Comunicado de prensa

Los expertos piden el reforzamiento de los servicios jurídicos para luchar contra la discriminación por el VIH en Asia y el Pacífico

Bali, 8 de agosto de 2009— Sesenta expertos jurídicos, personas que viven con el VIH y representantes de poblaciones fundamentales en trece países de la región de Asia y el Pacífico han hecho hoy un llamamiento a los gobiernos para que luchen contra la discriminación por el VIH reforzando y ampliando los servicios jurídicos relacionados con el virus. Los expertos asistían a un seminario sobre servicios jurídicos relacionados con el VIH organizado conjuntamente por la Organización Jurídica Internacional para el Desarrollo (IDLO), la Red de Personas que Viven con el VIH/Sida de Asia-Pacífico (APN+), el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Los expertos también han revisado un conjunto de herramientas elaborado recientemente por la IDLO,ONUSIDA y el PNUD para mejorar el acceso a servicios jurídicos en los países en desarrollo y economías en transición, uno de los vacíos más importantes en la respuesta mundial al VIH. El conjunto de herramientas ayudará a los gobiernos y ONG a: 1) desarrollar propuestas y remitir peticiones a los donantes, y 2) instaurar, ampliar y reforzar los servicios jurídicos relacionados con el VIH.

El conjunto de herramientas ofrece orientación sobre modelos de prestación de servicios jurídicos aplicables en una diversidad de contextos por parte de organismos gubernamentales, organizaciones jurídicas independientes interesadas por el VIH, grupos de servicio comunitario y pro derechos humanos, universidades y abogados del sector privado. También incluye un currículo formativo sobre los modelos para abogados y personal parajurídico; vigilancia y evaluación de los programas, y estrategias de movilización de recursos.

«La experiencia en la respuesta al sida ha demostrado que el acceso a servicios jurídicos es un aspecto importante para asegurar la protección contra la discriminación, obtener reparación por violaciones de los derechos humanos y ampliar el acceso a prevención y tratamiento del VIH», ha afirmado David Patterson, Director del Programa sobre Legislación del VIH y Salud de la IDLO. «Sin embargo, estos programas no están convenientemente apoyados por las respuestas nacionales al sida, y allí donde existen, la calidad y la escala son a menudo insuficientes».

Las personas infectadas o afectadas por el VIH requieren con frecuencia asistencia práctica para mantener una vivienda adecuada, conservar la custodia de los hijos, hacer valer los derechos de propiedad y sucesión o acceder a asistencia sanitaria, educación o empleo sin discriminación. El acceso a servicios jurídicos es aún más importante en contextos con una legislación punitiva. Un número creciente de países está aprobando leyes genéricas que penalizan la transmisión del VIH. Los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, los profesionales del sexo y las personas que consumen drogas se enfrentan a sanciones penales en muchos países, lo que bloquea el acceso a servicios para el VIH e intensifica la vulnerabilidad al virus.

«ONUSIDA defiende que el acceso a la justicia debe ser un componente básico y programático del movimiento hacia el acceso universal a prevención, tratamiento, atención y apoyo relacionados con el VIH», ha declarado Susan Timberlake, Asesora Principal sobre Derechos Humanos y Legislación de ONUSIDA. «La realidad persistente de la discriminación, ya sea debida al estado del VIH, el género o la condición social, significa que los servicios jurídicos constituyen un elemento crítico e indispensable de una respuesta global a la epidemia».

No hay un solo modelo de servicios jurídicos 

Los servicios jurídicos en el contexto del VIH adoptan múltiples formas; entre ellas: información y asesoramiento jurídicos, incluso a través de líneas telefónicas directas; litigación formal, incluida la litigación estratégica para crear políticas legislativas; mediación y otras formas de resolución de conflictos; asistencia ante sistemas jurídicos informales o tradicionales (p.ej., tribunales populares), y educación jurídica de la comunidad. Los proveedores de servicios jurídicos no siempre son abogados; también pueden ser personal parajurídico, voluntarios, estudiantes o educadores inter pares. Estos servicios se dispensan en una diversidad de contextos, como centros de asesoramiento y tratamiento del VIH y centros especializados en asistencia jurídica, además de contextos penitenciarios y comunitarios. El trabajo también puede estar vinculado con la abogacía por la reforma legislativa.

Según Jeff O’Malley, Director del grupo del VIH/sida del PNUD, «la justificación para apoyar los servicios jurídicos en materia del VIH asienta en dos argumentos relacionados. En primer lugar, son esenciales para mejorar el acceso a la justicia y constituyen un medio crítico para proteger los derechos humanos de las poblaciones vulnerables y socialmente marginadas. En segundo lugar, son esenciales como forma de asegurar resultados óptimos por lo que respecta al VIH, la salud y el desarrollo, resultados todos ellos que dependen y se fundamentan en el cumplimiento efectivo de los derechos».

«Uno de nuestros objetivos es apoyar a los países para que reconozcan lo importantes que pueden ser los servicios jurídicos para alcanzar el acceso universal y el ODM 6, y después trabajar con ellos para desarrollar una estrategia que les permita ampliar progresivamente tales servicios», explica O’Malley. «Los servicios jurídicos existentes en relación con el VIH suelen ser pequeños en cuanto a escala y dispares en cuanto a cobertura. Con altos niveles de marginación “legal” de poblaciones fundamentales, la consecución del acceso universal a prevención, tratamiento, atención y apoyo exige un compromiso para reforzar la protección legal y el acceso a servicios jurídicos relacionados con el VIH».

«Hay ejemplos extraordinarios del magnífico trabajo que se está realizando para proporcionar servicios jurídicos», añade Patterson. «Es imperativo que los servicios jurídicos se pongan a escala con la misma urgencia con la que intentamos proporcionar tratamiento»-

En el seminario han participado delegados de Australia, Camboya, China, Filipinas, India, Indonesia, Malasia, Nepal, Pakistán, Papua Nueva Guinea, Sri Lanka, Tailandia y Viet Nam. El seminario ha tenido lugar antes del Congreso Internacional sobre el Sida en Asia y el Pacífico. Está previsto que el congreso sea inaugurado el domingo 9 de agosto por el Presidente de la República de Indonesia, Su Excelencia el Dr. Susilo Bambang Yudhoyono. El apoyo financiero para el seminario ha corrido a cargo de AusAID y la OFID.

La APN+ es la red de personas que viven con el VIH y el sida en la región de Asia y el Pacífico. Creada en 1994 en una reunión en Kuala Lumpur a la que asistieron 42 personas que vivían con el VIH y el sida (PVVS) en ocho países, la APN+ se plantea como objetivos responder a la necesidad de una voz colectiva de las PVVS de Asia y el Pacífico; mejorar los vínculos de las PVVS de la región con la Red Mundial de PVVIH (GNP+) y redes de personas positivas en todo el mundo; apoyar las respuestas regionales al estigma y la discriminación generalizados, y mejorar el acceso a tratamiento y asistencia. La APN+ celebra actualmente su decimoquinto aniversario con miembros de 28 países de toda la región de Asia y el Pacífico, y mantiene una Secretaría en Bangkok que coordina un número creciente de proyectos regionales enfocados a las PVVS. (www.apnplus.org)

AusAID es el organismo del Gobierno australiano responsable de gestionar su programa de asistencia en ultramar. La finalidad de este programa es ayudar a los países en desarrollo a reducir la pobreza y alcanzar un desarrollo sostenible, en consonancia con los intereses nacionales de Australia. El International Seminar Support Scheme (ISSS) de AusAID aportó apoyo financiero adicional para el seminario. El ISSS sufraga la asistencia a seminarios orientados al desarrollo internacional en Australia y ultramar. El esquema contribuye a acrecentar el conocimiento y la pericia técnica en los países en desarrollo, e intensifica los vínculos entre el Gobierno y los sectores académico y comunitario en Australia y otros países asociados en proceso de desarrollo. (www.ausaid.gov.au)

La IDLO es una organización intergubernamental imparcial que promueve la reforma legislativa, normativa e institucional para acelerar el desarrollo económico y social en países en desarrollo y transición. Fundada en 1983 como una de las organizaciones pioneras en la dispensación de asistencia jurídica, la IDLO utiliza su acceso a los gobiernos y grupos interesados de diferentes ideologías --así como su conocimiento experto y su enorme red de asociados-- con el fin de crear oportunidades para aquellos que más las necesitan. (www.idlo.int)

La OFID, la institución financiera para el desarrollo de los estados miembros de la OPEP, se estableció con el objetivo de proporcionar apoyo financiero para el desarrollo socioeconómico, especialmente en los países con ingresos bajos. En la región de Asia y el Pacífico, la OFID apoya programas de la IDLO sobre VIH y legislación en China, Indonesia y Papua Nueva Guinea. (www.ofid.org)

ONUSIDA es una iniciativa conjunta innovadora de las Naciones Unidas que reúne en la respuesta al sida los esfuerzos y recursos de la Secretaría del ONUSIDA y diez organizaciones del sistema de las Naciones Unidas. El ONUSIDA tiene su Secretaría en Ginebra (Suiza) y personal residente en más de 80 países. Los copatrocinadores son ACNUR, el UNICEF, el PMA, el PNUD, el UNFPA, ONUDD, la OIT, la UNESCO, la OMS y el Banco Mundial. La prioridad fundamental del ONUSIDA es contribuir a alcanzar los compromisos mundiales con el acceso universal a intervenciones globales de prevención, tratamiento, atención y apoyo relacionados con el VIH. Visite la página web del ONUSIDA en www.unaids.org.

El PNUD es la red para el desarrollo mundial de las Naciones Unidas. Aboga por el cambio y conecta a los países con conocimiento, experiencia y recursos para ayudar a las personas a construir una vida mejor. Dispone de personal sobre el terreno en 166 países, y trabaja con ellos para que encuentren sus propias soluciones a los retos nacionales y mundiales que plantea el desarrollo. A medida que acrecientan su capacidad local, los países se benefician del personal del PNUD y su amplia gama de asociados. (www.undp.org)

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país