Informe mundial sobre las drogas 2014: hay que hacer más para combatir el consumo de drogas inyectables y el VIH

Bookmark and Share

Reportaje

Informe mundial sobre las drogas 2014: hay que hacer más para combatir el consumo de drogas inyectables y el VIH

26 de junio de 2014

Se ha de prestar mayor atención a las necesidades sanitarias y los derechos humanos de las personas que consumen drogas, en especial aquellas que se inyectan la droga y que viven con el VIH, según el Informe mundial sobre las drogas 2014, presentado el 26 de junio, Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, por el director ejecutivo de la UNODC, Yury Fedotov.

Para muchos de los consumidores de drogas existe una preocupante falta de programas basados en pruebas que se centren en la prevención, el tratamiento, la rehabilitación y la integración social. "Todavía existen graves carencias en la prestación de servicios. En los últimos años, solo uno de cada seis consumidores de todo el mundo ha tenido acceso o ha recibido servicios de tratamiento contra la dependencia a las drogas cada año", afirmó el Sr. Fedotov.

El consumo de drogas inyectables y el aumento de vulnerabilidad frente al VIH asociado sigue siendo un problema crucial y en algunas regiones, como determinadas partes de Europa, está empeorando. El informe, que por vez primera utiliza estimaciones de UNODC, ONUSIDA, el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud, indica que de los 12,7 millones de personas que se inyectan la droga en todo el mundo, en torno a 1,7 millones viven con el VIH (13 %).

La situación es especialmente grave en dos regiones, el Sudeste Asiático y Europa Oriental, donde la prevalencia del VIH entre las personas que se inyectan la droga es del 28,8 % y del 23 %, respectivamente. El informe cita estadísticas que muestran que en el caso de los 49 países de los que se dispone de datos, la prevalencia del VIH entre los usuarios de drogas inyectables es más de 22 veces superior a la de la población general y al menos 50 veces superior en 11 países.

Hemos observado que los países que han invertido de manera adecuada en servicios de reducción de daños han disminuido de forma considerable la transmisión del VIH entre las personas que se inyectan la droga.

Yury Fedotov, director ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

El Informe mundial sobre las drogas 2014 enfatiza la necesidad de poner en marcha servicios de reducción de daños, de los cuales los más importantes para prevenir la infección por el VIH son los programas de agujas y jeringas, la terapia de sustitución con opiáceos, el asesoramiento y las pruebas voluntarias y el tratamiento antirretrovírico. En los lugares en los que se dispone de estos programas, como en países de Europa Occidental y Central, se ha producido una disminución tanto en la incidencia del VIH como en el número de muertes relacionadas con el sida causadas por un uso poco seguro de las drogas inyectables.

Como mantiene el Sr. Fedorov en el prefacio del informe: "Hemos observado que los países que han invertido de manera adecuada en servicios de reducción de daños han disminuido de forma considerable la transmisión del VIH entre las personas que se inyectan la droga".

Además de examinar el consumo de drogas inyectables y el VIH, el informe explora otros de los problemas centrales en un mundo en el que la prevalencia del consumo de drogas se considera estable en la actualidad. Se trata de: los efectos de un aumento repentino en la producción de opio en Afganistán, el descenso del suministro de cocaína mundial, la combinación del descenso de consumo de cannabis en todo el mundo y su aumento en Norteamérica y la duplicación de las incautaciones de metanfetaminas entre 2010 y 2012.