Reportaje

Los objetivos nacionales para conseguir el acceso universal deben seguir siendo prioritarios

10 de marzo de 2010

20100310_DFID_200.jpg
(de izquierda a derecha): Gareth Thomas, miembro del Parlamento y secretario de Estado de Desarrollo Internacional; Annie Lennox,  artista y activista política y social; Michel Sidibé,  director ejecutivo de ONUSIDA;  Michel Kazatchkine, director ejecutivo del Fondo mundial
Photo: ONUSIDA

El sida no ha sido erradicado en ninguna parte del mundo, por lo que los objetivos nacionales para conseguir el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH deben seguir siendo prioritarios. Este es el mensaje que más de 40 promotores y líderes de la respuesta al sida han repetido constantemente durante una reunión en la Cámara de los Lores organizada por el Departamento de Desarrollo Internacional de Reino Unido (DFID, por sus siglas en inglés).

En 2006, los líderes mundiales adoptaron una declaración en la Asamblea General de las Naciones Unidas por la que se comprometían a alcanzar el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH para 2010. El DFID desempeñó un papel central al dar impulso a estos compromisos en el G8 y otros foros internacionales. La labor de la sociedad civil fue crucial a la hora de darles forma y hacer que los líderes asumieran sus responsabilidades.

Podemos sentirnos orgullosos de lo que hemos conseguido. Hemos dado esperanza y devuelto la dignidad a los millones de personas que viven con el VIH en todo el mundo.

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

Desde entonces, muchos países han alcanzado algunos de sus objetivos. Más de cuatro millones de personas seropositivas están accediendo al tratamiento. Desde 2001 se ha producido un descenso significativo del número de nuevas infecciones por el VIH. En 2008 hubo 400.000 nuevas infecciones menos en África subsahariana. Millones de mujeres embarazadas se realizaron las pruebas del VIH y recibieron asesoramiento. Miles de mujeres seropositivas embarazadas han recibido el tratamiento y la asistencia necesarios para no transmitir el VIH a sus bebés. Más de 5 millones de huérfanos reciben asistencia social. La financiación para los programas del VIH ha aumentado: los fondos de los asociados para el desarrollo y de los recursos nacionales han alcanzado los 16.000 millones de USD en 2008.

“Podemos sentirnos orgullosos de lo que hemos conseguido” afirmó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. “Hemos dado esperanza y devuelto la dignidad a los millones de personas que viven con el VIH en todo el mundo”.

El embajador Eric Goosby, coordinador mundial de los Estados Unidos para el sida, añadió que los avances que los países han realizado los sitúan en una situación óptima para afirmar que los recursos disponibles no son suficientes.

Desde la perspectiva de la sociedad civil, el profesor Narciso Matos, director de la Fundación para el Desarrollo Comunitario en Mozambique, afirmó que gran parte del éxito ha sido el número de partes interesada implicadas, “especialmente el papel desempeñado por los grupos religiosos.

Sin embargo, muchos países todavía tienen que alcanzar todos sus objetivos. Su Alteza Real, el Presidente Mumena de Zambia, puso el ejemplo de las pruebas y asesoramiento voluntarios. Habló del hecho de que la mayoría de las personas de su país viven a muchos kilómetros de los centros sanitarios y que el coste de los billetes de autobús hace que acudir a estos centros sea prohibitivo.

Muchos de los participantes de la reunión hablaron de los recursos que el mundo necesitará para seguir haciendo frente al sida. La opinión pública sobre las medidas de rescate para el sector privado ha aportado nuevas perspectivas sobre los fondos para el desarrollo y la salud, incluidas ideas sobre un impuesto de transacción. La respuesta al sida ha estado al frente de la innovación de la financiación sanitaria, con iniciativas como UNITAID o MASSIVEGOOD. Planes como el PEPFAR han cambiado el modo en el que el mundo trabaja para responder al sida.

Al resumir los principales puntos de la reunión, Gareth Thomas, miembro del Parlamento y secretario de Estado de Desarrollo Internacional, resaltó la importancia del reabastecimiento del Fondo Mundial y el Banco Mundial, así como de la apropiación nacional de los programas, para seguir avanzando hacia los objetivos de acceso universal.

Vuyiseka Dubula, secretaria general de la Campaña de acción por el tratamiento para Sudáfrica, recordó a los participantes la importancia de cuidar de sus propios ciudadanos pero también de “tratar a otras personas más allá de sus fronteras”.

Reportajes relacionados


Reportajes:

Microcontribuciones para MASSIVEGOOD (04 de marzo de 2010)


Enlaces externos :

DFID