Un centro de salud en Níger recurre a una técnica innovadora y de bajo coste para mantener a los bebés con vida

Bookmark and Share

Reportaje

Un centro de salud en Níger recurre a una técnica innovadora y de bajo coste para mantener a los bebés con vida

02 de abril de 2013

El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, visita el centro de maternidad Issaka-Gazobi, que se ocupa de numerosos embarazos con complicaciones, y hace dos años empezó a proporcionar servicios a mujeres que viven con el VIH. Niamey, Níger.
Fotografía: ONUSIDA

Son las 10 de la mañana y el sol ya se encuentra en lo alto del cielo sobre Niamey, Níger. Dentro del centro de maternidad de Issaka-Gazobi un grupo de mujeres esperan con emoción una reunión que muchas nunca imaginarían que podría tener lugar. La primera dama de Níger, Aïssata Issoufou Mahamadou, junto con el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, se reunió con las mujeres durante su reciente visita al centro, que representa un ejemplo a seguir para el resto del país.

El año pasado, la instalación proporcionó servicio a más de 20.000 pacientes y hubo cerca de 6.000 partos. Actualmente, se ocupa de numerosos embarazos con complicaciones, y hace dos años empezó a proporcionar servicios a mujeres que viven con el VIH. "Este centro de maternidad es un ejemplo en Níger de servicios de prevención de la transmisión maternoinfantil", manifestó la Primera dama tras acudir al centro para donar alimentos y material médico al personal.

Níger se enfrenta a una tasa de mortalidad infantil extremadamente alta, la cual en 2012 alcanzó las 51 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, según las estimaciones del Gobierno. Como muchas otras salas de maternidad, Issaka-Gazobi se esfuerza por prestar cuidados de calidad en un entorno de recursos escasos. Sin embargo, este gran reto ha impulsado al personal del servicio a renovarse y adaptar un concepto ya utilizado en otro lugar a la situación local.

La 'madre canguro' es un concepto increíble. Me sorprende mucho ver cómo el centro ha adaptado la idea para aportar un calor que salve las vidas de bebés prematuros y permitir que las madres puedan mantener con vida a sus hijos

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

El centro no cuenta con suficientes incubadoras para mantener con vida a todos los bebés prematuros que están a su cuidado. Como solución, el personal ha desarrollado una bolsa que puede sujetar al recién nacido junto al cuerpo de su madre, de manera que pueda beneficiarse del calor de una incubadora humana. Aunque el concepto "madre canguro" se haya empleado en otros muchos países, Issaka-Gazobi es el primer lugar de Níger en promoverlo. El artilugio resulta una novedad en un país en el que la mayoría de las madres llevan a sus hijos en la espalda.

"La 'madre canguro' es un concepto increíble", afirmó el Sr. Sidibé tras ver esta innovadora incubadora humana. "Me sorprende mucho ver cómo el centro ha adaptado la idea para aportar un calor que salve las vidas de bebés prematuros y permitir que las madres puedan mantener con vida a sus hijos".

El centro Issaka-Gazobi proporciona tratamiento antirretrovírico gratuito a las madres que viven con el VIH con el fin de evitar la transmisión maternoinfantil del virus, por lo que casi todas las pacientes dan a luz a bebés sanos. Por desgracia, en muchos lugares del país no ocurre lo mismo. Níger estima que en 2011 menos del 65% de mujeres embarazadas recibieron una prueba del VIH y que menos del 30% de las que viven con el VIH tenían acceso a antirretrovíricos para prevenir la transmisión maternoinfantil. Además, la tasa de infección por el VIH entre los niños alcanzó el 22% en 2011.

Níger tendrá que superar muchos retos para detener las nuevas infecciones por el VIH en niños. Mientras que la mayoría de las mujeres embarazadas tienen acceso a una consulta prenatal, solo alrededor del 30% de ellas da a luz con ayuda de un profesional sanitario cualificado. Esto se debe principalmente a que mientras que las consultas prenatales son gratuitas, la ayuda profesional durante el parto cuesta dinero. Muchas mujeres embarazadas que dan positivo se pierden durante el seguimiento y no reciben el tratamiento que necesitan.

El Gobierno de Níger se esfuerza por ampliar sus servicios para prevenir la transmisión maternoinfantil (PTMI) del VIH, y para ello ha aumentado la financiación para la PTMI de 2,6% del presupuesto total en 2010 a 15,9% en 2011. Sin embargo, el país aún se enfrenta a un déficit de financiación de alrededor de 1,17 millones de dólares este año para los servicios de PTMI.

El Sr. Sidibé elogió al país por los esfuerzos que está realizando para mejorar los servicios sanitarios para las madres, y también alentó al país a seguir abriéndose paso para detener las infecciones por el VIH en los niños para 2015, así como para mantener a sus madres sanas.