Reportaje

El ONUSIDA celebra la decisión china de cubrir su déficit de recursos para el VIH

01 de diciembre de 2011

China apela a la responsabilidad compartida para reducir a cero las nuevas infecciones por el VIH, la discriminación y las muertes relacionadas con el sida.

UNAIDS Executive Director Michel Sidibé and China’s Premier H.E. Wen Jiabao at a World AIDS Day event in Beijing.

PEKÍN / GINEBRA, 1 de diciembre de 2011—China se ha comprometido a subsanar su déficit de recursos para la respuesta al VIH aumentando la inversión interna. La medida fue anunciada por el primer ministro chino Wen Jiabao en un acto celebrado en Pekín con motivo del Día Mundial del Sida. El Primer Ministro también invitó a la comunidad internacional a cumplir cabalmente sus compromisos y a hacer realidad las metas de reducir a cero las nuevas infecciones por el VIH, la discriminación y las muertes relacionadas con el sida.

«No veo razón para que el Fondo Global retire su apoyo a China», observó el primer ministro Wen Jiabao en la mesa de diálogo sobre el sida celebrada en Pekín.«He pedido al Ministro de Finanzas que cubramos el déficit de recursos ocasionado por el Fondo Global. Nos bastaremos con nuestro propio esfuerzo».

Este nuevo anuncio de China llega en un momento crucial, frente a la merma general de recursos destinados al sida y a los graves obstáculos para la movilización de recursos que sufre el Fondo Global para la Lucha contra el Sida, laTuberculosis y la Malaria, que al cancelar la próxima convocatoria para las propuestas de país (Ronda 11) ha puesto millones de vidas en peligro. 

«El anuncio de China no podría haber llegado en un momento más decisivo para la respuesta al sida. Estamos en un período de riesgo elevado y por eso celebramos esta resuelta decisión», comentó Michel Sidibé, director ejecutivo del ONUSIDA, en agradecimiento al mandatario chino. «Tengo la convicción de que es posible crear una nueva agencia socialmente sostenible, que promueva la implicación nacional y la responsabilidad compartida».

Más de 6,6 millones de personas se encuentran en tratamiento contra el VIH en países de ingresos bajos y medios, y en la mayor parte del mundo han disminuido las tasas de nuevas infecciones por VIH. Las inversiones domésticas han aumentado de forma sostenida pero, dada la magnitud de la epidemia en África, es fundamental mantener la solidaridad y las inversiones internacionales.

«Restablecer la Ronda 11 es una prioridad absoluta, especialmente si consideramos que el continente africano está liderando al mundo en la reducción de las nuevas infecciones y de las muertes relacionadas con el sida. Sus socios internacionales deben dar un paso adelante y ayudar a los países a multiplicar sus éxitos», dijo Michel Sidibé. «Esta exhortación no sólo apunta a la responsabilidad compartida, sino también a los valores en común».

China ha incrementado su respuesta al sida en muy poco tiempo, incluidos los servicios de prevención del VIH basados en pruebas. Al aumentar rápidamente el acceso a las terapias con drogas sustitutivas, logró reducir casi a cero las nuevas infecciones por el VIH en la población usuaria de estos servicios.  China ha avanzado notablemente en áreas como los programas contra la discriminación y el apoyo a las organizaciones de la sociedad civil. 

«Para derrotar al sida hace falta la convergencia de toda la sociedad», dijo el primer ministro Wen Jiabao. «Y nuestro país está dispuesto a cumplir su parte».     

El modelo de rápido avance que ha utilizado China se puede poner en práctica en otros países, especialmente para fortalecer la capacidad de los trabajadores sanitarios de cada comunidad para proveer servicios relacionados con el VIH. Además, China puede llevar a cabo una transferencia de tecnología vital en áreas clave para la innovación del tratamiento contra el VIH, como, por ejemplo, el desarrollo de nuevos medicamentos antirretrovirales, la inversión en investigación y desarrollo, las telecomunicaciones, la infraestructura sanitaria basada en Internet y la gestión de la cadena de suministros.