La Embajadora de Buena Voluntad de ONUSIDA, Naomi Watts, lucha por una generación sin el VIH

Bookmark and Share

Reportaje

La Embajadora de Buena Voluntad de ONUSIDA, Naomi Watts, lucha por una generación sin el VIH

05 de octubre de 2012

La actriz y Embajadora de Buena Voluntad de ONUSIDA, Naomi Watts, habló sobre su trabajo en apoyo de los esfuerzos de ONUSIDA por lograr una generación sin sida durante su estancia en Mozambique.

Mozambique es uno de los escenarios de una nueva película sobre la vida de Diana, Princesa de Gales. También es donde ONUSIDA.org se encontró con la actriz y Embajadora de Buena Voluntad de ONUSIDA, Naomi Watts. Allí habló de su trabajo en apoyo de los esfuerzos de ONUSIDA por conseguir una generación sin sida, garantizando la ausencia de nuevas infecciones por el VIH entre los niños para 2015 y el mantenimiento de sus madres con vida.

"En Estado Unidos y Europa no se producen prácticamente nuevas infecciones por el VIH en niños y muchos países africanos se mueven con paso seguro en esa dirección", dijo la Sra. Watts. "En ONUSIDA llamamos a eso "llegar a cero": cero bebés nacidos con el VIH y cero madres muertas por causas relacionadas con el sida. Y para nosotros, llegar a cero no es un sueño ni un eslogan sino una realidad factible", añadió.

El país en el que está rodando tiene una de las tasas más elevadas de VIH del África Subsahariana: el 11,5% de la población adulta vive con el virus. Pero también uno de los 22 países que están realizando un esfuerzo concertado para detener las nuevas infecciones por el VIH entre los niños como parte de un Plan Mundial liderado por ONUSIDA y sus socios.

En 2011, 98 000 mujeres embarazadas que vivían con el VIH necesitaban antirretrovíricos para evitar la transmisión del VIH a sus hijos en Mozambique; el tercero por detrás de Sudáfrica (241 000 mujeres) y Nigeria (229 000 mujeres).

Las mujeres deben acceder a unos servicios de prevención y tratamiento del VIH de calidad y que salvan vidas para ellas y para sus hijos y sé que juntos podemos hacerlo realidad

Naomi Watts, actriz y Embajadora de Buena Voluntad de ONUSIDA

El programa nacional para detener las nuevas infecciones por el VIH entre los niños y mantener a sus madres con vida ha crecido rápidamente desde sus inicios en 2002. El número de centros que ofrecen servicios para la prevención de las nuevas infecciones por el VIH en niños ha aumentado en todo el país de 356 en 2009 a más de un millar en 2010. En consecuencia, el número de mujeres embarazadas que reciben asesoramiento y se realizan las pruebas del VIH también ha crecido del 12% en 2005 al 87% en 2010, una de las tasas más altas de la región. Y desde 2009, el porcentaje de mujeres embarazadas que viven con el VIH en Mozambique y que reciben tratamiento antirretrovírico para prevenir la transmisión del VIH a sus hijos se incrementó del 38% al 51%.

Sin embargo, se tienen que hacer muchas más cosas, puesto que casi la mitad de las mujeres embarazadas que viven con el VIH en Mozambique aun no reciben medicamentos para prevenir la transmisión a sus hijos.

"Ojalá pudiera pasar más tiempo en este hermoso país que es Mozambique. Animaría a todos los socios en la respuesta al sida a que redoblaran sus esfuerzos aquí y en los 21 países más afectados", dijo la Sra. Watts. "Las mujeres deben acceder a unos servicios de prevención y tratamiento del VIH de calidad y que salva vidas para ellas y para sus hijos y sé que juntos podemos hacerlo realidad.

En su puesto de Embajadora de Buena Voluntad de ONUSIDA, la Sra. Watts se unió al anterior Presidente, Bill Clinton, y al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, para presentar el Plan Mundial en junio de 2011 en las Naciones Unidas, en Nueva York. Ha visitado programas contra el sida y de salud maternoinfantil desde Lusaka (Zambia) hasta Delhi (India) luchando incansablemente por garantizar que todos los países lleven a cabo los esfuerzos necesarios para lograr una generación son el VIH.  La semana pasada la Sra. Watts instó en Nueva York al Foro de Mujeres Líderes, que incluía a destacadas directoras generales y varias Primeras Damas africanas, a combinar sus esfuerzos por llegar a cero.