Reportaje

Tercer inventario de la situación sobre la infancia y el sida

01 de diciembre de 2008

20081201_stocktaking.jpg
El informe, titulado La infancia y el sida: tercer inventario de la situación, ha sido elaborado conjuntamente por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Diagnosticar y tratar el VIH lo antes posible puede mejorar significativamente las probabilidades de supervivencia de los niños que nacen expuestos al VIH, según un informe presentado hoy por los organismos de las Naciones Unidas.

El informe, titulado La infancia y el sida: tercer inventario de la situación, ha sido elaborado conjuntamente por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Este informe evalúa los progresos realizados en la respuesta al sida para niños y jóvenes desde que UNICEF, ONUSIDA y otros asociados lanzaran la campaña Unidos por la infancia, unidos contra el sida en octubre de 2005, en la que se comprometieron a responsabilizarse de los resultados.

Unidos por la infancia, unidos contra el sida es una campaña que pide que se actúe para mitigar el impacto del VIH y el sida en los niños. Se centra en las necesidades de los niños en cuatro aspectos principales, conocidos como las “cuatro pes": prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH; provisión de tratamiento pediátrico; protección y ayuda a los niños afectados por el sida; y prevención de la infección entre los adolescentes y los jóvenes.

El Inventario de la situación de 2008 analiza datos sobre los progresos realizados, nuevas pruebas y sobre el conocimiento y las prácticas actuales relacionadas con los niños en las cuatro áreas del programa. Este informe también pide que se actúe en los próximos tres años para mejorar significativamente las probabilidades de que mejoren las condiciones de los niños y las mujeres afectadas por el sida. Estas iniciativas requieren tanto que se cambie la mentalidad en determinadas cuestiones, como que se ejecuten acciones concretas.

Prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH

Según este informe, la mayoría de las mujeres embarazadas a las que se les diagnostica el VIH no tienen acceso a la atención y el tratamiento esenciales, como la terapia antirretrovírica para ellas mismas o para reducir la transmisión del VIH y evitar que sus hijos queden huérfanos. Muy pocas mujeres embarazadas conocen su estado serológico. En 2007, solo el 18% de las mujeres embarazadas en los países de ingresos medios y bajos en los que existen datos al respecto se sometieron a las pruebas del VIH, y de las que resultaron seropositivas, solo el 12% se sometieron a más pruebas para determinar el estado de la enfermedad y el tipo de tratamiento que necesitaban. Abordar las necesidades de las madres en cuanto al diagnóstico y al tratamiento mejorará tanto su salud como las probabilidades de que sus hijos sobrevivan.

Ofrecer tratamiento y atención pediátrica

El informe resalta que normalmente no se está diagnosticando ni tratando a los bebés menores de un año. Como resultado, cada año son muchos los niños que mueren de enfermedades relacionadas con el sida. Los últimos datos muestran que la tasa de mortalidad se reduce hasta en un 75% en aquellos casos en los que se diagnostica y trata a los bebés durante las primeras 12 semanas de vida. En 2007, sin embargo, solo un 10% de los hijos de mujeres seropositivas fueron tratados en este periodo. Por lo tanto, el informe urge a que se amplíen las pruebas para suministrar el tratamiento lo antes posible.

Protección y atención para los niños afectados por el sida

Cada vez hay más pruebas de la eficacia de los programas que abordan el contexto de la vulnerabilidad de los niños como la base principal para ayudar a los niños, a las familias y a las comunidades directamente afectadas por el sida. Este inventario de la situación señala que las respuestas deben abordar el sida, pero no centrarse exclusivamente en él. Aunque fortalecer las respuestas de la familia y la comunidad a la epidemia sigue siendo prioritario, también es necesario respaldar los sistemas de protección nacional, como por ejemplo la capacidad de los gobiernos de mejorar el bienestar general de los niños.

Prevenir la infección entre los adolescentes y los jóvenes

Cada año son muchos los jóvenes que se infectan por el VIH. En África subsahariana las chicas son especialmente vulnerables. El 45% de las nuevas infecciones se dan en el grupo de edad de 15 a 24 años. Este nuevo informe afirma que se necesita actuar urgentemente para limitar los riesgos a los que se enfrentan las chicas debido a las relaciones sexuales con distintas parejas, el sexo intergeneracional, el sexo remunerado y a la violencia de género.

En países con una baja prevalencia o con epidemias concentradas, las respuestas de prevención del VIH centradas en los comportamientos de riesgo de los adolescentes, como el consumo de drogas inyectables, el sexo entre hombres sin protección, y el intercambio de sexo por dinero o regalos, son prioritarias. Hay un gran consenso sobre que los programas de prevención combinada, que integran enfoques de comportamientos, estructurales y biomédicos, son eficaces.

El informe de este año se complementa con “La infancia y el sida: hojas informativas sobre los países”, que presentan estadísticas sobre las “Cuatro pes" en 157 países.

Reportajes relacionados

Copatrocinadores:

UNICEF

OMS

UNFPA


Reportajes:

Segundo inventario de la situación sobre la infancia y el sida (3 de abril de 2008)

Signos de progresos en la respuesta mundial para los niños y el sida (16 de enero de 2007) (en inglés)


Enlaces externos:

Unidos por la infancia, unidos contra el sida (en inglés)


Publicaciones:

La infancia y el sida: tercer inventario de la situación
(pdf, 1.9 Mb) (en inglés)

La infancia y el sida: hojas informativas sobre los países (pdf, 2.91 Mb)