Mogadiscio - El VIH en tiempo de disturbios

Bookmark and Share

Reportaje

Mogadiscio - El VIH en tiempo de disturbios

27 de julio de 2012

Mujer desplazada en su propio país con su bebé de 8 días
Fotografía: ONUSIDA

Quiero que mi hijo nazca seronegativo", dijo el Sr. Mohamoud Mohamed Ahmed, acompañado de su risueña y visiblemente embarazada esposa, la Sra. Nasteho Farah Elmi, en un reciente debate con personas que viven con el VIH en Mogadiscio. Esta ciudad desmoronada y acribillada a balazos tiene una red de 500 personas que viven con el VIH. Creada por la Comisión contra el sida del Sur y Centro de Somalia, su proactivo director, el Sr. Ahmed Mohamed Jimale, resuelve estas situaciones dirigiendo a las mujeres a clínicas para la prevención de la transmisión del VIH de la madre a su hijo nonato. Pero existe mucha frustración debido a la falta de financiación para tales servicios.

Poco se sabe sobre el VIH en Somalia, y menos aun en Mogadiscio, donde los problemas de seguridad limitan la recogida de datos. Los datos verificables más recientes se obtuvieron en 2004. Desde entonces, se han asumida unas estimaciones de prevalencia de entre el 0,7% y el 1%. Sin embargo, los análisis de los datos procedentes de los centros de realización de pruebas y asesoramiento voluntario y de las clínicas de tratamiento de la tuberculosis notifican unas tasas de infección por el VIH de hasta el 18% entre las personas con tuberculosis y del 5,2% entre las profesionales del sexo. En todo Somalia se dan las condiciones para el aumento de la epidemia: incremento del comercio, migración y crecimiento del trabajo sexual en fronteras y puertos.

La ministra de Desarrollo de las mujeres y Atención familiar, la Dra. Maryam Aweis Jama, expresa su profunda preocupación ante la falta de recursos: "El gobierno somalí tiene unos recursos insignificantes para gestionar el gobierno, no hablemos de la financiación de los programas para el VIH. Necesitamos urgentemente recursos para combatir el estigma, la discriminación y la violencia hacia las mujeres que viven con el VIH y sus familias. Los líderes religiosos - tanto hombres como mujeres - son cada vez más activos en la concienciación sobre los problemas relacionados con el VIH. "Nosotros, como líderes religiosos, podemos tener una importante influencia en la sociedad, sensibilizando acerca de los problemas relacionados con el VIH en los sermones de los viernes", dice el Sr. Sharif Ibrahim Abdullahi. Una líder religiosa, la Sra. Hawo Siidow Abdi, refuerza esta idea, diciendo que ella habla a las mujeres, una por una, en la mezquita, para ayudarles a comprender mejor la epidemia del VIH. La Sra. Hind Khatib, directora del Equipo de apoyo regional de ONUSIDA para Oriente Medio y África del Norte, dijo: "Es gratificante saber que estas líderes religiosas, tras participar en eventos regionales de formación sobre el VIH, llevan los mensajes a sus comunidades”.

Con la mejora relativa de la seguridad en Mogadiscio, la ciudad atrae cada vez a más personas desplazadas en su propio país en busca de una vida mejor. Viven en condiciones atroces, con escasa protección o acceso a los servicios básicos. Los centros de alimentación del Programa Mundial de Alimentos ayudan a las poblaciones desplazadas y vulnerables. "La gran cantidad de personas de dichos centros de alimentación podría ser un objetivo excelente para la educación sobre el VIH", indicó el Sr. Kilian Kleinschmidt, coordinador humanitario adjunto de las Naciones Unidas, durante una reciente visita al centro.

Mogadiscio se caracteriza por un entorno muy militarizado, con presencia policial y militar en todas partes. El Sr. Abdinor Osman Weheliya, de la ONG, Organización para la protección y el desarrollo de los somalíes, afirmó que, con frecuencia, por las noches las mujeres permanecen en los exteriores de las instalaciones militares en busca de una oportunidad para intercambiar sexo por dinero para sobrevivir, lo que las hace muy vulnerables a una infección por el VIH.

Y lo que es más grave, entre las comunidades visitadas y en la población general, existe una dura falta de concienciación y conocimiento sobre la epidemia del VIH. Si no asume la responsabilidad de la prevención del VIH con inmediatez y urgencia, el VIH podría ser otra bomba de relojería esperando para explotar en Mogadiscio", dijo el Dr. Renu  Chahil-Graf, Coordinador de país de ONUSIDA para Somalia.