Comunicado de prensa

Un informe de la Fundación Kaiser Family y el ONUSIDA muestra que el apoyo de los países donantes para el alivio del sida se estancó en 2009 durante la crisis económica mundial, con una aportación anual de USD 7.600 millones

VIENA, Austria – En general, el apoyo a los esfuerzos mundiales en la respuesta al sida por parte de los países donantes se estancó en plena crisis económica mundial el año pasado, de acuerdo con un nuevo análisis sobre los niveles de financiación de 2009 elaborado por la Fundación Kaiser Family (KFF, en sus siglas en inglés) y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH y el sida (ONUSIDA).

En 2009, el G8, la Comisión Europea y otros gobiernos donantes aportaron USD 7.600 millones para el alivio del sida en países en desarrollo, en comparación con los USD 7.700 millones de 2008.

Las cifras totales de 2009 terminaron con una tendencia de incrementos anuales de dos dígitos en los puntos porcentuales del apoyo que prestan los donantes a la asistencia internacional del sida, un ciclo que se venía desarrollando, al menos, desde 2002, cuando los gobiernos donantes aportaron un total de USD 1.200 millones. Los resultados son coherentes con datos preliminares sobre las tendencias generales en cuanto a asistencia oficial para el desarrollo durante la recesión mundial e inestabilidad económica del año pasado.

“Básicamente, el año pasado los países donantes se mantuvieron a flote en lo que respecta al alivio del sida, pero no realizaron recortes generales mientras lidiaban con el tsunami económico que supone una recesión global", señaló el presidente y director general de KFF, Drew Altman. “El tiempo nos dirá si la asistencia recobra su rápido crecimiento cuando la recuperación mundial se haya afianzado”. 

“La reducción de la inversión en programas del sida está perjudicando a la respuesta. En un momento en el que estamos viendo resultados en la prevención y el tratamiento del VIH, debemos ampliarla, no recortarla", manifestó Michel Sidibé, director ejecutivo del ONUSIDA.

Las cifras totales de este año reflejan un aumento sustancial en los fondos que han aportado los Estados Unidos (que han pasado de USD 3.950 millones en 2008 a USD 4.400 millones en 2009), lo que ha contribuido a compensar las reducciones en la asistencia de Canadá, Francia, Alemania, Irlanda, Italia y los Países Bajos.

Los Estados Unidos siguen siendo el mayor país donante del mundo. En 2009, aportó más de la mitad (58%) de las contribuciones, seguido del Reino Unido (10,2%), Alemania (5,2%), los Países Bajos (5%), y Francia (4,4%). La asistencia de Dinamarca supuso un 2,5%.

Los gobiernos facilitaron la información necesaria para elaborar este nuevo informe, que contiene los últimos datos disponibles en cuanto a financiación de los donantes. Para ello, los expertos se encargaron de recopilar y analizar la información como parte de la colaboración entre Kaiser y el ONUSIDA. Además, contaron con el apoyo del Centro Stimson para realizar el estudio, en el que no se ha examinado la asistencia que ofrecen los países donantes a otros esfuerzos de sanidad y desarrollo.

Entre otras conclusiones clave se encuentran:

  • El ONUSIDA calcula que en 2009 se necesitaron USD 23.600 millones para hacer frente a la epidemia en países de ingresos bajos y medianos. De acuerdo con estas estimaciones, esto sugiere que existe una brecha creciente de USD 7.700 millones entre los recursos disponibles y los necesarios.
  • En 2009, los países donantes desembolsaron USD 5.900 millones de forma bilateral y por medio de organizaciones multilaterales, así como USD 1.600 millones a través del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, y USD 123 millones para UNITAID.

El informe completo está disponible en línea en el sitio web de la Fundación Kaiser Family http://www.kff.org/hivaids/7347.cfm y en el del ONUSIDA http://www.unaids.org.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país