Reportaje

Involucrarse es bueno para los negocios

22 de enero de 2007

20070122_Roedy_340x.jpg

Bill Roedy, Presidente de MTV Networks Internacional y Representante Especial del ONUSIDA, habla con John Tedstrom, Director Ejecutivo del Consejo Empresarial Mundial sobre el VIH/Sida, la Tuberculosis y el Paludismo, sobre la implicación de los medios de comunicación en la respuesta al sida.

P. Bill, su experiencia profesional es muy diversa: fue militar de carrera en el Ejército de los Estados Unidos durante casi siete años antes de dedicarse a la televisión y unirse a MTV en 1989. ¿Cuándo apareció el sida en su pantalla de radar y por qué el tema le apasionó tanto?

R. Siempre ha sido algo importante para mí. Y lo que es más importante, también lo ha sido para MTV. Nos hemos sumergido en este tema durante 25 años y la razón por la que continuamos luchando para encontrar nuevas formas de hacer llegar nuestro mensaje es que el 40% de las nuevas infecciones por el VIH se da en personas con menos de 25 años, precisamente la audiencia a la que nos dirigimos.

P. Desde el comienzo de la epidemia, he admirado como MTV se ha ido superando, produciendo anuncios del servicio público sobre el VIH, presentando a los telespectadores personas que viven con el VIH y animando a que la gente tome precauciones y se someta a las pruebas del VIH. ¿Le ha preocupado alguna vez que la compañía tuviera que hacer frente a alguna crítica violenta por ser tan atrevida?

R. No, de hecho siempre he considerado que quedarnos de brazos cruzados no era una opción. Utilizar nuestra red mundial para transmitir mensajes sobre el VIH es una de las iniciativas más importantes que podemos tomar para contribuir a esta causa. Me gustaría animar a otras compañías a que aprovechen su influencia y miren de qué manera pueden contribuir. Todos tenemos una labor que desempeñar.

P. ¿Sirve la firme posición de MTV frente al sida como una herramienta para la contratación y la permanencia de los empleados, o ayuda de alguna manera a la compañía a contar con los profesionales más apropiados?

R. Se han realizado diversos estudios que muestran que el personal aprecia que su compañía y su equipo directivo se involucren en causas sociales. Me gustaría que nuestro compromiso en la respuesta al sida, así como en otras causas como los derechos del niño o la protección del  medio ambiente, sirvan como atractivo para el personal.

P. En el último Día Mundial del Sida, después de cumplir con gran éxito ocho meses como Presidente de la Iniciativa Mundial de los Medios de Comunicación contra el Sida, pasó el testigo a Dali Mpofu. Kofi Annan alabó su labor: “Bill Roedy ha movilizado a las empresas mediáticas de todo el mundo para mostrar un compromiso sin precedente en la prevención del VIH a través de campañas y programas innovadores.” ¿Puede explicar por qué los esfuerzos de prevención todavía son tan importantes?

R. Los esfuerzos de prevención son todavía muy importantes porque la respuesta mundial al VIH y al sida no ha conseguido hacer frente a la magnitud de la enfermedad. Cuarenta millones de personas viven con el VIH. La prevención es importante porque nadie debería infectarse. La educación puede prevenirlo. Las Naciones Unidas creen que con programas de educación eficaces se podría reducir significativamente la tasa de infección. Me gustaría que los medios de comunicación y las empresas tuvieran un liderazgo mundial en la educación para prevenir la propagación del VIH. La educación también puede atenuar el estigma asociado a la enfermedad. La única forma de combatir el estigma es a través de campañas educativas. La educación acaba con los prejuicios y la ignorancia. La educación fomenta la tolerancia.

P. En julio de 2006, en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre el sida, hizo un comentario excelente, señalando que, en el curso de esa semana, unas 43.000 personas se infectarían por el VIH pero que este hecho no captaba la atención de la prensa de la manera que lo hacía el mismo número de aves infectadas por la gripe aviaria. ¿Le preocupa que un falso sentido de confianza esté afectando a la cobertura mediática y que esto socave nuestra respuesta a la enfermedad?

R. Sí, es cierto. Hay exceso de confianza en los medios de comunicación. Los medios de comunicación informan sobre el sufrimiento provocado por terremotos, tsunamis y huracanes, por no mencionar la guerra en Irak y en Afganistán. Sin embargo, merece la pena recordar que el número de personas que murieron el año pasado como consecuencia del sida hubiera igualado al de una decena de tsunamis o de terremotos.
La realidad es que los niveles de infección no han disminuido. Aunque el tratamiento prolonga la vida en algunas partes del mundo, en muchos países en desarrollo las tasas de infección por el VIH siguen aumentando y el sida todavía hoy conduce a una muerte prematura.

P. Desde su lanzamiento en enero de 2004, la Iniciativa Mundial de los Medios de Comunicación contra el Sida se ha expandido rápidamente. ¿Se puede ampliar todavía más y, si este es el caso, cómo propone que se genere este crecimiento?

R. Sí, siempre es posible crecer y mejorar más. Queremos que todas las compañías de comunicación se involucren. Todas, grandes o pequeñas, pueden aportar mucho. Deseamos que la educación sobre el VIH y la información sobre la prevención se conviertan en parte del ADN de cada una de las compañías de comunicación.
Y esto se extiende también a la publicidad y a las relaciones públicas, no solo a los productores creativos. La campaña de educación sobre el VIH y sida de MTVN, Staying Alive, ha colaborado con las agencias de publicidad más importantes a nivel mundial para producir mensajes de prevención del VIH. Estos mensajes no solo se emiten en la página Web de MTV y en las plataformas móviles, sino también en otros 35 radiodifusores y distribuidores de contenido de todo el mundo.
Ofrecemos los derechos del material de Staying Alive gratuitamente a los radiodifusores, por lo que nuestra programación llega a cerca de un 90 por ciento de los 50 países más afectados por el sida.

P. ¿Qué pueden hacer otras compañías de sectores distintos de la comunicación para reducir la percepción errónea de la enfermedad y el estigma que afecta a las personas que viven con el VIH?

R. Todos podemos hacer algo: programas en el lugar de trabajo, programas de divulgación en las comunidades, colaboraciones locales... La clave no está en reinventar la rueda, sino en buscar asesoramiento sobre qué se puede hacer. Las compañías pueden recurrir a diferentes grupos, como por ejemplo al Consejo Empresarial Mundial sobre el VIH/Sida, la Tuberculosis y el Paludismo, para que les aconsejen o les sugieran qué acciones pueden desarrollar en cualquier país o mercado del mundo.

P. Usted ha sido un actor esencial del Consejo Empresarial Mundial sobre el VIH/Sida, la Tuberculosis y el Paludismo prácticamente desde su creación. Como alguien que comprende perfectamente por qué el sida es un asunto que afecta a las empresas, ¿cómo transmitiría este mensaje a las empresas que todavía no están convencidas de que la enfermedad les afecte?

R. Diría que involucrarse es bueno para las empresas y para la moral de los empleados. Ayuda a las comunidades y es una muestra de liderazgo. Las compañías que trabajan en los países más afectados notan mejoras en la productividad, el ánimo y el movimiento de personal. Cuanto más se evite la infección, mejor para todos. Estamos juntos en esto.


Bill Roedy
Bill Roedy es Vicepresidente de MTV Networks, y Presidente de MTV Networks International (MTVNI).

Debido a sus viajes y su labor incansable de promoción, Roedy fue propuesto para ser Representante Especial del ONUSIDA (en inglés) en 1998. Dirige los esfuerzos mundiales de MTVNI para promover la educación sobre el VIH, contener el exceso de confianza y reducir el estigma ligado a la enfermedad a través de la campaña Staying Alive. Bajo su liderazgo, MTVNI ha producido documentales-concursos, conciertos, programas de debate y anuncios de servicio público relacionados con el sida.

En abril de 2005, el entonces Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan nombró a Roedy Presidente del Comité de Liderazgo de la Iniciativa Mundial de los Medios de Comunicación contra el Sida. Esta iniciativa se lanzó en 2004 para fomentar que las organizaciones mediáticas desempeñen un papel más significativo en la respuesta al VIH y al sida. El Comité de liderazgo desarrolla la misión general y las prioridades de la Iniciativa y apoya la creación de campañas y asociaciones locales, regionales y mundiales de los medios de comunicación.

Roedy también fue Presidente del Consejo Empresarial Mundial sobre el VIH/Sida desde 2000 hasta 2002. En 2002, el Presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, en nombre del Consejo Empresarial Mundial y del Fondo Internacional sobre el sida, le otorgó el Premio a la Excelencia Empresarial por sus excelentes contribuciones. En noviembre de 2004, Roedy recibió el International Emmy Founders Award en los 32 segundos Premios Emmy Internacionales por su revolución musical en la televisión y por apoyar la respuesta al sida en el mundo.

El Consejo Empresarial Mundial sobre el VIH/Sida, la Tuberculosis y el Paludismo moviliza a las empresas internacionales para que tomen medidas contra el VIH y el sida, y recientemente ha incorporado la tuberculosis y el paludismo a su mandato. La alianza de 220 compañías internacionales, que continua creciendo con rapidez, se dedica a combatir estas epidemias a través de los conocimientos especializados y la pericia inigualables del sector empresarial. El Consejo Empresarial Mundial, punto focal oficial de la delegación del sector privado para el Fondo Mundial para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, tiene oficinas en Nueva York, París, Ginebra, Johanesburgo, Nairobi, Moscú, Kiev y Beijing. En agosto de 2006, la organización empezó un proceso de fusión con Transatlantic Partners Against AIDS (TPAA) para fortalecer el compromiso empresarial en Europa oriental y en la antigua Comunidad de Estados Independientes.




Enlace:

Más información sobre empresas y trabajo

Reportajes relacionados