Declaración de prensa

Declaración del Sr. Michel Sidibé, Director Ejecutivo de ONUSIDA, con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

25 de noviembre de 2009 - El ONUSIDA se ha comprometido firmemente a detener la violencia contra las mujeres y las niñas. La respuesta frente al sida ofrece una oportunidad para reducir la violencia sexual y de pareja y concebir respuestas integrales a la violencia de género y a la prevención de la infección por el VIH dentro y fuera del sector de la salud. 

Hay pruebas fehacientes de los vínculos entre la violencia de género y la infección por el VIH. Según un informe de 2006 dado a conocer por el Secretario General de las Naciones Unidas, una de cada tres mujeres en el mundo ha sido golpeada, forzada a tener relaciones sexuales o maltratada en alguna otra forma a lo largo de su vida, generalmente por una persona conocida.

“Tenemos que aumentar los programas eficaces que promueven la igualdad de género a nivel de país e invertir más en fortalecer la base de pruebas científicas”, afirmó el Sr. Michel Sidibé, Director Ejecutivo del ONUSIDA. “Las políticas y los programas que abordan la desigualdad entre los sexos y la violencia de género nos ayudarán a lograr los objetivos universales de prevención, tratamiento y atención. Invertir en las respuestas es una parte fundamental de la programación relacionada con el VIH.”

La violencia y la amenaza de violencia aumentan notablemente la vulnerabilidad de las mujeres y niñas al VIH, ya que les hace difícil o imposible negarse a tener relaciones sexuales o persuadir a sus parejas de que sean fieles o utilicen preservativos. El riesgo de transmisión del VIH aumenta durante los actos sexuales violentos o forzados.

Los hombres y niños tienen una función importante en el fomento de la igualdad de género, además, los programas comunitarios que se centran en establecer la igualdad de género en las relaciones han demostrado ser eficaces para reducir la violencia de género perpetrada por los hombres, la victimización de las mujeres y las infecciones de transmisión sexual.

Asimismo, es necesario que los países aborden las normas y la dinámica sociales que toleran la violencia sexual y la que se genera después de los conflictos. Deben establecerse con urgencia programas integrales de atención a mujeres violadas que aborden sus necesidades de salud mental y física.

Las situaciones de emergencia, particularmente las que conllevan desplazamientos, aumentan el riesgo de infección por el VIH porque disminuyen el acceso a los servicios de prevención; perturban las redes sociales de apoyo; aumentan la exposición a la violencia sexual; fomentan el intercambio de relaciones sexuales por comida, alojamiento y otras necesidades; o bien, por el simple hecho de que el desplazamiento ha sido a un lugar donde la prevalencia de la infección por el VIH es mayor.

En este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer debemos adoptar medidas para poner fin a la violencia contra las mujeres y velar por que sus derechos sean protegidos

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país