Declaración de prensa

Declaración conjunta de los organismos de las Naciones Unidas sobre la presentación de cargos criminales contra activistas del VIH, personal sanitario y trabajadores sociales en Europa oriental y Asia central

GINEBRA, 15 de julio de 2010 — Cinco organismos de las Naciones Unidas (UNICEF, el UNFPA, la OMS, el ONUSIDA, y el PNUD) expresan su preocupación por que el personal sanitario y los trabajadores sociales hayan sufrido a causa de sus actividades profesionales en la respuesta al VIH en varios países de Europa oriental y Asia central.

Las persecuciones, las investigaciones criminales, las detenciones y las condenas que sufren los activistas del VIH, el personal sanitario y los trabajadores sociales no les afecta solo a aquellos que están involucrados, sino que también disuade a otros activistas y profesionales. Además, priva a las sociedades de algunos de los recursos más valiosos y esenciales en la respuesta a la epidemia: el compromiso y la energía de las personas en la comunidad.

El personal sanitario, los trabajadores sociales y los agentes de extensión de la cobertura se encuentran en la primera línea de la respuesta al VIH, pues proporcionan asistencia crucial a los cientos de miles de personas que la necesitan. Asimismo, ayudan a los países a cumplir sus objetivos y obligaciones en la respuesta al virus al trasladar los esfuerzos de los gobiernos a las personas más vulnerables al VIH: los jóvenes y los grupos de población más expuestos a la infección.

En varios países de Europa oriental y Asia central, el personal sanitario, los trabajadores sociales y los voluntarios han sido procesados por sus actividades profesionales, con las que se sienten obligados para poder salvar vidas, pues la epidemia no espera a que las sociedades se adapten y repasen sus principios y enfoques.

Las actividades de estos profesionales se guían por pruebas científicas que indican el mejor modo de conseguir buenos resultados en salud pública. El personal sanitario y los trabajadores sociales a menudo desafían los tabúes para informar a los adolescentes sobre los comportamientos que llevan a la infección por el VIH, ayudar a los usuarios de drogas inyectables a través de la reducción de daños, prestar apoyo a los programas de prevención destinados a profesionales del sexo y hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, y para trabajar en centros que ofrecen terapia de sustitución oral a usuarios de drogas o en instalaciones sanitarias cuyas condiciones están lejos de la perfección.

La región de Europa oriental y Asia central es la única del mundo donde el número de nuevas infecciones por el VIH sigue creciendo. La contribución de estos profesionales que están en primera línea es fundamental para responder a la epidemia en la región. Necesitan que las autoridades les presten apoyo y protección, y que se garanticen sus derechos humanos básicos

Los organismos de las Naciones Unidas hacen un llamamiento a los gobiernos para que reconozcan el papel crucial que desempeñan el personal sanitario y los trabajadores sociales en la prevención y el tratamiento de la infección por el VIH, y para que comprendan mejor la complejidad de su labor. Instamos a los gobiernos de la región a acabar con las persecuciones y el hostigamiento contraproducentes, a suspender los trámites que les impiden realizar su trabajo, y a liberar a los detenidos.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país