Reportaje

UNITAID: Cinco años de innovación sanitaria aportan un nuevo enfoque y nuevos medicamentos a los mercados de los países en desarrollo

11 de mayo de 2012

En Cinco años de innovación para una mejor salud, UNITAID destaca una serie de éxitos que han conseguido medicamentos más baratos y mejores en los países en desarrollo.

Al encabezar iniciativas innovadoras y ofrecer financiación para la salud mundial durante los últimos cinco años, UNITAID ha tenido un impacto espectacular en millones de vidas, usando enfoques de mercado creativos para aumentar el acceso al tratamiento y al diagnóstico para el VIH, la malaria y la tuberculosis.

En su último informe sobre los avances, Cinco años de innovación para una mejor salud, UNITAID, que se creó en 2006, destaca una serie de éxitos que han conducido a intervenciones más centradas y eficaces. Esto se considera especialmente fundamental en el clima económico actual, donde los déficits de financiación se han hecho cada vez más evidente.

Según Denis Broun, director ejecutivo de UNITAID, la organización "se ha convertido en un actor clave en la arquitectura de la Salud Mundial y en un impulsor del programa mundial sobre el acceso a las medicinas para los pobres".

Los niños que viven con el VIH se han beneficiado enormemente del enfoque de UNITAID, que ha creado un nuevo mercado para los medicamentos para el VIH diseñados para los niños, incluyendo formulaciones de una sola píldora. En 2006, la organización empezó a invertir en fármacos pediátricos para el VIH y en pruebas diagnósticas en África, Asia y el Caribe.

En el pasado, los pocos antirretrovíricos existentes para los niños eran caros, difíciles de conservar y requerían hasta 18 dosis diarias de un sabor desagradable. Junto con la Iniciativa Clinton de Acceso a la Salud, UNITAID usó la "adquisición agrupada" en 40 países para generar la demanda suficiente que contribuya a reducir los costes. Se ha logrado reducir los precios en hasta el 80% y unos 400.000 niños que viven con el VIH reciben actualmente tratamiento bajo este esquema; tres cuartos del total mundial.

El Dr. Mwiya Mwiya, del Centro de Excelencia del Hospital Pediátrico Universitario de Zambia, ha observado una marcada diferencia: "En 2005 nos sentíamos desesperanzados como médicos porque muchos niños morían. En 2001 está claro lo lejos que hemos llegado con formulaciones y pruebas adecuadas para los niños. Ahora sabemos que podemos marcar la diferencia".

Muchos adultos que viven con el VIH también han visto mejorar sus vidas. UNITAID ha garantizado una reducción de los precios de hasta el 60% para los principales antirretrovíricos de segunda línea, de manera que más de 100 000 personas al año en las que han fracasado los fármacos de primera línea pueden cambiar a un tratamiento contra el VIH más potente. Antes de 2006 dichos fármacos eran demasiado caros en los países con bajos ingresos.

En los primeros cinco años de su existencia, UNITAID se ha convertido en un actor clave de la arquitectura Sanitaria Mundial y un impulsor del programa mundial sobre el acceso a las medicinas para los pobres

Denis Broun, director ejecutivo, UNITAID

La creación del Medicines Patent Pool por UNITAID en 2010 también a ha facilitado el acceso a los fármacos que salvan vidas. Al animar a los titulares de las patentes a conceder autorizaciones sobre su propiedad intelectual, los fabricantes de genéricos pueden producir versiones de los fármacos de bajo coste y gran calidad. Actúa como una "ventanilla única" para las licencias necesarias y las colaboraciones en el desarrollo de productos para fabricar medicamentos. En julio de 2011, la Patent Pool firmó un acuerdo histórico con Gilead Sciencies, una compañía biofarmacéutica, para cinco fármacos contra el VIH que abarca más de 100 países.

Además, las intervenciones de UNITAID han hecho que más de ocho millones embarazadas se sometan a análisis de detección del VIH y que 800 000 de aquellas que se descubrió que eran seropositivas reciban tratamiento para detener la transmisión de la infección por el VIH a sus hijos. UNITAID ha financiado laboratorios avanzados para la detección de casos de tuberculosis resistentes a múltiples fármacos en ocho países con gran carga. Es además el mayor patrocinador de la Affordable Medicines Facility – malaria (AMFm) (Servicios de Medicamentos Asequibles contra el paludismo) cuyo objetivo es poner los tratamientos disponibles más eficaces contra el paludismo en la actualidad en manos de las personas que más los necesitan.

Una de las fuentes principales de financiación, que representa en torno al 65% de los ingresos de UNITAID, ha sido la introducción de un pequeño impuesto en los billetes de avión. Este puede ir de 1 dólar a 40 dólares y se añade a una tasa aeroportuaria ya existente y parte o la totalidad de los fondos van a UNITAID. Hasta ahora, se han recaudado 1300 millones de dólares a través de esta iniciativa que se ha implantado en nueve países: Camerún, Chile, Congo, Francia, Madagascar, Mali, Mauricio, Níger y la República de Corea.

UNITAID también está explorando nuevas maneras de obtener recursos. Una posibilidad para el futuro es un impuesto sobre las transacciones financieras con acciones, bonos y derivados que la organización dice que podría suponer miles de millones de dólares al año.

Según el informe, el efecto dominó de los logros principales de UNITAID, como la reducción de precios y la introducción de nuevos medicamentos, se siente en todo el mundo en desarrollo, ya que se transforma a los mercados para hacer que trabajen para los pobres.