Reportaje

Alianza para la prevención del VIH en Sri Lanka

03 de agosto de 2010

20100804_SL_1_200Capacitación del personal sobre el terreno para realizar el estudio que permitió calcular el tamaño de los grupos de población clave en Sri Lanka.
Crédito: Dr. Ajith Karawita

Si bien la prevalencia del VIH en la población general de Sri Lanka es muy baja, del 0,1%, los datos indican que las personas que comercian con el sexo y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres están en riesgo de contraer la infección por el VIH; sin embargo, se sabe poco acerca del tamaño de estos grupos, lo que supone dificultades para orientar las actividades de prevención del VIH del país.

Con el fin de generar información estratégica de base, el Equipo conjunto de las Naciones Unidas sobre el sida, a petición del Programa nacional de Sri Lanka para el control de las enfermedades de transmisión sexual y el sida, apoyó el establecimiento de una metodología para localizar en mapas los grupos de población clave y calcular su tamaño. El Banco Mundial brindó asistencia técnica y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) y ONUSIDA proporcionaron financiación adicional para que las comunidades de cuatro distritos pudieran emplear esa metodología.

Según los cálculos del estudio, publicado en mayo de 2010, en Sri Lanka hay entre 35.000 y 47.000 profesionales del sexo y entre 24.000 y 37.000 hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

La alianza, fundamental para la prevención eficaz del VIH

El proceso dio lugar a una nueva asociación productiva. Los representantes de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y de los profesionales del sexo se reunieron periódicamente con funcionarios gubernamentales de alto nivel de la policía y del Ministerio de Salud para ejecutar el programa de salud pública.

Es la primera vez que en Sri Lanka se aborda un problema de salud pública con interesados directos no tradicionales que se han unido por una causa común: la prevención de la infección por el VIH entre los grupos de población clave en mayor riesgo.

Dr. Palitha Mahipala, segundo secretario, Ministerio de Salud y Nutrición de Sri Lanka

“Es la primera vez que en Sri Lanka se aborda un problema de salud pública con interesados directos no tradicionales que se han unido por una causa común: la prevención de la infección por el VIH entre los grupos de población clave en mayor riesgo”, dijo el Dr. Palitha Mahipala, segundo secretario del Ministerio de Salud y Nutrición y presidente del comité directivo creado para orientar la ejecución del programa.

Los grupos comunitarios recibieron información por parte de un equipo que ha trabajado en actividades similares en Pakistán y la India, y que se cercioró de que la metodología se adaptara para facilitar su uso en Sri Lanka.

“La Universidad de Manitoba proporcionó a los miembros de la comunidad una capacitación excelente en materia de planificación del trabajo de campo y recopilación, ingreso y análisis de datos, así como conocimientos básicos de microplanificación para la prestación de servicios de prevención a los profesionales del sexo”, dijo Chandra Kanthi Abeykoon, coordinador de proyecto de la fundación Community Strength and Development.

Subsanar la falta de datos científicos

Este proceso ha sido un primer paso fundamental para establecer una prevención eficaz entre los grupos de población clave que están en mayor riego de infección por el VIH aquí en Sri Lanka.

David Bridger, coordinador de ONUSIDA en el país.

El trazado de mapas se emprendió primero en las ciudades de Colombo y en Anuradhapura, donde los resultados iniciales indicaron que las cifras de hombres sexualmente activos que tienen relaciones con hombres y de profesionales del sexo eran mucho más elevadas de lo que se había pensado. De acuerdo con el equipo que realizó el estudio, los participantes de las organizaciones comunitarias se dieron cuenta de la importancia de entender exactamente dónde se localizan las zonas de trabajo sexual para lograr que los programas de prevención del VIH lleguen a las personas que necesitan los servicios.

Una de las principales preocupaciones del proyecto fue proteger la confidencialidad de los participantes. Para salvaguardar sus identidades se acordó que únicamente los grupos comunitarios tendrían acceso a la información sobre nombres de calles y lugares pertinente para las actividades de divulgación en materia de prevención. El trazado de mapas se amplió a las ciudades de Batticaloa y Nuwara Eliya. El Programa nacional para el control de las enfermedades de transmisión sexual y el sida ha utilizado los datos promediados más generales procedentes de tres distritos para alimentar el proceso nacional de estimaciones, que ha permitido que el país genere por primera vez una estimación nacional fundamentada en datos científicos para los grupos de población en mayor riesgo.

Durante el proyecto, el equipo a cargo del estudio afrontó algunas dificultades en las que intervinieron las autoridades locales, que cuestionaron la actividad porque se relacionaba con conductas reglamentadas por leyes punitivas: tanto la homosexualidad como el trabajo sexual son ilegales en Sri Lanka. Los integrantes del equipo que representaban al Ministerio de Salud y a las organizaciones comunitarias se trasladaron a los lugares de investigación para reunirse con los funcionarios distritales a fin de analizar y establecer las metas de la actividad.

Aprovechar el impulso

El Gobierno de Sri Lanka y la sociedad civil, aprovechando la asociación establecida para la prevención del VIH, solicitaron una subvención a la Ronda 9 del Fondo mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria. Esta subvención, aprobada a principios de 2010, permitirá ampliar la actividad de trazado de mapas a todo el país y se complementará con actividades de divulgación en materia de prevención dirigidas a estos grupos de población clave, así como a los usuarios de drogas inyectables de los entornos penitenciarios.

“Este proceso ha sido un primer paso fundamental para establecer una prevención eficaz entre los grupos de población clave que están en mayor riego de infección por el VIH aquí en Sri Lanka”, dijo David Bridger, coordinador de ONUSIDA en el país. Agregó que “un paquete integral de prevención para estos grupos es una manera acertada de mantener baja la tasa de infección por el VIH en este país”.

Sin embargo, persisten los obstáculos para la prevención eficaz y estos seguirán afectando la ejecución del programa gubernamental de prevención del VIH entre los grupos de población clave en los siguientes cinco años. Será necesario mejorar y debatir más abiertamente las leyes que, al penalizar determinadas conductas, orillan a los grupos de población en mayor riesgo de contraer el VIH a la clandestinidad y a alejarse de los servicios de prevención.

Reportajes relacionados


Información relacionada:

Sitio web sobre Sri Lanka