Romper el pacto de silencio

Bookmark and Share

Reportaje

Romper el pacto de silencio

22 de enero de 2013

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, en compañía de Florence Ngoqo, a la izquierda, y la abuela de 101 años de Thabang Lebese, a la derecha.
Fotografía: ONUSIDA/M.Safodien

Thabang Lebese era un niño que creció en Orlando East, Soweto. Desde muy temprana edad ya daba patadas a las pelotas y asombraba a su familia con su talento en el campo de fútbol. No pasó mucho tiempo antes de que tuviera la oportunidad de unirse a uno de los clubes de fútbol más importantes de Sudáfrica y a los 15 años ya jugaba en el equipo juvenil de los Kaizer Chiefs.

Thabang jugó 279 partidos de la liga de fútbol de primera división durante sus 13 años de carrera. Fue uno de los escasos jugadores que han jugado para los grandes equipos: Chiefs, Orlando Pirates y Moroko Swallows. Fue un jugador muy querido y admirado y la gente todavía lo recuerda en la actualidad por su característico baile triunfal tras marcar un gol.

A principios de febrero de 2012, Thabang ingresó en el hospital Helen Joseph aquejado de "rigidez en la nuca y una terrible cefalea". Murió unos días después, el 12 de febrero de 2012. Dos semanas después de su muerte, la familia anunció públicamente que Thabang había muerto de una enfermedad relacionada con el sida.

"Al hacerlo, queríamos detener los cotilleos y los rumores. Queríamos que la gente lo supiera para que no hubiera especulaciones sobre porqué había muerto Thabang", dijo la tía de Thabang y portavoz de la familia, Naomi Lebese.

Su familia dijo que Thabang vivió en silencio y sufrió solo, ya que algunos amigos conocían la verdad, pero no sabían cómo ayudarle. Él quiso revelar su estado, pero era demasiado tarde.

"Thabang estaba demasiado asustado para desvelar su estado serológico públicamente", dijo  Mabalane Mfundisi, director de Show Me Your Number, el programa de prevención del VIH de la Unión sudafricana de jugadores de fútbol. "Creo que para las estrellas de fútbol es más difícil que para las personas normales revelar su estado, precisamente porque para ellos caer en desgracia es mucho más duro. La presión sobre los jugadores de fútbol por ser perfectos y obtener resultados es inmensa; después de tanto escrutinio público, es difícil admitir ser un simple mortal".

"Todo el mundo debe saber que si a una persona se le diagnostica el VIH, no está sola y dispone de muchos apoyos, incluido el tratamiento contra el VIH que salva vidas", dijo Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA.

Es muy importante romper el pacto de silencio que existe en torno al VIH

Sr. Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

La historia de Thabang muestra que a pesar del ambicioso programa para el VIH, la estigmatización relacionada con el VIH aun es generalizada en las comunidades sudafricanas.

UNAIDS, Show Me Your Number, el Consejo nacional sudafricano sobre el sida (SANAC) y la familia de Thabang se han asociado para realizar un anuncio de servicio público que difunda la historia de Thabang a fin de sacar a relucir los problemas relacionados con la estigmatización, el silencio y el secreto que rodean al VIH. El anuncio coincidió con el comienzo de la Copa de África de las Naciones 2013, que se celebra en Sudáfrica entre el 19 de enero y el 10 de febrero.

"Es muy importante romper el pacto de silencio que existe en torno al VIH", dijo el Sr. Sidibé. "Esto es lo que la familia Lebese ha hecho y al hacerlo, salvarán vidas", añadió.

"Creemos que podemos utilizar la historia de Thabang para ayudar a otras personas en su misma situación", dijo la madre de Thabang,  Florence Ngoqo. "Esperamos que la gente que vea el mensaje se dirija a sus seres queridos para buscar ayuda y hablar acerca de su estado. La gente debe hablar y las comunidades deben dejar de vivir en la negación".