Reportaje

La experiencia de Kenya muestra nuevos medios para mejorar la coordinación sobre el sida

21 de noviembre de 2008

20081121_women2_200.jpg
La evaluación conjunta anual de los programas es una herramienta crucial en las iniciativas mundiales para que los gobiernos y organizaciones para el desarrollo hagan “rendir el dinero"

La prevalencia del VIH en Kenya se ha reducido a la mitad en una década, un descenso espectacular y continuo que no se ha visto en ningún otro lugar de África. El gobierno pretende seguir progresando, garantizar que la respuesta nacional se base en la coordinación y la colaboración y que los fondos se utilicen de manera efectiva.

En los últimos años, las respuestas nacionales y los fondos para el sida en muchos países son más complejos, ya que cuentan con más actividades, partes interesadas y donantes que en años anteriores, por lo que coordinarse se ha convertido en un gran reto.

Kenya decidió fomentar la coordinación a través de las evaluaciones conjuntas anuales de los programas, que reúnen a un amplio espectro de personas que trabajan en cuestiones relacionadas con el sida para analizar de manera exhaustiva la respuesta nacional al sida. El gobierno está al frente de este proceso de evaluación y en él participan todos los niveles de gobierno, las organizaciones de la sociedad civil, redes de personas que viven con el VIH, autoridades locales y regionales, y donantes y organizaciones internacionales.

“Evaluaciones conjuntas de respuestas nacionales al sida: Documento de orientación”.

Tomando como referencia las lecciones aprendidas de los procesos de evaluación conjunta en Kenya y otros países, ONUSIDA ha elaborado una nueva publicación titulada "Evaluaciones conjuntas de las respuestas nacionales al sida: Documento de orientación”. Su objetivo es ayudar a los países a llevar a cabo evaluaciones conjuntas y mejorar así la coordinación, la aplicación y la efectividad de la financiación entre las principales partes implicadas en las respuestas nacionales.

Las evaluaciones conjuntas que se realizan de manera adecuada se convierten en un foro nacional en que el que se puede compartir información, logros, deficiencias, retos y problemas emergentes y que permite asimismo evaluar si los esfuerzos y los gastos cumplen los objetivos de la estrategia nacional de sida. 

20081121_cover2_200.jpg Tomando como referencia las lecciones aprendidas de los procesos de evaluación conjunta en Kenya y otros países, ONUSIDA ha elaborado una nueva publicación titulada "Evaluaciones conjuntas de las respuestas nacionales al sida: Documento de orientación”

En 2007, Kenya llevó a cabo la sexta evaluación conjunta consecutiva de su respuesta nacional, y este proceso se ha convertido es un método muy valioso para crear vínculos y coaliciones entre los principales grupos implicados en la respuesta.

El proceso de evaluación de Kenya de 2007 duró dos meses y medio y contó con cientos de participantes. No es un proceso rápido ni sencillo, pero aún así, merece la pena. Los que trabajan en cuestiones relacionadas con el sida consideran que esta evaluación es una plataforma que permite reunir información de diversos sectores y niveles, como datos sobre la vigilancia y la prestación de servicios, así como información cualitativa recopilada en las comunidades. La evaluación de 2007 ha sido la más inclusiva hasta la fecha: los participantes representaban 71 distritos y nueve regiones del país. Las conclusiones y las recomendaciones se utilizaron para evaluar cómo ve el país los resultados de los programas de sida, así como para ofrecer información para la planificación regional y de los diferentes distritos. El esfuerzo de realizar de manera regular evaluaciones conjuntas ha desembocado en la mejora de la sintonía, la colaboración y el compromiso de las principales organizaciones implicadas en la respuesta al sida en Kenya.

Análisis de la evaluación conjunta
El nuevo documento de orientación ofrece consejos específicos para llevar a cabo una buena evaluación conjunta. Sin embargo, de la misma manera que cada epidemia nacional de sida y cada respuesta es diferente, el proceso de evaluación conjunta debe variar de un país a otro en función de cada contexto político, políticas sanitarias y sociales, infraestructuras, desarrollo económico y otros factores. No obstante, el documento de orientación ofrece diversos principios que deberían ayudar a llevar a cabo un proceso de evaluación conjunta sólido en cualquier país, entre los que se encuentran:

  1. Propiedad nacional
  2. Inclusión y participación
  3. Compromiso con los resultados: los participantes deben estar de acuerdo desde el principio en que se adherirán a las recomendaciones de la evaluación.
  4. Imparcialidad
  5. Fundamento en pruebas
  6. Fomentar la planificación nacional
  7. Respeto a los derechos humanos y de género.

La evaluación conjunta anual de los programas es una herramienta crucial en las iniciativas mundiales para que los gobiernos y organizaciones para el desarrollo hagan “rendir el dinero" garantizando que todos los fondos destinados al sida se adhieran a los objetivos nacionales y simplificando las estructuras de ayuda. En Kenya, por ejemplo, el proceso de evaluación conjunta ha ayudado a fortalecer la confianza de los donantes en la calidad y la eficacia de los programas nacionales.

El nuevo documento de orientación sobre evaluaciones conjuntas, junto con otras herramientas similares, ha sido diseñado para ayudar a que los países reúnan a las principales partes implicadas en la respuesta al sida con el fin de mejorar la comprensión de la epidemia y trabajar de manera colectiva para conseguir resultados concretos.

Reportajes relacionados


Reportajes:

Garantizar la eficacia de la ayuda en el foro de Accra (1 de septiembre de 2008)


Publications:

Evaluaciones conjuntas de respuestas nacionales al sida: Documento de orientación. (en inglés)(pdf, 316 Kb)