Vidas secretas, otras voces: este estudio examina la sexualidad, la identidad de género y el riesgo de transmisión del VIH en Fiji

Bookmark and Share

Reportaje

Vidas secretas, otras voces: este estudio examina la sexualidad, la identidad de género y el riesgo de transmisión del VIH en Fiji

28 de agosto de 2011

El presidente de Fiji, Ratu Epeli Nailitikau, lee el informe Vidas secretas, otras voces durante la presentación.
Fotografía: ONUSIDA/Kim

En el X Congreso Internacional sobre el Sida en Asia y el Pacífico se dio a conocer un nuevo estudio llamado Vidas secretas, otras voces. Examina la sexualidad, la identidad de género y el riesgo de transmisión del VIH en Fiji, y representa la primera investigación de su clase llevada a cabo desde 1998 en el país entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas transgénero.

El presidente de Fiji, Ratu Epeli Nailitikau, asistió a la presentación del estudio.

Con más de 200 personas encuestadas, en el proyecto de investigación participaron miembros del personal y voluntarios del Grupo de Trabajo sobre el Sida del Proyecto Amithi de Fiji y el Consejo sobre el Sida de Nueva Gales del Sur.

Concebido con el objetivo de obtener información para la respuesta al VIH y el desarrollo de actividades de la comunidad, la investigación fue llevada a cabo por los propios miembros de la comunidad. El equipo investigador incluyó a hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas transgénero de diversas condiciones sociales y éticas que estuvieron involucrados en cada una de las fases del proceso entre las que se incluyen la planificación, la recopilación de datos, análisis y la redacción del informe.

El informe concluyó que en Fiji los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres tienen un alto riesgo de infección por el VIH. Solo el 21,6% de los encuestados utilizó el preservativo regularmente durante el sexo anal o con una pareja transgénero en los últimos seis meses. Más de un quinto informó de que nunca los utilizaba. 

Aunque hay niveles altos de conocimiento del VIH, con un 66% de los encuestados respondiendo correctamente a las preguntas sobre la transmisión del VIH, este conocimiento no se está traduciendo en comportamiento. 

El estudio también examinó el sexo comercial y halló que dos tercios de los encuestados afirmaron recibir o dar dinero, regalos o favores por sexo, siendo esto una experiencia común.

Únicamente el 10% de los encuestados se había hecho una prueba del VIH en los 12 meses anteriores y sabía los resultados. Entre las barreras para la realización de pruebas están asuntos de confidencialidad y privacidad así como las actitudes críticas del personal sanitario observadas por los encuestados.

Con el apoyo técnico de PNUD y ACON, fuimos capaces de mostrar que la sociedad civil tiene la capacidad para realizar proyectos de investigación en profundidad con un estándar evidentemente alto

Niraj Singh, coautor de Vidas secretas, otras voces

Muchos de los participantes en el estudio habían sufrido alguna forma de estigma o discriminación. Cerca de dos tercios se sentían inseguros o incómodos expresando su sexualidad o género. Alrededor de un 57% informó haber sufrido abusos verbales y un tercio haber sido físicamente agredidos durante los últimos seis meses.

El informe recomienda que la prevención del VIH y las intervenciones sanitarias deberían ser culturalmente apropiadas y centrarse en llegar a los distintos grupos de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y de la comunidad transgénero, muchos de los cuales se identifican a sí mismos de formas diferentes. Debería ampliarse el acceso a la prueba del VIH en un entorno amable y los profesionales sanitarios necesitan formación para ofrecer una mejor asistencia a las necesidades de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y las personas transgénero, según los autores.

Además, el informe recomienda que se realice un esfuerzo conjunto para vencer el estigma y la discriminación, y aumentar los servicios de asistencia y psicosociológicos. También se anima a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y a las personas transgénero a desarrollar habilidades de movilización para hacer oír sus voces.

“Con el apoyo técnico de PNUD y ACON, fuimos capaces de mostrar que la sociedad civil tiene la capacidad para realizar proyectos de investigación en profundidad con un estándar evidentemente alto”, dijo Niraj Singh, gestor de proyectos del Grupo de Trabajo sobre el Sida de Fiji y coautor del informe.

“El Grupo de Trabajo sobre el Sida de Fiji tiene una visión muy clara de las prioridades que llevan de la investigación a la acción. Ahora tenemos una línea de partida que nos ayudará a diseñar e implementar programas efectivos para llegar a una amplia diversidad de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas transgénero en Fiji. Este estudio es una importante contribución a los esfuerzos que se están realizando actualmente a nivel nacional y regional para garantizar que estas comunidades tengan mejores servicios y estén mejor protegidas”, concluyó.

El proyecto Vidas secretas, otras voces está financiado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).