Reportaje

La cara oculta de la infancia y el sida: progreso en diez años de compromisos

09 de junio de 2011

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, durante su discurso en La cara oculta de la infancia y el sida: progreso en 10 años de compromisos, que tuvo lugar en el Hotel Millennium de Nueva York el 9 de junio de 2011.
Fotografía: ONUSIDA/B. Hamilton

Se ha realizado un progreso considerable para poner a los niños en el centro de la respuesta global contra el sida. La eliminación de nuevas infecciones por el VIH entre niños para 2015 se ha convertido en una prioridad internacional y ha habido una disminución de la incidencia del VIH entre los jóvenes. Sin embargo, esta semana se ha oído en la Reunión de Alto Nivel sobre el Sida que todavía se necesita hacer mucho más para asegurar una generación sin sida.

Durante un acto paralelo durante el 9 de junio llamado La cara oculta de la infancia y el sida: progreso en diez años de compromisos, los delegados debatieron sobre cómo se les puede garantizar a todos los niños, en cualquier lugar del mundo, el acceso a unos buenos servicios de prevención, tratamiento, cuidado y apoyo frente al VIH. El encuentro, que reunió en el mismo lugar a jefes de Estado, ministros, organizaciones internacionales y representantes de las poblaciones afectadas, entre las que se incluyen grupos de jóvenes, fue copatrocinado por UNICEF, ONUSIDA y los gobiernos de Australia y Botswana. Entre los invitados se encontraba el presidente de Ruanda, Paul Kagame, y la Dra. Asha-Rose Migiro, vicesecretaria general de la ONU.

Los objetivos principales del acto fueron animar a los responsables de adoptar decisiones a nivel nacional e internacional a que cumplieran con sus compromisos de eliminar nuevas infecciones del VIH entre niños, reflexionar sobre el progreso realizado en relación a los objetivos mundiales y mantener a los niños como punto central de la agenda durante la Reunión de Alto Nivel.

Todos los niños tienen que ser una prioridad mundial y no quedar en manos de la lotería de la geografía.

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

También sirvió de oportunidad para anunciar la continuidad de la campaña Unidos por la infancia, unidos contra el sida como plataforma mundial multipaís en defensa de distintos asuntos sobre la infancia en su lucha contra el VIH.

En sus comentarios durante la apertura, el Dr. Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF, dijo: “Tenemos el conocimiento, tenemos la ciencia y tenemos el poder para lograr una generación sin sida. Podemos hacerlo y, como podemos, debemos hacerlo. Y creo que juntos lo vamos a lograr”.

Los participantes debatieron sobre la importancia de definir unos objetivos claros como parte de una campaña basada en los derechos y centrada en los resultados para alcanzar a todos los necesitados. Entre estos se incluyen millones de mujeres y niños a los que no llega la ayuda. Los indicadores de salud muestran que las desigualdades son enormes en función de los ingresos, área geográfica y educación. Las disparidades entre los géneros siguen repartiendo la mayor carga del VIH en mujeres jóvenes y adolescentes, y, con frecuencia, los niños con discapacidad tienen un acceso muy limitado a los servicios y a la protección.

Tenemos el conocimiento, tenemos la ciencia y tenemos el poder para lograr una generación sin sida. Podemos hacerlo y, como podemos, debemos hacerlo. Y creo que juntos lo vamos a lograr.

Dr. Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF

Se acordó que deberían redoblarse los esfuerzos para alcanzar a los más pobres, a los más marginados y a los peor servidos con intervenciones frente al VIH.

En su intervención durante el acto, Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, hizo un ruego apasionado: “Todos los niños tienen que ser una prioridad mundial y no quedar en manos de la lotería de la geografía. Desgraciadamente, esto es lo que está pasando”.

“Si les fallamos a los niños, no creo que podamos tener éxito en ninguno de los programas de desarrollo... Si no podemos servir a nuestros niños, si no podemos establecer una sociedad que permita una distribución apropiada de las oportunidades, una sociedad en la que realmente se combatan las desigualdades, una sociedad en la que realmente nos aseguremos de que la justicia social nos ayudará a llegar a estos niños, no me digan que lograrán los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que transformarán este mundo, que lo harán mejor”.

Nabbumba Nuru, de Uganda, que nació con el VIH, también se dirigió a la asamblea: “Estoy aquí ante todos ustedes hoy, como joven líder en la respuesta contra el sida, para retarles a que, como líderes en funciones, se comprometan absolutamente con la eliminación virtual de la transmisión maternoinfantil”.

“Entiendo que muchas de las personas aquí presentes son padres y madres. Ninguno de ustedes querría que su hijo creciese con el VIH, o se sentirían realmente mal si su hijo cayese enfermo. Esta es la manera en la que se sienten muchas mujeres africanas, y muchas mujeres de todo el mundo, que no tienen acceso a los tratamientos contra el VIH para evitar que sus bebés contraigan el virus”, dijo.

La reunión concluyó con una nota optimista pero sobria: lograr el objetivo de una generación sin sida es posible actualmente pero siempre y cuando el mundo cumpla con los compromisos necesarios y tome las medidas necesarias para hacer de esto una realidad.

Reunión de Alto Nivel sobre el Sida de la Asamblea General de la ONU

Pasados treinta años desde el comienzo de la epidemia de sida y 10 años después de la Reunión Especial sobre el VIH/Sida de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el mundo se ha unido para revisar el progreso y trazar el curso futuro de la respuesta mundial al sida durante la Reunión de Alto Nivel sobre el Sida de la Asamblea General de las Naciones Unidas que tiene lugar del 8 al 10 de junio en Nueva York. Se espera que los Estados miembro adopten una nueva declaración que reafirme los compromisos actuales y traiga nuevos compromisos de actuación para guiar y mantener la respuesta mundial contra el sida.