Reportaje

Aumenta la financiación para el sida, pero no lo suficiente

05 de junio de 2007

Financiar la respuesta a la epidemia mundial de sida se ha convertido en uno de los retos de salud y desarrollo más importantes.

Mientras que los líderes mundiales se preparan para reunirse esta semana en la Cumbre anual del G8, ONUSIDA y la Fundación Kaiser Family publican un nuevo informe que analiza la financiación que el G8 y otros gobiernos donantes destinan al sida en los países de ingresos medianos y bajos.

El informe, Financiación de la respuesta al sida en países de ingresos medianos y bajos: Asistencia internacional del G8, la Comisión Europea y otros gobiernos donantes, 2006, analiza los niveles de financiación de los gobiernos donantes mencionados, quienes proporcionan de manera colectiva la asistencia internacional para el sida al Fondo Mundial para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, a través de programas y contribuciones bilaterales.

Entre las conclusiones más importantes del informe se incluye el hecho de que en 2006 la asistencia para el sida del G8, la Comisión Europea y de otros gobiernos donantes alcanzó su máximo nivel: los compromisos alcanzaron un total de US$ 56.000 millones y los desembolsos, o fondos disponibles durante el año, US$ 39.000 millones.

El informe detalla como la financiación de los gobiernos donantes ha aumentado considerablemente en los últimos años. “Entre 2002 y 2006, los compromisos y los desembolsos se han multiplicado por tres, aunque los compromisos lo hicieron de manera más rápida que los desembolsos”, indica el informe.

En cuanto a los niveles de inversión, el informe señala que el gobierno de los Estados Unidos es con diferencia el que más fondos destina al sida, con cerca de la mitad (47%) de los compromisos de financiación en 2006. Los Países Bajos ocupan el segundo puesto, con el 17%, seguidos por el Reino Unido con un 14%.

Sin embargo, cuando los esfuerzos de donación se evalúan en base a la riqueza nacional (desembolsos de fondos destinados al sida por millones de US$ del PIB), tres países que no son miembros del G8 (los Países Bajos, Suecia e Irlanda) pasan a ser los que más fondos aportan. Los Estados Unidos ocupan una posición intermedia, mientras que Japón e Italia ocupan los últimos puestos.

A pesar del crecimiento significativo de las inversiones en 2006, el informe también subraya un déficit en la financiación de US$ seis mil millones entre las estimaciones de ONUSIDA de los recursos que se necesitan y los recursos que estuvieron disponibles en 2006, “una diferencia que incluso podría aumentar en los próximos años”, señala el informe.




Enlaces:

Leer el informe completo (en inglés) (pdf, 144 KB)

Leer la nota sobre el informe para la prensa (en inglés) (pdf, 43,9 KB)


Otros enlaces:

Leer la declaración de prensa de ONUSIDA: ONUSIDA insta a los países del G8 a liderar de forma audaz y decisiva la lucha contra el SIDA  ( en | fr | ru ) (pdf, 26,9 KB | 33,7 KB | 221 KB)

Visitar el sitio Web del G8  (En alemán)

Visitar la página Web del la campaña contra el sida del G8 ( en | esfr | ru | pt )

Reportajes relacionados