Discapacidad y VIH en Jamaica

Bookmark and Share

Reportaje

Discapacidad y VIH en Jamaica

08 de septiembre de 2008

080905_jamaica_sign_200.jpg
El programa asegura que la televisión difuse informaciones de salud pública en lenguaje de signos para los sordos.

Para incluir a las personas discapacitadas en la educación pública relacionada con el VIH el programa “Capacitación económica y educación para personas discapacitadas: responder al VIH" se está poniendo en práctica en Jamaica. Es una iniciativa del Consejo de Jamaica para personas discapacitadas (JCPD por sus siglas en inglés), con soporte técnico de ONUSIDA Jamaica.

“Los esfuerzos de prevención del VIH y de divulgación sobre el sida frecuentemente dejan de lado a las personas discapacitadas”, dijo Miriam Maluwa, coordinadora de ONUSIDA en Jamaica, Bahamas y Belize. “Para hacer frente a su exclusión de la educación pública relacionada con el VIH se está poniendo en práctica en Jamaica, como parte de la respuesta nacional al sida, un programa innovador para ofrecer información y ayudar a los discapacitados a ser independientes económicamente”.

080905_jamaica_braille_200.jpg
El programa incluye información en Braille para las personas invidentes o con problemas de vista

Mediante un enfoque creativo, el programa habla directamente a las personas discapacitadas sobre el VIH, adaptando los mensajes y la información a sus necesidades y transmitiéndolos en formatos accesibles en función de la naturaleza de sus discapacidades (por ejemplo, difundiendo información escrita en Braille para las personas invidentes o con problemas de vista, enviando mensajes de texto sobre prevención del VIH, o asegurándose de que los programas de información sobre salud pública emitidos por televisión utilicen el lenguaje de signos para los sordos).

El programa se completa con un componente de generación de ingresos para ayudar a las personas a adquirir conocimientos empresariales y pequeñas subvenciones para emprender y gestionar sus propios negocios, reduciendo así su vulnerabilidad ante el VIH.

Capacitar a las mujeres y a las niñas sordas

080905_jamaica_HE_200.jpg
Durante la inauguración del programa de educación pública relacionada con el VIH para personas discapacitadas, el ministro del trabajo y de asuntos sociales Andrew Galimore (segundo desde la izquierda) saluda al embajador de China en Jamaica Chen Junghua. La coordinadora de ONUSIDA en Jamaica, Bahamas y Belice, Miriam Maluwa y el embajador de Panamá en Jamaica están presentes.

Este programa es la ampliación de un proyecto realizado en la isla en 2006 que educaba a las mujeres y a las niñas, así como a sus proveedores de servicios, sobre el VIH y sobre las relaciones de género.

Este proyecto surgió como respuesta a resultados de una encuesta que reveló que el índice de violencia, especialmente de naturaleza sexual (violaciones, malos tratos, incesto y agresiones sexuales) que sufrían las mujeres sordas era desproporcionadamente alto. Estas relaciones sexuales no consentidas exponen a la mujer a un gran riesgo de infectarse por el VIH u otras infecciones de transmisión sexual.

Este proyecto capacita a las mujeres para que puedan defenderse por sí solas y les ofrece conocimientos económicos alternativos para que puedan ser independientes económicamente.

Estos programas completan los esfuerzos que UNICEF y UNFPA están realizando en Jamaica para abordar específicamente cuestiones relacionadas con los niños discapacitados y el VIH, y con el derecho a la salud reproductiva de las personas discapacitadas respectivamente.

Antecedentes

Las personas discapacitadas constituyen uno de los grupos más vulnerables en Jamaica. Las estadísticas muestran que existen unas 200.000 personas con discapacidades en el país, de las que menos de un 1% tiene trabajo remunerado.

080905_jamaica_participants.jpg
Parcipantes en la sesion de inauguración del programa.

Este programa de capacitación económica y educación debería tener un impacto positivo en sus vidas: prevenir el VIH al educarlas sobre el virus y reducir consecuentemente su vulnerabilidad y, económicamente, facilitarles los medios para que puedan conseguir sus propios ingresos.