La sentencia del Tribunal Supremo de India fomenta los derechos de las personas transgénero

Bookmark and Share

Reportaje

La sentencia del Tribunal Supremo de India fomenta los derechos de las personas transgénero

16 de mayo de 2014

La famosa bailarina, actriz e importante activista transgénero india, Laxmi Narayan, ha estado trabajando por los derechos de las personas transgénero durante más de dos décadas. Sin embargo, le sorprendió la reciente decisión del Tribunal Supremo de India, que concederá a los hijras y otras personas transgénero el derecho al reconocimiento formal de su pertenencia a un tercer género. "Hemos estado luchando por ello", dijo, "pero, personalmente, nunca pensé que esta sentencia llegaría a emitirse mientras yo viviera".

La señora Tripathi acogió positivamente la sentencia e hizo hincapié en cómo la comunidad transgénero ha soportado la discriminación y la ignorancia en India durante mucho tiempo. "Es maravilloso. Estos días me siento muy orgullosa de ser india", dijo.

Antes de que se dictara la sentencia, los miembros de la comunidad transgénero en India estaban obligados a identificarse exclusivamente como hombres o como mujeres en los documentos de identidad. Sin embargo, el hito de la sentencia del 15 de abril de 2014 no solo introduce el reconocimiento del tercer género, sino que además estipula que las personas transgénero deben tener acceso a los mismos derechos de bienestar social, al igual que otras minorías del país.

En el momento en el que se dictó dicha sentencia, el juez K.S. Radhakrishnan, que copresidió la sala del Tribunal Supremo, dijo que "el reconocimiento de las personas transgénero como tercer género no es una cuestión social o sanitaria, sino de derechos humanos".

La decisión afectará a todos los individuos cuyas características físicas no se correspondan con el sexo al que pertenecieron al nacer. Con una población de más de 1.200 millones de habitantes, de los cuales, en torno a 500.000 y 1 millón son personas transgénero, India se ha unido a la lista de países de la región que reconocen formalmente los derechos del tercer género. Además, la comisión electoral de India ha introducido una nueva categoría de género en los formularios de registro de votantes para las elecciones de este año, de modo que las personas transgénero puedan inscribirse.

La encuesta de vigilancia centinela del VIH (HSS) de 2010 y 2011 observó que las personas transgénero poseen la mayor prevalencia del VIH entre todos los grupos de población encuestados en el país, con aproximadamente un 8,8% de prevalencia del VIH a nivel nacional, comparado con el 0,3% de la población general. Sin embargo, en India, así como en Asia y el Pacífico en conjunto, los programas y las iniciativas orientadas a las personas transgénero carecen ampliamente de respuestas al VIH a nivel nacional.

A pesar de los progresos en el reconocimiento de la identidad de las personas transgénero, aún quedan desafíos significativos por abordar. Los activistas advierten que aún queda un largo camino para garantizar a los hijras y a los miembros de la comunidad transgénero el acceso equitativo a la educación, la vivienda, el empleo y los servicios sanitarios, incluidos aquellos relacionados con el VIH.

La sentencia queda empañada por la decisión del Tribunal Supremo de India de finales de 2013 de restaurar el artículo 377 del código penal de país, que tipifica como delito las relaciones sexuales adultas de mutuo acuerdo entre personas del mismo sexo. En 2009, el Tribunal Supremo de Delhi decidió que la aplicación de la ley de 150 años de antigüedad que tipifica como delito las "relaciones sexuales contra el orden natural" de mutuo acuerdo entre adultos era inconstitucional. Ahora, en India, las personas homosexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, así como las personas lesbianas, bisexuales y transgénero vuelven a enfrentarse a la posibilidad de ser perseguidos por la justicia. Los activistas y comunidades de grupos de población clave con mayor riesgo han denunciado un aumento en los casos de extorsión y actividades delictivas contra los hombres homosexuales tras el restablecimiento del artículo 377. El miedo a la discriminación, la identificación y las repercusiones legales disuade a las personas del acceso a los servicios sanitarios y de atención al VIH, lo cual obstaculiza los esfuerzos en la prevención y tratamiento del VIH.

"La sentencia sobre la identidad transgénero tendrá una buena acogida y supone un paso adelante para India. Pero queremos que los gobiernos y la sociedad civil apoyen a todas las personas, incluidos los homosexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, así como a las personas lesbianas, bisexuales y transgénero para que ejerzan sus derechos y puedan acceder a la información y los servicios de atención al VIH sin miedo a la penalización", dijo Oussama Tawil, director nacional de ONUSIDA en India. Tawil aludió a las declaraciones de ONUSIDA de finales de 2013 que exhortaban a India y a todos los países a retirar las leyes que penalizaran las relaciones sexuales de mutuo acuerdo entre personas del mismo sexo.

Para Laxmi Narayan Triparthi, su compromiso con el movimiento por la igualdad de derechos y el acceso a los servicios para las personas transgénero en India y en todo el mundo continúa. "Supondrá un gran esfuerzo por nuestra parte. Estamos luchando por obtener educación en cuestiones transgénero como parte del sistema educativo para que las mentes jóvenes estén al tanto de estos asuntos desde una edad temprana. Los gobiernos de los respectivos países deberían reconocer a las personas transgénero tal y como somos y facilitar nuestra integración en la sociedad mediante la legislación".