmente en prevención y tratamiento del VIH, y demuestra que, con un compromiso sólido, los países pueden superar los retos para el desarrollo que plantea la epidemia.

Impacto demográfico del VIH

Sin embargo, a pesar de los éxitos conseguidos, la epidemia le sigue llevando la delantera a la respuesta. El informe sobre la epidemia mundial de sida 2008, publicado por ONUSIDA, muestra que el sida continua siendo la principal causa de muerte en el continente africano. En África meridional, se estima que la esperanza de vida al nacer ha descendido a niveles que no se daban desde los años 50, situándose por debajo de los 50 años en el total de la región.

Los números son devastadores: el 67% de las personas que viven con el VIH, y prácticamente el 90% de los niños seropositivos, se encuentran en África subsahariana. En Botswana y Zimbabwe, más de un tercio de las muertes de niños menores de 5 años se deben al sida.

Se está progresando, pero todavía existen deficiencias

Como se señala en el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas para la reunión de alto nivel sobre el sida de junio de 2008, los países deben mantener los avances conseguidos y demostrar un liderazgo sólido que permita aplicar las estrategias y los programas nacionales del VIH financiados de manera sostenible.

VIH: un problema de salud pública y de desarrollo

El VIH es tanto un problema de salud pública como de desarrollo, y requiere una respuesta sostenible, inclusiva y multisectorial.

La Comisión sobre VIH/SIDA en África (CHGA) publicó un informe a principios de este año en el que hizo un llamamiento al liderazgo en todos los niveles, que debería ser impulsado y coordinado en pro de una respuesta al VIH concreta y un plan general de desarrollo. Este informe también pide que se haga frente a la desigualdad de género en las estrategias nacionales, ya que un 60% de las personas seropositivas de África subsahariana son mujeres.

Reunión de alto nivel sobre las necesidades de África en materia de desarrollo

En la reunión de alto nivel sobre las necesidades de África en materia de desarrollo, que se celebrará en Nueva York el 22 de septiembre, jefes de estado y de gobierno, ministros, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones intergubernamentales, organismos de las Naciones Unidas, fondos y programas, así como las instituciones de Bretton Woods, se reunierán para debatir las "Necesidades de África en materia de desarrollo: estado de cumplimiento de los diversos compromisos, problemas y camino a seguir." La reunión concluirá con la aprobación de una declaración política. La Secretaría de ONUSIDA, sus copatrocinadores y asociados acogerán una serie de eventos paralelos.

Reportajes relacionados


Publicaciones:

Informe sobre la epidemia mundial de sida, 2008