Comunicado de prensa

Haití necesita apoyo internacional para reconstruir su respuesta al sida

En su nuevo informe, ONUSIDA pide que se apoye a Haití, el país del Caribe más afectado por el VIH, a través un enfoque basado en la coordinación

GINEBRA, 26 de febrero de 2010 – ONUSIDA pide que se apoye a Haití, el país del Caribe más afectado por el VIH, a través de un enfoque basado en la coordinación, a fin de restablecer la respuesta al sida tras el terremoto del 12 de enero. Después de haber realizado una rápida valoración inicial sobre la situación actual del país junto con el Ministerio de salud pública y población, ONUSIDA ha publicado un documento conceptual que lleva por título Ayudar a Haití a reconstruir su respuesta al sida. Así, en el informe se explica la situación en la que se encuentra actualmente Haití y se indica qué sería preciso en estos momentos para cubrir las necesidades más inmediatas e intermediarias en lo que se refiere a la respuesta al sida. Con todo, ONUSIDA seguirá revisando y actualizando dichas valoraciones a medida que vaya obteniendo más información al respecto.

“Que un país con una alta prevalencia del VIH sufra un desastre natural tan grande es algo sin precedentes”, afirmó el Sr. Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA.

Antes del terremoto, alrededor de 120.000 personas vivían con el VIH en Haití. Las relaciones heterosexuales constituyen el principal impulsor de la epidemia en el país, y aproximadamente el 53% de las personas que viven con el VIH son mujeres.

La mayoría de los daños estructurales se produjeron en los tres departamentos (Oeste, Sudeste y Nippes), donde reside casi el 60% de la población que vive con el VIH.

“En estos momentos, más de un millón de personas están viviendo en centros de acogida temporales, donde están expuestas a un mayor riesgo de sufrir todo tipo de violencia, como la violencia sexual y de género", añadió el Sr. Sidibé. "Es necesario poner en marcha programas cuyo objetivo sea reducir la vulnerabilidad al VIH y garantizar la protección de esas personas”.

Las tres zonas más afectadas también contaban con más de la mitad de los lugares en los que se administra tratamiento antirretrovírico existentes en el país. Los equipos de evaluación han comprobado que se han montado tiendas a modo de clínicas provisionales, con el fin de contribuir a mejorar el acceso al tratamiento. No obstante, el Ministerio de salud calcula que menos del 40% de las 24.000 personas que viven con el VIH que estaban bajo tratamiento antes del terremoto han podido tener de nuevo acceso al mismo.

Asimismo, algunas redes de la sociedad civil de personas que viven con el VIH, al igual que otras muchas organizaciones que ofrecen servicios relacionados con el virus, se han visto afectadas por el seísmo y, por tanto, también necesitarán ayuda.

En la actualidad, los servicios y los programas relacionados con el VIH se han interrumpido drásticamente en Haití; por ello, el país va a necesitar un apoyo sostenido e integral para volver a impulsar los objetivos universales de acceso a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH.

Se han establecido siete acciones prioritarias:

1. Restaurar los sistemas sanitarios (entre los que se incluyen los servicios de tratamiento antirretrovírico y de la PTMI).

2. Proteger a los desplazados del VIH

3. Reconstruir la red nacional y local de personas que viven con el VIH.

4. Apoyar las medidas de protección social.

5. Reactivar los programas de prevención del VIH.

6. Restablecer los mecanismos de coordinación integrales para una respuesta al sida

7. Desarrollar un mecanismo de evaluación y de seguimiento integral.

Actualmente, ONUSIDA está trabajando con sus asociados para integrar el VIH en el proceso de Evaluación de las necesidades posteriores a las catástrofes, a fin de garantizar que las necesidades relacionadas con el VIH señaladas estén incluidas en los esfuerzos de asistencia humanitaria existentes, así como en los próximos planes de recuperación. El restablecimiento del programa nacional sobre el sida de Haití deberá combinar las necesidades y las acciones humanitarias actuales relacionadas con el VIH con el objetivo estratégico a largo plazo de crear, si cabe, una mejor respuesta al sida.

Antes del seísmo, el presupuesto nacional para el sida anual de Haití era de 132 millones de dólares estadounidenses. ONUSIDA calcula que, en los próximos seis meses, se necesitarán 70 millones más para lograr cubrir las necesidades inmediatas de la respuesta al sida en el país.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país