Reportaje

Arte africano contemporáneo y sida

09 de febrero de 2007

20070209_painting2_300x.jpg

Tradicionalmente, las sociedades occidentales solían ver el arte africano como algo meramente folclórico o artesanal, y no fue hasta finales del siglo XX que aquellos que se hacen llamar críticos de arte revaluaron la singularidad de estas creaciones. De esta forma, el arte africano contemporáneo se ganó por fin un merecido lugar en la conciencia cultural de los países occidentales.
En 1986, una exposición en París resultó ser un factor clave en la transición hacia una nueva concepción del arte contemporáneo no occidental. Se trataba de la muestra denominada Magiciens de la Terre, en la que se exhibieron obras de artistas de todos los continentes. A raíz de este evento, el coleccionista de arte Jean Pigozzi, uno de los mayores promotores del arte africano, creó la Colección de Arte Africano Contemporáneo (CAAC).

20070209_skis_240x.jpg

La colección de Pigozzi, una de las más importantes del mundo, incluye las obras de artistas que viven y trabajan en África subsahariana y que se expresan a través de diversos formatos: desde la pintura y la escultura hasta el vídeo y los medios audiovisuales. La trascendencia de la colección y de la mayor parte del arte africano contemporáneo radica en el hecho de que los artistas han logrado liberarse de la tutela estética impuesta por los modelos occidentales y además han sido capaces de expresar ideas de carácter local o universal con un lenguaje, íconos y formatos propios.

Los artistas africanos viven y trabajan en estrecho contacto con su público y son conscientes de lo que acontece tanto en el ámbito local como en el internacional. Asimismo, la representación de los problemas colectivos se ha convertido en un modelo recurrente que enfatiza la importancia de la comunidad en África.

Cheri Samba, uno de los pintores congoleños más famoso, declaró: "mi arte es una parte y una parcela de mi entorno; se inspira en las personas, se preocupa por ellas y está dirigido a ellas" (1).

20070209_picture_250x.jpg

El arte africano se interna en lo más profundo de su propia realidad, lo que convierte a los artistas en cronistas de su tiempo. La tradición, la naturaleza, los mitos y el día a día son las fuentes de inspiración que moldean las obras de los artistas africanos contemporáneos. Pero lo que es común a todos ellos es la inevitable influencia del sida, el alcance que tiene en sus sociedades y en la concepción de su arte.
El sida ha marcado las vidas de millones de personas, especialmente en África subsahariana, y su eco se hace sentir a través de la forma en que los artistas perciben sus comunidades. Sus obras reflejan de muchas maneras los efectos que la epidemia de sida tiene en las sociedades en las que viven. Sin embargo, el arte puede y debería desempeñar un papel significativo en la respuesta al sida.
La estrecha relación entre los artistas africanos y sus comunidades, sin contar el hecho de que emplean una lengua en común, los sitúa en una posición privilegiada para fomentar la concienciación sobre la epidemia además de estimular la reflexión y el diálogo en torno a varias cuestiones relacionadas con el sida, tales como el estigma y la discriminación, la pobreza, la igualdad entre sexos y los derechos humanos.

La colección del ONUSIDA Arte por el sida
A finales de 2006 el ONUSIDA lanzó la colección Arte por el sida en su nueva sede en Ginebra, un edificio que comparte con la Organización Mundial de la Salud.

“Somos muy afortunados de tener piezas de arte cedidas de la colección Jean Pigozzi, Ginebra," afirma Annemarie Hou, encargada de la colección del ONUSIDA. "Hay unas cuantas obras que son muy comentadas por los pasillos y que animan conversaciones fervientes; fue al oír a la gente hablar sobre arte cuando supimos que la colección marchaba perfectamente."

La colección del ONUSIDA Arte por el sida cuenta con piezas de museo de alta calidad que incitan a la reflexión y al diálogo. Con un énfasis inicial en el arte y en los artistas africanos, se han ido reuniendo las piezas con el generoso apoyo de artistas, coleccionistas  y donantes.


Fotos: UNAIDS/O. O'Hanlon

(1) Cheri Samba, 100% Africa, TF Editores & FMGB Guggenheim Bilbao Museoa, Bilbao, 2006, p.142

 

Nota: El trabajo de 25 artistas de la colección de Jean Pigozzi se puede apreciar en el museo Guggenheim de Bilbao, España, hasta el 18 de febrero de 2007, en una muestra titulada 100% África.

Reportajes relacionados