La comunidad mundial de la lucha contra el sida explora la necesidad vital de la siguiente generación de Planes estratégicos para el sida

Bookmark and Share

Reportaje

La comunidad mundial de la lucha contra el sida explora la necesidad vital de la siguiente generación de Planes estratégicos para el sida

21 de junio de 2012

El proceso de desarrollo de unas necesidades realistas y adaptables de los PEN para mantener el ritmo de una epidemia en evolución y de un entorno cambiante.
Fotografía: ONUSIDA

Para el éxito de las respuestas nacionales al VIH, es fundamental un Plan estratégico nacional (PEN) sobre el sida que sea de gran calidad, riguroso y sólido, y que se centre en la consecución de resultados, incluyendo la detención de la transmisión del VIH y la ampliación de la calidad de vida con el VIH. Es necesario que el proceso de desarrollo de estos planes nacionales siga el ritmo de una epidemia en evolución y de un entorno cambiante.

Esta semana, en Nairobi, el Banco Mundial en colaboración con ONUSIDA, la OMS, el PNUD y el Fondo Mundial reunieron a representantes de las autoridades nacionales, las organizaciones de la sociedad civil, incluyendo a las personas que viven con el VIH y socios de desarrollo para establecer un consenso sobre el papel y la naturaleza de la próxima generación de Planes estratégicos nacionales (denominados PEN-3G). 

En la sesión de apertura de la reunión, la ministra de Estado para los Programas especiales de Kenya, la Honorable Esther Murugui, recalcó la importancia de revisar los planes estratégicos nacionales como un medio esencial para perfeccionar la respuesta al sida. "Como Gobierno, reconocemos la necesidad de desarrollar y adoptar sistemas y estructuras que se ajusten a las complejidades de la epidemia del VIH", dijo la ministra Murugui. "Hemos alcanzado un punto en que tenemos que cambiar el modo en que siempre hemos hecho las cosas por otro que se centre en los resultados", añadió.

Con un nuevo escenario que requiere una mentalidad y unos enfoques innovadores, los participantes exploraron la manera en que la nueva orientación, basada en las experiencias de los planes estratégicos hasta la fecha, puede ayudar a los pacientes a crear unos PEN más sencillos, definidos y eficaces que se centren en los resultados.

El representante de la oficina del coordinador mundial sobre sida de los EE. UU. para el PEPFAR, el Dr. Mamadi Yilla, dijo que la "esperanza del PEPFAR es que la ciencia y los datos sean los que impulsen el enfoque que damos a la planificación estratégica. Que la comunidad mundial del sida, que ha sido testigo de las limitaciones de los compromisos de financiación para el VIH, garantice ahora unas inversiones más inteligentes".

Hablando en nombre del director ejecutivo de ONUSIDA, el Dr. Mbulawa Mugabe señaló que los Planes estratégicos deben ofrecer claridad sobre cómo lograr resultados en línea con los objetivos y compromisos de la Declaración política sobre el sida de 2011. "En los próximos años debemos poder decir que el progreso para 2015 y posterior fue apuntalado por los PEN-3G", dijo el Dr. Mugabe. “Los PEN-3G son el motor que ayudará a los países a centrarse, ampliar y alcanzar los objetos y los compromisos adquiridos por la Declaración política sobre el sida de 2011 hacia la eliminación de los nuevos casos de infecciones por el VIH entre los niños", añadió.

Durante la reunión surgieron diversos componentes clave de los PEN-3G. Se incluyó un paso hacia un enfoque más flexible y adaptativo, hacia planes que puedan ver los programas del VIH integrados en estrategias sanitarias y de desarrollo más amplias. Dicho cambio está estrechamente relacionado con el rumbo trazado en el Cuarto Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de las Ayudas en Busán, Corea, en 2011. "Reconocemos la importancia de alinear los PEN más estrechamente con el proceso de planificación del desarrollo nacional; los PEN deben plantearse aspectos de descentralización y no deben situarse fuera de los mecanismos nacionales", explicó el Sr. Daniel Marguari, director de la Fundación Spirita, organización que trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas que viven con el VIH y sus familias en Indonesia . "Al mismo tiempo, no queremos perder la singularidad, inclusividad y el carácter colaborativo y multisectorial de la respuesta al VIH, especialmente cuando se trata de abordar las necesidades de poblaciones y comunidades afectadas que son clave".

Hemos alcanzado un punto en que tenemos que cambiar el modo en que hemos hecho siempre las cosas por otro que se centre en los resultados

La ministra de Estado para Programas Especiales de Kenya, Esther Murugui

Los participantes debatieron detalladamente sobre el mejor modo para lograr una responsabilidad nacional real y sostenible sobre una respuesta eficaz y multisectorial, con planes estratégicos impulsados por los países. Muchas respuestas nacionales de países con ingresos bajos y medios necesitan un refuerzo. Con frecuencia, están influidas por programas de desarrollo externos y siguen estando ampliamente financiadas por donantes internacionales. Por ejemplo, en el África Subsahariana dos tercios de los gastos para el sida proceden de fuentes externas. 

Para sostener la respuesta al VIH, los países deben hacer un mejor uso de los datos, de manera que ofrezcan una orientación sobre dónde invertir los valiosos recursos financieros y humanos a fin de lograr los objetivos de la lucha contra el VIH. Los participantes exploraron el modo en que los países podrían movilizar financiación adicional para superar las carencias de financiación y a la vez aumentar la eficiencia frente a unos recursos en disminución. El Marco de inversiones de ONUSIDA se describió como una manera radical e innovadora de ver la asignación de recursos y de cubrir las carencias de financiación. Se establece para hacer coincidir la necesidad con la inversión, agiliza las estrategias actuales para evitar la duplicación y fomenta la rentabilidad. Respalda a los países para que se centren en decisiones de inversión que produzcan resultados para las personas.

“Ahora que nuestro conocimiento de la epidemia del VIH es más científico y empírico, nos encontramos en una fase en la que podemos determinar cuáles deben ser los conjuntos de intervenciones en una respuesta determinada para controlar la epidemia", dijo el Sr. Aeneas Chuma, Coordinador Humanitario y Residente de las Naciones Unidas para Kenya. "Esto significa que debemos preguntar si nuestra inversión se dirige hacia las intervenciones adecuadas para obtener los resultados adecuados".

El principal resultado de la reunión fue el desarrollo de diez puntos de consenso sobre los PEN-3G. Se ha establecido un grupo de apoyo y análisis para desarrollar, finalizar y diseminar nuevas orientaciones para los países en octubre de 2012. "Tomo nota de que el plan estratégico nacional para Kenya concluye el año que viene", dijo la ministra Murugui. "Con el presente documento, Kenya promete liderar el mundo siendo el primer país en desarrollar un plan estratégico nacional de tercera generación que se basará en la orientación que provendrá de esta importante reunión".