Reportaje

El PMA reconoce el papel fundamental que desempeñan la alimentación y la nutrición en la respuesta global al VIH/sida

11 de agosto de 2009

20090811_WFP_200.jpg

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y sus asociados examinaron el papel tan importante que desempeña la seguridad alimentaria y nutricional para las personas que viven con el VIH durante una reunión satélite en el ICAAP 09.Fotografía: PMA/Jim Holmes

A lo largo de una reunión satélite que tuvo lugar en el IX Congreso internacional sobre el sida en Asia y el Pacífico (ICAAP), celebrado en Bali (Indonesia), El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y sus asociados examinaron el papel tan importante que desempeña la seguridad alimentaria y nutricional para las personas que viven con el VIH. Los participantes estudiaron distintas formas de integrar este aspecto clave en el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH, así como las posibilidades y los retos que supone su puesta en práctica.

La comida y la nutrición constituyen dos componentes fundamentales de la respuesta mundial al sida que han pasado a gozar de un reconocimiento mayor tras el apoyo brindado por el PMA y otros organismos. Mejorar el estado nutricional de las personas que viven con el VIH representa una práctica óptima que ha sido científicamente demostrada. Sin la alimentación adecuada, las personas que viven con el VIH están desnutridas y, en consecuencia, el tratamiento no es tan efectivo. Por ello, el PMA está haciendo cada vez más hincapié en la necesidad de integrar la atención nutricional en el sector sanitario.

Dado que la epidemia del HIV se manifiesta de un modo diferente en cada país, las respuestas al sida nacionales deben reflejar la realidad y hacerle frente en su propio contexto, teniendo cuenta los riesgos y sus vulnerabilidades. Según el PMA, a través del mensaje de apoyo emitido por ONUSIDA que dice “Conoce tu epidemia y actúa en consecuencia”, lo que se quiere transmitir es que las respuestas al sida nacionales contarán con el factor alimentario cuando así sea necesario.

En Asia, existen aproximadamente 5 millones de personas que viven con el VIH. La transmisión viral se da principalmente en los grupos de poblaciones más vulnerables y susceptibles a la infección, tales como los trabajadores del sexo o los usuarios de drogas inyectables. En este contexto, la acción que está tomando el PMA en materia de sida refleja la actual tendencia de la epidemia, con actividades como la inclusión de redes de mitigación y seguridad especiales para dichos grupos dentro de los planes de acción nacionales o la creación de diferentes estrategias para reducir la pobreza.

El Dr. Martin W. Bloem, jefe del departamento de políticas sobre nutrición y VIH/sida del PMA, fue el encargado de dirigir la reunión satélite que llevó por título “Distintas formas de integrar la seguridad alimentaria y nutricional en el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH en la región de Asia: oportunidades y retos”. En la reunión también participaron los siguientes conferenciantes: El profesor Emeritus Praphan Phanuphak, director del Centro de investigación sobre el sida de la Cruz Roja en Tailandia; la Dra. Angela Kelly, jefa de equipo del Instituto de investigación médica de Papua Nueva Guinea; y la Sra. Ms Kaniz Fatima, principal responsable del proyecto principal sobre el VIH del PMA en Bangladesh.

Todos intercambiaron su experiencia y sus conocimientos acerca del impacto de la seguridad nutricional y alimentaria en las personas que viven con el VIH; debatieron sobre las oportunidades y retos que puede llegar a plantear el diseño de un programa de nutrición adecuado, así como la creación de unas directrices sobre nutrición y VIH; y finalmente discutieron acerca las prioridades y el desarrollo de futuras estrategias.

 

.