Housing Works mejora las vidas de las personas que viven con el VIH en los Estados Unidos

Bookmark and Share

Reportaje

Housing Works mejora las vidas de las personas que viven con el VIH en los Estados Unidos

28 de octubre de 2011

El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé con la usuaria de Housing Works, Matilda
Fotografía: Housing Works

Se calcula que en 2009 había 1,2 millones de personas que vivían con el VIH en todos los Estados Unidos de América. En muchas ciudades de los Estados Unidos gran cantidad de las personas que viven con el VIH carecen además de un hogar. En Nueva York, una organización trabaja duro para abordar la doble crisis del VIH y las personas sin hogar.

Housing Works ha proporcionado servicios de gran calidad a hombres, mujeres y niños sin hogar que viven con el VIH en la ciudad de Nueva York y sus alrededores desde 1990. La organización ofrece a las personas desamparadas que viven con el VIH, servicios esenciales como vivienda, asistencia médica, dental y de salud mental, comida, formación laboral, tratamiento farmacológico y servicios de prevención y tratamiento para el VIH. En la actualidad proporciona ayuda a más de 20.000 neoyorquinos sin hogar y con bajos ingresos que viven con el VIH.

El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, visitó uno de los centros dirigidos por Housing Works que ofrece servicios de análisis, asesoramiento y tratamiento para el VIH en el corazón de Nueva York. 

"El VIH puede afectar a personas a las que es muy difícil llegar con los servicios para el VIH", dijo el Sr. Sidibé.  "Este proyecto es un ejemplo de cómo un enfoque integrado del bienestar social mejora las vidas de personas vulnerables, ofreciéndoles esperanza y devolviéndoles su dignidad". 

El centro, denominado Cylar House, aúna una clínica médica y un centro de día para adultos con un edificio residencial que incluye 36 apartamentos. En el mismo edificio, Housing Works tiene además un negocio de servicios alimentarios y un centro de formación laboral para ayudar a las personas que viven con el VIH y que están en paro a aprender nuevas habilidades y volver a trabajar.

“Antes de venir a Cylar House no tenía casa, consumía drogas, no tomaba la medicación para el VIH ni me preocupaba por mi salud”, dijo Matilda Echevarria, una residente de 60 años. “Housing Works me salvó la vida. Tener mi propia casa me permite mantenerme al tanto de mis citas de salud médica y mental, tomarme mis medicinas para el VIH todos los días y sentirme bien conmigo misma".

El programa pionero de formación laboral de Housing Works en Cylar House enseña capacidades laborales básicas y garantiza a los graduados un trabajo remunerado en Housing Works una vez que los estudiantes finalizan sus estudios. Cerca de un tercio de los empleados de Housing Works son graduados del programa de formación laboral.

Este proyecto es un ejemplo de cómo un enfoque integrado del bienestar social mejora las vidas de personas vulnerables ofreciéndoles esperanza y devolviéndoles su dignidad

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

Anthony E.S. Jones, una persona anteriormente sin hogar y adicto a las drogas está en la actualidad limpio y sobrio. Completó el programa de formación laboral y ahora trabaja como empleado para las relaciones comunitarias/coordinador de admisiones para Housing Works. Anthony explicó lo importante que fue tener un techo seguro sobre su cabeza en su camino hacia la recuperación, "La vivienda es el camino para mantener la salud global de una persona", dijo.  Yvette Torres, directora ejecutiva de Keith D. Cylar House añadió, "Tener una casa estable permite a las personas poder centrarse en su salud y bienestar, no tener que estar preocupadas por donde dormirán esa noche y si estarán seguras".

El proyecto de Cylar House, que ofrece tratamiento y hogar a personas que viven con el VIH se ha copiado en varias ciudades de los Estados Unidos.

Al final de la visita se celebró una ceremonia de recuerdo para rendir tributo al principal activista contra el sida y la tuberculosis, Winstone Zulu, que murió a comienzos de octubre. El Sr. Zulu se alojó en el centro durante varios meses después de enfermar durante una reunión a la que asistía en las Naciones Unidas. 

"ONUSIDA tiene una deuda de gratitud con Housing Works por abrir sus brazos, su corazón, sus servicios y su comunidad curativa a Winstone en este tiempo de necesidad", dijo el Sr. Sidibé. "El mundo también debe dar las gracias a Winstone por ponerle una cara a la doble crisis del VIH y la tuberculosis. Necesitamos más héroes como Winstone Zulu y más organizaciones como Housing Works".