Comunicado de prensa

Los socios internacionales exhortan a acelerar el acceso a la circuncisión masculina voluntaria por razones médicas en países de África oriental y meridional

From left to right: UNAIDS Executive Director Michel Sidibé, former president of Botswana, Mr Festus Gontebanye Mogae, Ambassador Eric Goosby, United States Global AIDS Coordinator call for accelerated access to voluntary medical male circumcision in eastern and southern Africa, at ICASA 2011. 5 December 2011.
Credit: UNAIDS/ P. Wiggers

ADDIS ABEBA / GINEBRA, 5 de diciembre de 2011—El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) y el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para Luchar contra el Sida (PEPFAR) dieron a conocer hoy un marco de acción quinquenal destinado a acelerar el acceso a la circuncisión masculina médica y voluntaria (CMMV) para la prevención del VIH. El marco de acción, desarrollado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ONUSIDA, el PEPFAR, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Banco Mundial, y sostenido en consultas con los ministros de salud nacionales, apunta a la expansión e implementación inmediata de servicios de CMMV en catorce países prioritarios de África oriental y meridional.

«La circuncisión masculina médica y voluntaria es un instrumento de prevención de gran eficacia y rentabilidad que nos acercará un paso más a nuestra meta de una generación sin sida», declaró el director ejecutivo del ONUSIDA, Michel Sidibé, quien dio a conocer el marco de acción durante la XVI Conferencia Internacional sobre el Sida e ITS en África (ICASA, por sus siglas en inglés), en compañía de los socios. «Cada infección por el VIH que evitamos representa dinero en el banco y espacio fiscal para el futuro», agregó. Además del director ejecutivo Sidibé, el acto de presentación en Addis Abeba, en Etiopía, contó con la presencia de Eric Goosby, coordinador de Ayuda Global para el Sida de los Estados Unidos, y del ex presidente de Botswana, Festus Mogae.

Hay pruebas contundentes de que la CMMV, cuando la practican profesionales de la salud bien capacitados, reduce el riesgo de transmisión sexual del VIH de la mujer al hombre aproximadamente en un 60%. Desde 2007, la OMS y el ONUSIDA vienen exhortando a los países con elevada prevalencia del VIH y bajos niveles de circuncisión masculina a que amplíen el acceso a servicios seguros de CMMV.

La CMMV ofrece un excelente rendimiento de la inversión. Algunas simulaciones recientes encargadas por el PEPFAR y el ONUSIDA concluyeron que para lograr una cobertura de CMMV adulta del 80% en los catorce países prioritarios sería necesario llevar a cabo veinte millones de circuncisiones en hombres de entre 15 y 49 años hasta 2015. Este incremento representaría un costo total de 1.500 millones de dólares y se traduciría, en 2025, en un ahorro neto de 16,5 millones en costos de atención médica y tratamientos. Se calcula que, de hoy a 2025, se evitarían 3,4 millones de nuevas infecciones por el VIH.

Hasta la fecha, el incremento de la CMMV ha sido moderado en la mayoría de los países. Según el marco conjunto, a finales de 2010 habían sido circuncidados más de 550.000 hombres de15 a 49 años en los catorce países prioritarios  Los mayores éxitos en la expansión de la CMMV adulta han tenido lugar en Kenya, especialmente en la provincia de Nyanza. Si bien los avances en los programas de CMMV han sido más limitados en otros países prioritarios, casi todas las naciones han experimentado una aceleración de estas iniciativas en 2010.

Consciente de la importancia de la implicación nacional y de la responsabilidad sobre los sistemas de salud, el doctor Eric Goosby, embajador global del sida de los Estados Unidos, señaló que «el PEPFAR apoya firmemente el inmediato fortalecimiento de la implicación nacional a fin de implementar estrategias que amplíen el acceso a la circuncisión masculina médica, voluntaria, eficaz y segura en todos los países prioritarios. La CMMV brinda a los hombres la oportunidad sin precedentes de asumir un papel proactivo para reducir su riesgo de contraer el VIH, y les permite proteger no sólo su salud personal, sino también la de sus parejas».

El nuevo marco propone una acción estratégica y coordinada entre los socios en los ámbitos local, nacional y mundial, para aprovechar los recursos y centrarse en hacer llegar los servicios de CMMV lo antes posible a hombres adultos y adolescentes. Cabe destacar que, en esta fase inicial, el liderazgo nacional es crucial para el éxito y la sostenibilidad de los programas de CMMV. A largo plazo, la meta es ofrecer la CMMV a todos los niños varones de los países prioritarios, a fin de que la CMMV en adolescentes y adultos ya no sea necesaria.

Al mismo tiempo que se busca crear demanda hacia los servicios de CMMV, también se busca promover la innovación en la distribución de servicios, la logística en la cadena de suministros, la movilización de recursos humanos y el instrumental médico, con miras a mejorar la eficiencia, el acceso y la seguridad. El marco de acción exhorta a los gobiernos de los catorce países prioritarios a recabar fondos de un amplio espectro, tanto en fuentes domésticas como internacionales, con la perspectiva de ir confiando cada vez más en los recursos locales y nacionales.

En una comunicación de prensa, el ex presidente Festus Mogae instó a los líderes a apoyar y expandir los programas de CMMV de los catorce países prioritarios. «Para ampliar los servicios de CMMV de manera segura y eficaz, será esencial contar con una firme colaboración entre los líderes políticos, tradicionales y religiosos», observó el ex mandatario, quien preside la organización no gubernamental Champions for an HIV-Free Generation. «El papel primordial de los líderes tradicionales y religiosos es asegurar que exista una asociación operativa con las comunidades, para que esta circuncisión que se busca instrumentar desde el ámbito médico para prevenir el VIH conserve también su significado religioso o cultural para las comunidades», agregó.

La CMMV es un importante componente de un paquete integral de prevención del VIH.  La OMS, el ONUSIDA y el PEPFAR recomiendan un enfoque combinado para la prevención del VIH, que incluye el uso correcto y constante del preservativo masculino y femenino; el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual; la promoción de prácticas sexuales más seguras, como la abstinencia de relaciones sexuales con penetración; la prestación de terapia antirretroviral a personas seropositivas en condiciones de recibir tratamiento, y la circuncisión masculina médica y voluntaria en determinadas situaciones. 

La CMMV es una práctica preventiva del VIH que salva vidas y ofrece numerosos beneficios en términos de costo: se lleva a cabo una única vez, pero ofrece protección parcial contra el VIH durante toda la vida. El marco de acción conjunta anunciado en la jornada de hoy propone la urgente y amplia expansión de la CMMV a todos los países prioritarios, a través de un esfuerzo coordinado e impulsado en el ámbito nacional. 

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Contacto

ONUSIDA Ginebra
Saira Stewart
tel. +41 22 791 2511
stewarts@unaids.org


Contacto

PEPFAR
Kate Glantz
tel. +1 202 663 2952
glantzke@state.gov


Región/país



Publicaciones