Un nuevo grupo de instituciones cooperantes en Camerún ayuda a mujeres seropositivas a ganar independencia económica

Bookmark and Share

Reportaje

Un nuevo grupo de instituciones cooperantes en Camerún ayuda a mujeres seropositivas a ganar independencia económica

25 de febrero de 2010

20100225_Cameroon_ILO_200.jpg
Honorine B ha emprendido con éxito su negocio como resultado del proyecto OIT / sida.
Fotografía: OIT

Muchas personas que viven con el VIH no solo se enfrentan a cuestiones de salud, sino que además luchan para llegar a fin de mes. Una serie de mujeres seropositivas del noroeste de Camerún están tomando la iniciativa generando ingresos a través de cooperantes, con la ayuda de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), fundada por la Agencia Internacional Sueca de Cooperación para el Desarrollo (ASDI).

Históricamente, las instituciones cooperantes han prestado un gran apoyo a los más desfavorecidos, pero a las personas que viven con el VIH se las ha marginado o ignorado, debido a que, en ocasiones, las primeras se han negado a conceder subvenciones por creer que tales inversiones no darían sus frutos. Este proyecto, que comenzó su andadura el pasado año, pretende cambiar este hecho.

Se persigue que las mujeres ganen más independencia económica y mejoren su calidad de vida en general. Hasta la fecha, se ha ayudado a más de 100 mujeres a trabajar en un amplio abanico de sectores, entre los que se incluyen el comercio, la confección, el diseño, la cría de cerdos y de aves de corral, los trabajos de secretaría y los servicios de comunicación.

Se trata de un proyecto grande e importante". Hemos avanzado mucho y, de hecho, los logros se observan en toda la región. Los cooperantes han sabido llegar a la gente, han encontrado la manera de ayudar a Camerún .

Doctor Mamadou L Sakho, coordinador de ONUSIDA en Camerún

Se ha establecido un plan de fondos rotatorios de microcréditos en tres instituciones de microfinanciación a lo largo de la región noroeste de Bamenda, Kumbo y Wum.

La OIT y sus colaboradores se han encargado de proveer una serie de garantías con el propósito de garantizar el éxito del proyecto. La organización CoopAFRICA fue la que proporcionó las estructuras de apoyo, conocidas como "centros de rendimiento". Estos centros facilitaron técnicas y recursos para que los miembros prosperen y mejoren, reúnan recursos y tengan cada vez más capacidad económica.

Además de financiar subvenciones para pequeños proyectos, se contó con expertos en formación, asistentes sociales y asesores financieros de dichas instituciones de microfinanciación para apoyar a las beneficiarias. El paquete de formación contenía aspectos de desarrollo comercial, técnicas administrativas, apoyo relacionado con el sida, asesoramiento y reducción del estigma.

Asimismo, se ofrecieron talleres de capacitación para mujeres seropositivas de las comunidades objetivo del proyecto sobre diferentes cuestiones a la hora de emprender un negocio. Tras la valoración de 192 pequeños proyectos presentados después de la formación, 68 recibieron capital inicial y todas sus beneficiarias están actualmente desarrollando sus propios negocios.

Cheaka Toure , de la delegación local de la OIT para África central, opina que con este proyecto se benefician tanto las personas que viven con el VIH como sus comunidades. Señala que los recursos no solo llegan directamente a las personas seropositivas, sino que se convierten en elementos esenciales para la respuesta local al sida.

"El proyecto se encarga de cuestiones sobre el VIH de una manera global e integradora, combinando el cambio de comportamiento y el cuidado con la capacitación económica de las personas que viven con el VIH, que ahora son los protagonistas de su propio destino y pueden mantenerse económicamente por ellos mismos".

Evodia A, , una de las beneficiarias, ha visto cómo su vida ha cambiado. "Crío cerdos. Antes del proyecto, tan solo tenía un cerdo y, con las ayudas que recibo, actualmente dispongo de seis. Incluso he plantado un huerto y lo fertilizo con el abono que extraigo de la pocilga, de modo que ahora puedo comer mis propias hortalizas". 

Un efecto secundario del éxito relativo de la iniciativa es una mayor confianza y esperanza entre las mujeres. Muchas otras mujeres que viven con el VIH han expresado también su deseo de involucrarse en el proyecto.

Dameni Oussematou de la Fundación de Desarrollo Integral, colaboradora de la OIT, ha señalado también esta recién descubierta autoconfianza. "Estoy impresionada por el cambio tan rápido que los miembros cooperantes están demostrando. Ahora están interesadas en el mundo de los negocios... y están orgullosas de demostrarlo. La tendencia al ahorro está ganando fuerza; el porcentaje de reembolso es del 98% en dos de los tres cooperantes". "Y los hombres que viven con el VIH han expresado su fuerte deseo de ser destinatarios también de estas iniciativas", añade.

El doctor Mamadou L Sakho, coordinador de ONUSIDA en Camerún, comparte su entusiasmo con los cooperantes. "Se trata de un proyecto grande e importante". Hemos avanzado mucho y, de hecho, los logros se observan en toda la región. Los cooperantes han sabido llegar a la gente, han encontrado la manera de ayudar a Camerún. Ojalá que, ahora, los conocimientos sobre la intervención lleguen a un público más amplio."

Se han aprendido muchas lecciones. Por ejemplo, hay que desarrollar la propia capacidad de las beneficiarias, puesto que suelen depender de las visitas frecuentes que realizan las instituciones cooperantes para hacer un seguimiento de sus negocios y asesorarles. También se ha sugerido identificar un mayor número de actividades de alto potencial económico para el futuro.

Es evidente que las mujeres seropositivas que participan en el proyecto han mejorado su agudeza y entendimiento empresariales, lo que augura una mayor independencia económica. Muchas han dicho que ahora y por primera vez llevan sus cuentas financieras y son más capaces de seguir el crecimiento de sus negocios. Honorine B afirma que nunca ha mirado atrás: "Antes del proyecto, compraba mis productos en pequeñas cantidades. Gracias a esta iniciativa, he aumentado mis existencias. He abierto un centro de trabajo y he añadido llantenes y taros... doy mi más sincero agradecimiento al proyecto."