Comunicado de prensa

Los cambios en las prioridades científicas y sanitarias, y la crisis económica mundial: repercusión en la inversión en I+D para prevenir el VIH

Un nuevo informe refleja el primer descenso en una década de las inversiones en I+D para una vacuna del VIH.

20090720_r_d_200.jpg

Un nuevo informe sobre las inversiones que se realizaron en 2008 en investigación para prevenir el VIH concluye que los fondos destinados a descubrir una vacuna para el VIH han descendido por primera vez desde que se empezó a hacer un seguimiento de las tendencias de estas inversiones. Esto puede ser consecuencia de los cambios en las prioridades científicas, la desaceleración económica y la confrontación de prioridades en la agenda sanitaria mundial. Sin embargo, a pesar de este descenso, la tendencia general desde el año 2000 ha reflejado un aumento de las inversiones destinadas a las estrategias de prevención biomédica experimental.

El Grupo de trabajo para el seguimiento de recursos destinados a vacunas y microbicidas para el VIH presentó este informe, titulado Adaptándose a la realidad: Tendencias de los fondos destinados a la investigación de la prevención del VIH desde 2000 hasta 2008, en la V Conferencia de la Sociedad internacional del sida sobre patogénesis, tratamiento y prevención del VIH, celebrada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

El informe refleja que en 2008 las inversiones en investigación de la prevención del VIH llegaron prácticamente a 1.200 millones de dólares estadounidenses, de los cuales 868 millones se destinaron a la I+D de vacunas y 244 millones a I+D de microbicidas, mientras que los fondos destinados a otros tipos de prevención fueron bastante inferiores. Los fondos dirigidos a la investigación de una vacuna para el sida han disminuido por primera vez desde el año 2000, y han caído en un 10% desde 2007. No obstante, en el mismo periodo, los fondos destinados a los microbicidas y a la profilaxis postexposición han aumentado un 8 y un 13 por ciento respectivamente.

Los recursos para la investigación de la prevención del VIH siguen representando un porcentaje relativamente pequeño de la respuesta general al VIH y al sida. Un informe reciente publicado por la Fundación Kaiser Family y ONUSIDA, mostraba como los países desarrollados se habían comprometido a destinar 8.700 millones de dólares estadounidenses a programas de prevención y tratamiento en los países en desarrollo durante 2008, una cifra muy superior a los 6.600 millones del año anterior.
“La investigación para desarrollar nuevas herramientas y estrategias de prevención del VIH es esencial para evitar nuevas infecciones, y encontrar una vacuna para el VIH todavía sigue siendo la mayor esperanza para acabar con la epidemia”, afirmó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. "Es de vital importancia que las inversiones destinadas a la investigación de la prevención del VIH se mantengan y amplíen durante tanto tiempo como sea necesario para alcanzar estos objetivos".

El Grupo de trabajo para el seguimiento de recursos concluyó que, en estos momentos, en los que las prioridades presupuestarias están cambiando y existe una gran incertidumbre económica, es esencial que el ámbito de la investigación de la prevención del VIH identifique las necesidades de financiación y ponga en marcha planes científicos que ayuden a adoptar decisiones de investigación. Estos pasos garantizarán que no se dupliquen iniciativas y que los fondos se destinen adecuadamente a las prioridades científicas.

“El apoyo y el interés de los financiadores públicos, privados y filantrópicos en la investigación de la prevención del VIH durante la última década ha respaldado las prioridades de I+D, consiguiendo avances importantes y acercándonos a nuevas opciones de prevención", declaró Mitchell Warren, director ejecutivo de AVAC. “Nos enfrentaremos a retos importantísimos, tanto científicos como económicos, en los próximos años, pero no debemos retroceder en los logros conseguidos. Necesitamos que diversos financiadores nos ofrezcan su apoyo constante. La epidemia de sida no muestra signos de remitir, y la necesidad urgente de encontrar nuevas opciones para prevenir el VIH no va a cambiar".

Los niveles de financiación alcanzados en 2008 son muestra de los grandes cambios que se han producido en el campo de investigación de la prevención del VIH. La interrupción a finales de 2007 de los ensayos de vacunas Step y Phambili, que estaban probando una nueva vacuna experimental desarrollada por Merck, puso fin a una de las únicas asociaciones de compañías farmacéuticas para la I+D de vacunas del VIH. Este descenso en la implicación de la industria se ve reflejado en una reducción de los niveles de financiación en 2008. Las compañías farmacéuticas y biotécnicas solo destinaron un 4% de los fondos para la investigación de vacunas del VIH en 2008.  Los niveles son incluso menores en otras prioridades de investigación en prevención. No obstante, el sector comercial contribuye a la investigación de diversas formas a través del apoyo de las compañías farmacéuticas.Algunas de ellas han facilitado componentes antirretrovíricos para que sean desarrollados como posibles microbicidas  y como profilaxis postexposición oral, además de ofrecer asistencia técnica a los desarrolladores de productos microbicidas.

 “La crisis económica mundial ha promovido un debate sobre cuál es la mejor forma de invertir en la salud mundial: algunos defienden que el sida acapara recursos en perjuicio de otras iniciativas para combatir otras enfermedades y de la mejora de los sistemas sanitarios del mundo en desarrollo. Con todo, dado que el sida es la primera causa de muerte en África subsahariana, y la cuarta en todo el mundo, reducir esta pandemia es un imperativo que solo se puede conseguir con mejores métodos de prevención, incluida una vacuna. Si conseguimos vencer al sida, podremos destinar los recursos a otras prioridades", afirmó Seth Berkley, presidente y director ejecutivo de la Iniciativa internacional para una vacuna contra el sida.

Es importante señalar que la investigación y el desarrollo de una vacuna contra el VIH seguirán en el futuro. Precisamente hoy, la Iniciativa  de Sudáfrica para una vacuna contra el sida anunció el comienzo de un ensayo para estudiar una vacuna experimental desarrollada por científicos locales. Asimismo, se espera que a finales de este año se presenten los resultados del mayor ensayo jamás realizado, que ha contado con la participación de más de 16.000 participantes. Además, los investigadores de todo el mundo están desarrollando nuevos enfoques de vacunas y llevando a cabo investigaciones básicas para su desarrollo.

El informe señala que el aumento de la inversión en I+D de microbicidas podría reflejar un mayor interés en los estudios con antirretrovíricos. Las inversiones generales en microbicidas crecieron al mismo tiempo que el campo intensificó su atención en los enfoques antirretrovíricos para el desarrollo de microbicidas.

“El aumento de la financiación para I+D de microbicidas durante la última década ha impulsado una gran expansión del campo: en 27 países se han realizado ensayos clínicos de microbicidas experimentales y la investigación preclínica ha producido información científica de gran importancia. El apoyo de los fundadores públicos, privados y filantrópicos es esencial para aumentar la I+D de nuevos microbicidas experimentales", afirmó Polly Harrison, directora de la Alianza para el Desarrollo de Microbicidas.
El gobierno de los Estados Unidos fue, una vez más, el financiador principal de la investigación de prevención del VIH: facilitó el 71% de los recursos para I+D de una vacuna del VIH, el 63% de microbicidas y el 46% de la investigación de la profilaxis postexposición en 2008.

El descenso de las inversiones de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos también contribuyó a la reducción general de los fondos destinados a I+D de una vacuna del VIH. Las inversiones el gobierno de los Estados Unidos cayeron en 39 millones de dólares, lo que supone un descenso de un seis por ciento. Otros gobiernos también disminuyeron su financiación para la investigación de una vacuna para el VIH en 2008: los fondos de los gobiernos europeos descendieron un 13% y los fondos totales de otros países (como Brasil, Canadá, India, Sudáfrica y Tailandia) un 16%.

Los autores del informe advirtieron de que, aunque es demasiado pronto para atribuir todas las reducciones en la financiación a la crisis financiera mundial, existe cierta preocupación entorno al hecho de que una recesión mundial prolongada pueda tener un impacto aún mayor en las inversiones públicas en los programas de VIH y sida.  Un informe reciente de ONUSIDA y el Banco Mundial muestra que la crisis económica ya ha repercutido en los fondos destinados a los programas de tratamiento y prevención de algunos países en desarrollo.

El Grupo de trabajo también ha evaluado las inversiones en la investigación operativa relacionada con intervenciones biomédicas para la prevención del VIH, como la circuncisión masculina médica y los antirretrovirales para la prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH. Estas iniciativas han recibido muchos menos fondos que otras investigaciones de prevención: la circuncisión masculina, 11 millones de dólares estadounidenses; y la prevención de la transmisión vertical, 21 millones. 

Grupo de trabajo para el seguimiento de recursos destinados a vacunas y microbicidas para el VIH

El Grupo de trabajo para el seguimiento de recursos destinados a vacunas y microbicidas para el VIH fue establecido en 2004 para generar y diseminar datos de calidad, detallados y comparables sobre las inversiones anuales destinadas a la I+D de una vacuna preventiva del VIH y de microbicidas, así como sobre políticas y actividades de promoción.  Estos datos se pueden utilizar para evaluar los esfuerzos realizados, identificar tendencias en las inversiones, los gastos y los ejes de investigación, identificar qué áreas requieren más recursos y esfuerzos, evaluar la repercusión de las políticas públicas que pretenden aumentar las inversiones en nuevas tecnologías de prevención, y ofrecer una base para la promoción política de las inversiones y las asignaciones en I+D. 

El Grupo de trabajo está formado por la Coalición para el Impulso de la Vacuna contra el Sida (AVAC), la Alianza para el Desarrollo de Microbicidas (ADM), la Iniciativa internacional para una vacuna contra el sida (IAVI) y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre le VIH/Sida (ONUSIDA) 

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país