Tailandia lanza una nueva estrategia sobre el sida para “Llegar a cero”

Bookmark and Share

Reportaje

Tailandia lanza una nueva estrategia sobre el sida para “Llegar a cero”

22 de junio de 2012

El general Yuttasak Sasiprapha, viceprimer ministro de Tailandia y presidente del Comité Nacional sobre el Sida, durante la presentación del nuevo plan nacional contra el sida de Tailandia.
Fotografía: UNICEF Thailand/P. Kitatnaruyuth

Tailandia se ha convertido en el último país de la región de Asia y el Pacífico en alinear su estrategia nacional contra el sida con la visión de ONUSIDA de conseguir cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida.

Durante el lanzamiento de la nueva estrategia nacional contra el VIH/sida 2012-2016 —con el nombre de “Cero sida”— el general Yuttasak Sasiprapha, viceprimer ministro de Tailandia y presidente del Comité Nacional sobre el Sida, afirmó: “Tailandia tiene una larga tradición de estrecha cooperación entre el Gobierno, las organizaciones no gubernamentales, la sociedad civil, las comunidades y el sector privado, y este trabajo conjunto llevará a Tailandia al objetivo de ‘Cero sida’”.

Durante los últimos 25 años, Tailandia ha llegado a servir de modelo por su rápida respuesta multisectorial al VIH. Las inversiones tempranas para luchar contra la epidemia de VIH han tenido resultados concretos, entre los que se incluye la eliminación de nuevas infecciones entre niños: cerca del 97% de las mujeres que viven con el VIH en Tailandia pueden acceder ahora a servicios de prevención de la transmisión maternoinfantil. También se ha producido un incremento espectacular de la oferta de acceso al tratamiento del VIH, siendo actualmente una realidad para cerca del 80% de aquellos que lo necesitan.

Sin embargo, pese a estos avances significativos, el país sigue mostrando tendencias preocupantes en las poblaciones clave con un mayor riesgo, incluyendo a usuarios de drogas inyectables, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y profesionales del sexo, especialmente en los centros urbanos. Los datos del gasto nacional muestran que las inversiones para la prevención del VIH son bajas, especialmente las dedicadas a programas orientados a las poblaciones con un mayor riesgo ante el VIH.

La nueva estrategia nacional contra el sida encara dos cuestiones críticas: ¿Qué es lo que Tailandia está haciendo bien y, por ello, debe continuar, y qué hace falta cambiar para conseguir cero nuevas infecciones por el VIH, cero muertes relacionadas con el sida y cero discriminación? Consecuentemente, el plan tiene dos vías estratégicas principales: “Innovación y cambio” y “Optimización y consolidación”.

La vía de “Innovación y cambio” se centra en promover estrategias para mejorar la prevención de nuevas infecciones por el VIH —especialmente entre las poblaciones clave afectadas—; para mejorar la localización de las respuestas y la participación a nivel subnacional; y para mejorar la respuesta ante los factores socioambientales que dificultan el acceso a los servicios de prevención y cuidado relacionados con el VIH, y alimentan el estigma y la discriminación.

Bajo la vía de “Optimización y consolidación”, las estrategias buscan la continuidad, la optimización y la sostenibilidad de programas probados que ya se han puesto en marcha en el país. Entre los ejemplos de estrategias que caen bajo esta categoría encontramos la eliminación de nuevas infecciones entre niños y la prevención del VIH entre jóvenes, donde Tailandia ya ha experimentado avances significativos.

Tailandia tiene una larga tradición de estrecha cooperación entre el Gobierno, las organizaciones no gubernamentales, la sociedad civil, las comunidades y el sector privado, y este trabajo conjunto llevará a Tailandia al objetivo de “Cero sida”

General Yuttasak Sasiprapha, viceprimer ministro de Tailandia y presidente del Comité Nacional sobre el Sida

Entre los objetivos estratégicos que resalta el nuevo plan está la meta de reducir las nuevas infecciones por el VIH en dos tercios para 2015 —muy por encima del objetivo mundial acordado en la Declaración Política sobre el Sida de 2011 de reducir las nuevas infecciones en un 50%. La estrategia también tiene el objetivo de eliminar totalmente las nuevas infecciones por el VIH entre niños.

“El nuevo enfoque reconoce que, aunque en Tailandia se han realizado impresionantes avances en distintas áreas, todavía hay espacio para impulsar ciertas prioridades que ya han podido ser definidas en el pasado pero que todavía no se han puesto en marcha —afirmó el coordinador de ONUSIDA en Tailandia, Michael Hahn—. Poniendo en marcha estas nuevas estrategias —y asegurando que se dedican los recursos necesarios a través de fuentes nacionales e internacionales—, Tailandia está dando pasos fundamentales para hacer realidad el objetivo de ‘llegar a cero’ en el país”.

Representantes del Gobierno, la sociedad civil y la comunidad internacional estuvieron de acuerdo en que ahora lo más importante es poner la estrategia en práctica lo antes posible. También se puso de manifiesto la necesidad de que las partes interesadas movilicen los recursos adecuados, de un liderazgo nacional y de una gestión efectiva para asegurar que la estrategia nacional contra el sida de Tailandia pasa de las buenas intenciones a ser una realidad.

En Asia y el Pacífico, una serie de países y organismos regionales ha realineado sus estrategias y objetivos nacionales con la visión de “Llegar a cero”. En la cumbre de 2011, los jefes de Estado de ASEAN adoptaron la declaración de “Llegar a cero” en relación al VIH y reafirmaron su compromiso de trabajar para conseguir una comunidad de ASEAN con cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida.