Actualidad

ONUSIDA y la IDLO se comprometen a aumentar los esfuerzos para conseguir cero discriminación

02 de junio de 2014

ONUSIDA y la Organización Internacional para el Derecho del Desarrollo (IDLO) han firmado un acuerdo de cooperación para trabajar mano a mano en abordar la discriminación relacionada con el VIH. Las actividades de cooperación se centrarán en desarrollar entornos legales propicios para apoyar el acceso a los servicios de salud y promover la cero discriminación en las poblaciones vulnerables que viven y están afectadas por el VIH.

Estas actividades incluyen el fortalecimiento de la capacidad legal a nivel nacional en los sectores de la salud y la justicia, los ministerios de los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil. Su objetivo es revisar las leyes punitivas que impiden el acceso a la prevención, al tratamiento y a los servicios de asistencia del VIH.

Además, ambas organizaciones respaldarán redes de profesionales jurídicos, representantes de gobierno y organizaciones de la sociedad civil que trabajan en cuestiones relaciones con el VIH, el derecho y el acceso a la justicia y a los derechos humanos. El acuerdo facilitará el intercambio de experiencias y prácticas óptimas. Asimismo, servirá para fomentar la investigación y la colaboración en las publicaciones sobre derecho, así como las reformas de las políticas con el fin de proteger y fomentar los derechos humanos de las personas que viven y están afectadas por el VIH.

Las leyes de protección, que cuentan con los recursos adecuados y que están bien aplicadas, ayudan a ampliar el acceso a los servicios de salud y a los servicios sociales fundamentales con el fin de proteger del estigma, la discriminación y la violencia a las personas que viven con el VIH o son vulnerables a él.

En el año 2012, los gobiernos nacionales del 60% de los países informaron de la existencia de leyes, reglamentos y políticas que suponen una barrera a la prevención, al tratamiento, a la atención y al apoyo eficaces relacionados con el VIH para las poblaciones clave y los grupos de población vulnerables.

Las leyes discriminatorias, y su puesta en marcha, incluyen aquellas que restringen el acceso igualitario de la mujer a la educación, al empleo, a la propiedad, a la concesión de créditos y al divorcio. La aplicación de estas leyes hace que los trabajadores sexuales, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y las personas que consumen drogas tengan que esconderse y no puedan acceder a los servicios relacionados con el VIH; además, hace que las leyes sobre la transmisión del VIH sean demasiado amplias.

Citas

"Trabajar juntos para garantizar un entorno legal que proteja a las personas más afectadas por el VIH asegurará que todo el mundo tenga acceso a la prevención del VIH que puede salvar vidas y a los servicios de tratamiento sin miedo a discriminación o a represalias legales".

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

Citas

"Terminar con el estigma y la discriminación es fundamental para combatir el VIH. Esto incluye contar con sistemas legales que defiendan la igualdad y los derechos humanos, con jueces que no discriminen, con ciudadanos con más autonomía, y con servicios de salud en los que no haya discriminación".

Irene Khan, directora general de la IDLO