El Director Ejecutivo de ONUSIDA elogia el enfoque de la evidencia informada de Irán sobre el VIH en las prisiones

Bookmark and Share

Reportaje

El Director Ejecutivo de ONUSIDA elogia el enfoque de la evidencia informada de Irán sobre el VIH en las prisiones

13 de octubre de 2010

Michel Sidibé se reúne con S.E. Mohammad Reza Rahimi, Primer Vicepresidente de la República Islámica de Irán. Fotografía: ONUSIDA

En casi todos los países, la prevalencia del VIH entre prisioneros es significativamente más alta que en la población en general. Varios factores contribuyen a propagar el VIH dentro de la prisión, que incluye el uso inseguro de drogas inyectables, sexo sin protección, tatuajes con instrumental contaminado y servicios deficientes de salud.

En la República Islámica de Irán, la prevalencia del VIH entre prisioneros es aproximadamente ocho veces mayor que en la población en general. El uso de drogas inyectables es el modo principal de transmisión del VIH, lo que justifica más del 70% de los casos de VIH reportados en Irán.

En una visita esta semana a Irán, el Director Ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, destacó el trabajo progresivo del país en el abordaje de la epidemia de VIH en prisiones y entre personas que se inyectan drogas. Las 250 prisiones en Irán, los campos de rehabilitación y los hogares correccionales juveniles albergan aproximadamente a 180.000 internos. Casi la mitad de los internos están detenidos por cargos relacionados con drogas.

“Lo que yo vi en la prisión de Qezel Hessar es un enfoque basado en la evidencia marcado por la tolerancia, el pragmatismo y la compasión”, dijo el Sr. Sidibé después de recorrer el centro de detención más grande de la región. “Estoy impresionado con el  programa abarcativo de apoyo en la prevención, tratamiento, cuidados y asistencia psicosocial respecto del VIH provistos por la prisión”.

Ubicado cerca de la ciudad de Karaj, la prisión de Qezel Hessar tiene 19.000 internos, la mayoría encarcelados por delitos relacionados con drogas. Las instalaciones ofrecen una amplia variedad de servicios relacionados con el VIH, que incluyen terapia de sustitución de opiáceos, terapia de antirretrovirales, exámenes voluntarios y ayuda psicológica, acceso a condones y afeitadoras estériles, psicoterapia y otras intervenciones relacionadas con el comportamiento.

La prisión de Qezel Hessar provee terapia de mantenimiento con metadona a más de 2.700 internos diariamente, lo que representa un aumento de 30 veces desde 2003. Como la mayoría de las demás prisiones del país, se les permite a los prisioneros casados recibir visitas conyugales de sus parejas proveyéndoles habitaciones privadas y condones.

El Director Ejecutivo se reúne con altos funcionarios iraníes y personas seropositivas

Michel Sidibé se reúne con un grupo de personas con VIH positivo en el “Club Positivo” del Centro de Investigaciones Iraníes sobre VIH y SIDA. Fotografía: ONUSIDA

En reuniones con el primer Vicepresidente Mohammad-Reza Rahimi y otros funcionarios iraníes de alto rango, el Sr. Sidibé instó a las autoridades a trabajar hacia el objetivo de “cero nuevas infecciones de VIH entre usuarios de drogas” y “cero recién nacidos con VIH”. Las autoridades iraníes expresaron el compromiso de la República Islámica de Irán de ocuparse de la epidemia de VIH basándose en el concepto islámico de, “si salvas una vida estás salvando a la humanidad”.

Como parte de su misión oficial, el Sr. Sidibé también visitó un “Club Positivo” [Positive Club] ubicado en el Centro Iraní de Investigaciones sobre VIH y SIDA. Se dirigió a un grupo de personas seropositivas y dijo: “Cuando escucho las palabras “esperanza”, “felicidad” y “trabajo”, siento que nuestros esfuerzos no fueron en vano”.

Durante la visita, el Sr. Sidibé enfatizó el trabajo de las autoridades iraníes del área de salud, que ayudan al restablecimiento de las vidas y la dignidad de las personas seropositivas a través del establecimiento de esos Clubes Positivos y la provisión de información, medicamentos antirretrovirales y otros servicios relacionados con el VIH.

Hablando en representación de las personas seropositivas, el director del consejo del Club Positivo le dijo al Sr. Sidibé que el SIDA es un área muy difícil de tratar. “Requiere de valentía y paciencia y usted es una de esas personas que tiene la valentía y la paciencia para trabajar en esta área”, dijo. “Estamos felices de contar con su apoyo y estamos listos para trabajar juntos”.