Comunicado de prensa

Prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH es esencial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio en África

UNAIDS Executive Director, Mr Michel Sidibe (left) meeting the President of Burkina Faso, H. E. Blaise Compaore  El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, (izq.) se reúne con el presidente de Burkina Faso, H. E. Blaise Compaore durante la Cumbre de la Unión Africana en Uganda, 27 de julio de 2010.

Kampala, 27 de julio de 2010- Invertir en la salud de mujeres y niños fue el tema central de la Cumbre de alto nivel de la Unión Africana, celebrada del 25 al 27 de julio en Kampala, Uganda. A la reunión acudieron más de 35 jefes de estado y políticos, quienes resaltaron los avances y los retos que surgen en el camino hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) 4 y 5, que piden que se reduzca la mortalidad infantil y se mejore la salud materna.

Con solo un 11% de la población mundial, en África se producen más de la mitad de todos los fallecimientos maternos e infantiles. A pesar de los progresos de la salud mundial, el continente africano tiene la mayor proporción de mortalidad materna y el mayor índice de mortalidad infantil del mundo. Los avances hacia los ODM 4 y 5 han sido lentos en el mejor de los casos, ya que en muchos países se han visto dificultados por la falta de recursos económicos para la salud y la gestión de programas.

“Creo firmemente que un nuevo movimiento para evitar que las madres mueran y que los bebés se infecten por el VIH es posible”, afirmó Wade, presidente de Senegal, quien presentó el problema de la transmisión maternoinfantil del VIH en la Cumbre. “Los progresos en salud materna e infantil en África (y de hecho, los progresos en la salud de nuestras poblaciones en general) dependen en gran medida de los avances en la respuesta al sida”.

Según un estudio reciente publicado en The Lancet, la reducción de la mortalidad materna se ha ralentizado por la epidemia actual. Según el estudio, se estima que en 2008 murieron 343.000 madres. Los investigadores afirman que se podrían salvar 60.000 vidas más cada año si las mujeres recibieran diagnósticos y tratamientos del VIH adecuados.

UNAIDS Executive Director, Mr Michel Sidibe (left) meeting the President of Namibia H.E. Hifikepunye Pohamba  El director ejecutivo de ONUSIDA, Miche Sidibé (izq.) se reúne con el presidente de Namibia, H.E. Hifikepunye Pohamba, en la Cumbre de la Unión Africana ein Uganda, 27 de julio 2010.

Por su parte, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, recordó a los participantes que existe un vínculo crítico entre la respuesta al sida y la salud materna e infantil. Globalmente, el sida es la principal causa de muerte de mujeres en edad reproductiva. En muchos países del continente africano, también es la principal causa de muerte de bebés y niños pequeños. Cada año, cerca de 400.000 niños nacen con el VIH en África.

Sidibé reiteró una vez más en Kampala que su llamamiento a eliminar casi por completo la transmisión maternoinfantil del VIH es un objetivo alcanzable. Sin embargo, también señaló que conseguir una generación libre del VIH, junto con los ODM 4 y 5, dependerá en gran medida de que se fortalezcan los sistemas sanitarios.

“La transmisión maternoinfantil del VIH se ha eliminado casi por completo en el hemisferio norte. Es inaceptable que tantos bebés sigan naciendo con el VIH en África”, afirmó Sidibé. Países como Botswana ya han alcanzado los objetivos de acceso universal en torno a la transmisión maternoinfantil del VIH. Muchos otros están siguiendo sus pasos de cerca.

El Prof. Michel Kazatchkine, director ejecutivo del Fondo mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, se unió a Michel Sidibé para instar a los líderes africanos a movilizar más recursos para la respuesta al sida. “El Fondo Mundial ha invertido hasta la fecha más de 11.000 millones de dólares estadounidenses para ayudar a los países africanos a reducir la mortalidad materna e infantil mediante intervenciones adaptadas para hacer frente al sida, la tuberculosis y la malaria, que siguen siendo las principales causas de muerte de mujeres y niños africanos. Este apoyo debería seguir aumentando para satisfacer incluso mejor las necesidades de los países”, afirmó Kazatchkine.

Las vidas de las madres y de sus bebés se pueden salvar combinando las pruebas del VIH y el asesoramiento, el acceso a la profilaxis y al tratamiento antirretrovírico efectivos, partos más seguros, planificación familiar y el uso seguro de las fórmulas de sustitución de la leche materna. El reciente anuncio de que un gel vaginal que contiene el fármaco antirretrovírico tenofovir ha sido probado con éxito, realizado durante la XVIII Conferencia internacional sobre el sida, abre una posible nueva vía para prevenir el VIH en mujeres.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país