La búsqueda de una vacuna contra el VIH

Bookmark and Share

Reportaje

La búsqueda de una vacuna contra el VIH

18 de mayo de 2012

Fotografia: ONUSIDA

La comunidad científica opina que para alcanzar cero nuevas infecciones por el VIH, será necesaria una vacuna contra el virus. El modelo, muestra que incluso una vacuna contra el VIH parcialmente eficaz puede salvar muchas vidas y ahorrar mucho dinero a largo plazo.

Aunque una vacuna para prevenir el VIH podría ser la herramienta que acelere el proceso para alcanzar el fin del sida, la búsqueda de una vacuna eficaz ha sido hasta ahora infructuosa. La propia naturaleza y la variedad del virus de la inmunodeficiencia humana ha hecho que resista a la mayoría de intentos para frenar su expansión, y los científicos y vacunólogos de todo el mundo están aunando sus esfuerzos para encontrar soluciones.

Los recientes y fascinantes avances en la investigación sobre la vacuna contra VIH están infundiendo esperanza en la posibilidad de encontrar una vacuna eficaz. En 2009, los resultados de un estudio realizado en Tailandia - con la RV144- mostraron una eficacia del 31,2% en la prevención de infecciones por el VIH. Aunque protege sólo moderadamente, los resultados representan una nueva esperanza para que la vacuna contra el VIH se pueda encontrar y distribuir a las poblaciones que más lo necesitan.

Los resultados representan un avance científico significativo, y son la primera prueba de que una vacuna puede prevenir la infección por el VIH en la población adulta en general. Fue un descubrimiento muy importante que ha tenido continuidad en más datos esperanzadores durante los últimos años.

La información presentada este año acerca de las respuestas inmunitarias protectoras se vio impulsada por los ensayos de la vacuna de Tailandia. Se han planeado estudios para ver si un régimen de vacunación similar a la RV144 protegerá contra una cepa del VIH descubierta en Sudáfrica y contra el contagio entre personas con mayor riesgo de exposición, especialmente hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

ONUSIDA y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los EE.UU. han trabajado estrechamente con los equipos de diseño para calcular el impacto de un régimen de vacunación con la RV-144 en distintos países y en distintas poblaciones; los resultados demostraron que se podría prevenir un 10% de las infecciones si se mantiene el 31% de eficacia en las personas que reciban la vacuna. Esto demuestra que una vacuna contra el VIH relativamente eficaz podría añadirse al conjunto de métodos de prevención parcialmente efectivos, para acelerar la reducción de la epidemia.

Estos y otros avances en el desarrollo de la vacuna contra el VIH - incluyendo el diseño de nuevas herramientas y tecnologías para la distribución de la vacuna - han despertado el optimismo en el campo de las perspectivas de desarrollo de una vacuna contra el sida eficaz y segura. 

Sin embargo, datos recientes del Grupo de Trabajo sobre Vacunas Preventivas y Microbicidas para el VIH muestran una reducción en la financiación de la vacuna contra el VIH que comenzó en 2008 y continuó durante 2011. La búsqueda de vacunas contra el VIH eficaces es una inversión a largo plazo tanto en el producto mismo (la vacuna) como en las personas que la desarrollarán, producirán, comercializarán y financiarán. Las inversiones en investigación y los estudios son fundamentales y pueden aportar beneficios más allá del campo del sida.

La necesidad de una vacuna para prevenir el VIH salta a la vista. Hoy, como conmemoración del Día Mundial de la Vacuna contra el sida, hay más de 34 millones de personas que viven con el VIH y cada día más de 7000 son infectadas por el virus. Aunque la vacuna no sea la panacea para acabar con la epidemia de sida, puede ser una herramienta adicional al ya importante paquete de opciones de prevención del VIH del que disponemos.

ONUSIDA continuará trabajando con múltiples colaboradores - comunidades científicas, agencias de investigación del sida nacionales e internacionales, la industria farmacéutica, fundaciones privadas, estados miembro y comunidades afectadas - para impulsar los programas de la vacuna contra el VIH y garantizar que la búsqueda de una vacuna contra el VIH segura y eficaz continúa.