Atender las necesidades especiales de los más vulnerables

Bookmark and Share

Reportaje

Atender las necesidades especiales de los más vulnerables

21 de septiembre de 2010

 

Atender las necesidades especiales de los más vulnerables fue la cuestión central en la quinta mesa redonda interactiva celebrada al mismo tiempo que la Cumbre de las Naciones Unidas en Nueva York, del 20 al 22 de septiembre de 2010.

Según los participantes de la mesa redonda, los países y las personas más vulnerables corren el riesgo de ser dejados atrás en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Añadieron que los desastres naturales, las crisis alimentaria y económica, la pobreza o los conflictos armados pesan de forma desproporcionada sobre los más vulnerables y son los principales desafíos para la consecución de los objetivos.

Los participantes subrayaron la necesidad de una asistencia especial para ayudar a los países más vulnerables a lograr avanzar. Además, sostuvieron que abordar las necesidades especiales de las comunidades y personas vulnerables ayudará a proteger sus derechos humanos básicos y a garantizar que se beneficien de los progresos alcanzados con la consecución de los ODM.

"Uno de los mayores desafíos que tenemos para reducir las nuevas infecciones por el VIH es no lograr llegar a las personas más vulnerables", afirmó el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé. "Cuando las personas más vulnerables no pueden acceder a los servicios del VIH, eso pone en peligro la salud y el bienestar de toda la comunidad y bloquea el progreso hacia cada uno de los ODM", añadió.

Mientras que algunos países han conseguido notables progresos para el logro de los ODM, algunos avances se han visto socavados por los efectos adversos de los desastres naturales, el cambio climático, las recientes crisis alimentaria y energética y la crisis económica y financiera mundial. En la mesa redonda se consideró necesario el apoyo adicional de la comunidad internacional para mejorar la capacidad de los países vulnerables para plantarle cara a esos desafíos.

Los participantes concordaron en que abordar las necesidades de las comunidades y las personas vulnerables implicaría: reforzar la capacidad nacional para identificar a los más vulnerables con el fin de atender sus necesidades y proteger sus derechos; establecer un piso de protección social y aumentar el acceso a la educación y al trabajo decente; así como aplicar medidas efectivas para combatir todas las formas de discriminación y exclusión social.