Reportaje

Ayuda a la gente que vive con el VIH en China

26 de abril de 2007

China es un país con una economía floreciente, con tradiciones muy arraigadas, con un gran sentido del honor, y con algunos de los monumentos más famosos del mundo. Sin embargo, es también un país que, durante los últimos años, se está viendo cada vez más afectado por la epidemia de sida.

En 2005, el ONUSIDA estimó que cerca de 650.000 personas vivían con el VIH en China, país en el que se dan muchos factores que pueden facilitar una rápida expansión de la epidemia: alta movilidad de la población, migración laboral a gran escala, gran número de trabajadores del sexo, uso escaso del preservativo, gran número de usuarios de drogas inyectables, poca concienciación sobre el sida, así como un gran estigma y discriminación respecto al VIH.

“El Gobierno chino ha aumentado los recursos destinados a la respuesta al sida de manera significativa a lo largo de los últimos cuatro años”, afirmó Joel Rehnstrom, coordinador de ONUSIDA en China. “Sin embargo, a nivel provincial, todavía hay mucho por hacer. La concienciación sobre el sida es todavía muy escasa entre la población y el estigma y la discriminación son problemas muy graves que hay que solucionar”, añadió.

20070426_ambulance_240.jpg
El hospital Beijing Ditan, fundado en 1946, fue uno
de los primeros hospitales que apoyó a las personas
que viven con el VIH en China y empezó a suministrar
el tratamiento antirretroviral en 1999.

El hospital Beijing Ditan, fundado en 1946, fue uno de los primeros hospitales que apoyó a la gente que vive con el VIH en China y que empezó a suministrar el tratamiento antirretrovírico en 1999. Ése también fue el año en que se abrió el Centro Lazo Rojo, para completar el trabajo del hospital asistiendo y apoyando a las personas que viven con el VIH.

“Ditan es un hospital especializado en enfermedades infecciosas y es una de las instituciones que están a la cabeza en la respuesta al sida, así que tenemos el deber de dar el mejor tratamiento y apoyo posible”, dijo el secretario general del Centro Lazo Rojo, Dr. Li Xingwang. “Sin embargo, todavía podemos hacer mucho para incrementar la concienciación sobre el VIH en China, por lo que llamamos a profesionales médicos para que se unan a nosotros en la respuesta al sida. Empezando por nosotros, podemos trabajar para eliminar el estigma que rodea al VIH en la comunidad médica”, añadió.

El hospital Beijing Ditan recibe en su mayoría a pacientes del municipio de Beijing. Sin embargo, gente de otras provincias acude también al hospital para recibir el tratamiento. Muchos vienen porque han sido rechazados en otros hospitales o porque tienen miedo de revelar su estado serológico en su comunidad local. El Centro Lazo Rojo apoya una política de puertas abiertas, ya que acoge a cualquier persona que viva con el VIH y busque asesoramiento o apoyo.

El Gobierno y otras organizaciones internacionales, entre las que se incluye ONUSIDA, apoyan al Centro Lazo Rojo. ONUSIDA también trabaja con otros asociados para involucrar a redes de personas que viven con el VIH y a sus miembros en el fomento de las capacidades y en la concienciación sobre la epidemia en China.

20070426_board_240.jpg
El Centro Lazo Rojo es un lugar donde las personas
que viven con el VIH pueden comunicarse, establecer
contactos y, sobre todo, ser ellas mismas sin miedo
a que las discriminen.

El centro proporciona un número de servicios que incluyen información, pruebas y cuidados respecto al VIH, así como formación de voluntarios para dar apoyo psicológico, y un sistema de ayuda jurídica para las personas que viven con el VIH. Es un lugar donde estas personas pueden comunicarse, establecer contactos y, sobre todo, ser ellas mismas sin miedo a que las discriminen.

“El Centro Lazo Rojo nos proporciona un entorno amistoso y agradable. Aquí podemos hablar abiertamente. Recibimos información actualizada, la atención y el apoyo profesional que necesitamos: ésta es nuestra familia”, afirma uno de los miembros del centro.

El Centro Lazo Rojo también se compromete con la educación de la población general a través de un periódico que se llama “Hand in Hand” y que se edita con la colaboración de la gente que vive con el VIH. El periódico se centra especialmente en la concienciación de los jóvenes.

“Es importante que eduquemos a los jóvenes en China, que es por lo que hemos formado a más de 600 universitarios y hemos llevado a cabo 13 actividades educativas relacionadas con la salud en escuelas de enseñanza primaria y secundaria”, dijo el Dr. Li Xingwang.

China ha hecho grandes progresos en sus actividades contra el sida (por ejemplo, al ampliar los programas de reducción de daños y el tratamiento, la atención y el apoyo a la gente que vive con el VIH). Sin embargo, aún queda mucho por hacer, especialmente en las provincias. El hospital Ditan y el Centro Lazo Rojo son buenos ejemplos de lo que se puede conseguir, y sus programas de tratamiento, apoyo y educación son unas iniciativas de gran importancia en la respuesta al sida del país.




Enlaces:

Más información sobre China (en inglés)
Visitar la página Web de ONUSIDA para China (en inglés)

Reportajes relacionados