Comunicado de prensa

Un informe advierte de que el estancamiento de los fondos mundiales destinados a la investigación de la prevención del VIH puede limitar la capacidad de los investigadores de seguir desarrollando enfoques prometedores

VIENA (20 de julio de 2010) – Tras los importantes avances en la investigación de vacunas y microbicidas, como los resultados del ensayo del gel microbicida CAPRISA 004 en mujeres de Sudáfrica, que ha sido presentado hoy y que demuestra tener un 39% de eficacia, se ha publicado también hoy un nuevo informe que advierte de que el estancamiento de los fondos destinados a la investigación de la prevención del VIH puede limitar la capacidad de los investigadores de seguir progresando con rapidez en enfoques prometedores.

El informe analiza las inversiones que se realizaron durante 2009 en la investigación biomédica de la prevención del VIH y concluye que el inicio de la recesión mundial no afectó inmediatamente a los niveles de financiación. Los fondos totales se mantuvieron estables (en aproximadamente 1.165 millones de USD) para vacunas, microbicidas, profilaxis previa a la exposición e investigaciones operativas relacionadas con la circuncisión masculina.

Ante el escenario de una crisis económica que ha afectado profundamente a las economías y a los presupuestos públicos de aquellos que financian este tipo de investigación, la estabilidad de los fondos para la prevención del VIH es motivo de un optimismo cauto. Sin embargo, gran parte de los fondos aportados en 2009 era probablemente el reflejo de los compromisos adoptados cuando la economía mundial era mucho más saludable. Ahora que estos compromisos llegan a su fin, la preocupación es si los donantes serán capaces de renovar su compromiso manteniendo los niveles de financiación actuales. Además, los autores del informe indican que este estancamiento de los fondos podría tener graves consecuencias para este campo, ya que los resultados de los principales ensayos de prevención harán avanzar la agenda de investigación. Advierten por ello de que los investigadores podrían no disponer de recursos suficientes para seguir desarrollando oportunidades importantes para prevenir el VIH.

El sexto informe anual del Grupo de trabajo para el seguimiento de recursos destinados a vacunas y microbicidas para el VIH, titulado Advancing the Science in a Time of Fiscal Constraint: Funding for HIV Prevention Technologies in 2009 [Haciendo avanzar la ciencia en una época de limitaciones fiscales: Fondos para las tecnologías de prevención del VIH en 2009], fue publicado hoy durante la XVIII Conferencia Internacional sobre el Sida, celebrada en Viena, Austria. El informe estudia las inversiones que los sectores público, filantrópico y comercial realizaron durante 2009 en la investigación biomédica de la prevención del VIH. Las vacunas recibieron la mayor parte de los fondos, con un total de 868 millones de USD, lo que supone los mismos niveles de financiación de 2008. La inversión en microbicidas se situó en 236 millones de USD, un 3% menos que en 2008. Por su parte, los recursos destinados a la profilaxis oral previa a la exposición aumentaron un 18% respecto al año anterior, alcanzando los 52 millones de USD.

La estabilidad de los fondos es esperanzadora, ya que en 2008 los recursos destinados a la investigación de vacunas para el sida habían disminuido un 10%, pero el Grupo de trabajo identificó varias áreas preocupantes si los fondos siguen estancados, como pueden ser el aumento de los costes en las últimas etapas de la investigación clínica, la dependencia de pequeños grupos de donantes, y la falta de diversidad de estos. Asimismo, el Grupo de trabajo resalta que los resultados de CAPRISA 004, aunque son apasionantes, no son en ningún caso una respuesta definitiva sobre los microbicidas basados en antirretrovíricos, por lo que se necesitará una investigación esclarecedora debidamente financiada.

El Grupo de trabajo ha identificado desde el año 2000 una tendencia general de aumento de los fondos aportados por nuevos donantes que se han unido al esfuerzo de apoyar la investigación de la prevención del VIH. Sin embargo, la estabilidad de los fondos durante 2009 se debe en gran medida a que los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos y la Fundación Bill & Melinda Gates han mantenido o aumentado sus aportaciones, que juntas alcanzaron el 79% de los fondos destinados a vacunas, el 59% en el caso de los microbicidas y el 70% en el de la profilaxis previa a la exposición.

“Con cinco nuevas infecciones por cada dos personas que inician el tratamiento, no podemos abandonar nuestra búsqueda de nuevas herramientas de prevención del VIH”, afirmó Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA. “Se deben mantener y ampliar por tanto las inversiones para la prevención”.

 “Según luchamos por ampliar los fondos y los compromisos políticos para la investigación de la prevención del VIH y la respuesta al sida en general, debemos trabajar también para encontrar formas inteligentes e innovadoras de hacer el mejor uso posible de los fondos disponibles con el fin de ampliar la prestación de las intervenciones existentes y buscar otras nuevas”, afirmó Mitchell Warren, director ejecutivo de AVAC. “Los investigadores, promotores y donantes en el campo de la prevención del VIH deben comprometerse a trabajar juntos para garantizar que hagamos el mejor y más inteligente uso posible de los recursos limitados, asegurándonos al mismo tiempo de que las intervenciones más prometedoras sigan avanzando”.

Los últimos resultados de diversos estudios a gran escala, y algunos que están por venir, podrían cambiar radicalmente la trayectoria de la investigación en la prevención del VIH y aumentar la necesidad de financiación. Entre estos están los resultados del ensayo de vacunas para el sida en Tailandia RV144, que reveló una protección modesta frente al VIH y demostró por primera vez científicamente que es posible encontrar una vacuna para el sida. También se encuentran los resultados de un importante estudio demostrativo preliminar del microbicida CAPRISA 004, publicados ayer durante la conferencia sobre el sida de Viena, así como los resultados de dos ensayos de profilaxis previa a la exposición que se esperan el próximo año.

 “Este es un momento muy emocionante en la investigación de la prevención del VIH”, afirmó Seth Berkley, presidente y director ejecutivo de la Iniciativa internacional en pro de una vacuna para el sida. “Ya que el campo de la investigación de la prevención está preparado para conseguir avances científicos, la disponibilidad y flexibilidad de los fondos será esencial. Nuestra capacidad de realizar descubrimientos y llevar a cabo incluso el más crítico de estos ensayos a gran escala está en peligro en la situación de financiación actual”.

“Debemos trabajar para garantizar continuamente que los recursos estén disponibles para cumplir la promesa de conseguir nuevos avances científicos que puedan salvar millones de vidas”, afirmó la Dra. Zeda Rosenberg, directora ejecutiva de la Alianza internacional para los microbicidas. “Los microbicidas, la profilaxis previa a la exposición, las vacunas y el tratamiento como prevención son solo el principio de una mayor promesa en torno a la prevención del VIH en los ensayos a gran escala. Al trabajar juntos para desarrollar estas herramientas y transformar nuestros objetivos de salud mundial en realidades, nuestro éxito dependerá de que contemos con recursos suficientes para seguir el ritmo de los avances de la investigación en este campo.”

Desde 2004, el Grupo de trabajo para el seguimiento de recursos destinados a vacunas y microbicidas para el VIH ha generado estimaciones de la inversión en investigación y desarrollo que se pueden comparar año a año, de una herramienta de prevención del VIH a otra, y a través de diversas fuentes de financiación. Esta iniciativa respalda la Declaración de compromiso en la lucha contra el VIH/SIDA del Periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2001, que pidió que se desarrollaran tecnologías de prevención sostenibles y asequibles, como las vacunas y los microbicidas para el VIH. La información recopilada durante los años anteriores también ha servido para que el grupo de trabajo y otros hayan hecho seguimientos de los niveles de esfuerzo, analizado el significado de las tendencias de las inversiones, y evaluado el impacto de las políticas públicas que pretenden acelerar los progresos científicos.

El Grupo de trabajo está formado por Global Advocacy for HIV Prevention (AVAC), la Iniciativa internacional en pro de una vacuna contra el sida (IAVI), International Partnership for Microbicides (IPM), y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre le VIH/Sida (ONUSIDA).

Para más información en línea, consulte www.hivresourcetracking.org

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país