Comunicado de prensa

La respuesta mundial al sida continúa dando frutos: un número sin precedente de personas accede al tratamiento y las tasas de nuevas infecciones por el VIH han descendido en casi un 25%

En el momento en que se cumplen 30 años desde que se registrara el primer caso de sida (5 de junio de 1981), el ONUSIDA calcula que 34 millones de personas [30,9 millones- 36,9 millones] viven con el VIH en todo el mundo y que prácticamente 30 millones [25 millones-33 millones] han fallecido por causas relacionadas con el sida.

(De izquierda a derecha): Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA; Christina Rodríguez, cofundadora de Smart Youth; Asha-Rose Migiro, vicesecretaria general en la conferencia de prensa sobre El sida a los 30: el progreso de las naciones, celebrada en la sede de la ONU en Nueva York el 3 de junio de 2011.
Fotografía: ONUSIDA/B. Hamilton

NUEVA YORK/GINEBRA, 3 de junio de 2011—A finales de 2010, en torno a 6,6 millones de personas recibían terapia antirretrovírica en países de ingresos bajos y medios, lo que supone una cifra casi 22 veces superior a la de 2001, según un nuevo informe presentado hoy por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), titulado Treinta años de sida: las naciones en un punto clave del camino (en inglés).

En 2010, un número récord de 1,4 millones de personas inició por primera vez el tratamiento antirretrovírico, una cifra muy superior a cualquier año previo. Según el informe, al menos 420.000 niños recibían terapia antirretrovírica a finales de 2010, lo que supone un aumento superior al 50% respecto a los 275.000 que lo hicieron en 2008.

 “El acceso al tratamiento transformará la respuesta al sida en la próxima década. Debemos invertir en acelerar el acceso a la terapia del VIH y en encontrar nuevas opciones de tratamiento”, afirmó Michel Sidibé, director ejecutivo del ONUSIDA. “La terapia antirretrovírica es ahora más que nunca un gran motor para el cambio: no solo impide que las personas mueran, sino que también evita nuevas infecciones por el VIH en hombres, mujeres y niños”.

Esta declaración alude a los resultados del ensayo HPTN052 , publicados el 12 de mayo de 2011, que demostraron que si una persona que vive con el VIH se adhiere a una posología antirretrovírica efectiva, el riesgo de transmitir el virus a su pareja sexual seronegativa se puede reducir en un 96%.

 “Los países deben hacer uso de lo mejor que la ciencia puede ofrecer para evitar nuevas infecciones por el VIH y muertes relacionadas con el sida”, afirmó la Vicesecretaria General de las Naciones Unidas, Asha-Rose Migiro. “Estamos en un momento crucial en la respuesta al sida. El objetivo de alcanzar el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH para 2015 debe convertirse en una realidad”.

Las iniciativas de prevención del VIH están dando frutos

Según el informe, la tasa mundial de nuevas infecciones por el VIH se redujo en prácticamente un 25% entre 2001 y 2009: en la India, este descenso fue superior al 50%; y en Sudáfrica, al  35%. Ambos países albergan al mayor número de personas que viven con el VIH en sus continentes.

El informe concluye que en la tercera década de la epidemia, las personas estaban comenzando a adoptar comportamientos sexuales más seguros, lo que refleja la repercusión de las iniciativas de prevención y sensibilización. Sin embargo, todavía hay escollos importantes. Los varones jóvenes suelen estar más informados sobre la prevención del VIH que sus coetáneas: las últimas encuestas demográficas y de salud arrojaron que en torno al 74% de éstos sabían que los preservativos eran efectivos para prevenir la infección por el VIH, mientras que entre las jóvenes, esta cifra solo era del 49%.

En los últimos años se han producido avances importantes en la prevención de nuevas infecciones entre niños gracias al aumento del número de mujeres embarazadas seropositivas que ha accedido a la profilaxis antirretrovírica durante el embarazo, el parto y la lactancia. El número de nuevas infecciones por el VIH en niños fue en 2009 un 26% menor que en 2001.

Unos 115 países de ingresos bajos y medios están ofreciendo un tratamiento óptimo a las mujeres embarazadas que viven con el VIH siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, 31 países todavía utilizan terapias subóptimas en muchos de sus programas. El ONUSIDA insta a todas estas naciones a revisar sus directrices de tratamiento y hacer la transición a los tratamientos óptimos recomendados por la OMS.

En sida no ha sido erradicado, todavía quedan retos importantes

Según las últimas estimaciones del ONUSIDA, 34 millones de personas [30,9 millones-36,9 millones] vivían con el VIH a finales de 2010, y cerca de 30 millones [25 millones-33 millones] habían muerto por causas relacionadas con el sida desde que se registrara la enfermedad por primera vez hace 30 años.

A pesar de la expansión del acceso a la terapia antirretrovírica, todavía hay un gran déficit de tratamiento. A finales de 2010, nueve millones de personas elegibles para seguir la terapia no podían acceder a ella. El acceso para los niños es aún más limitado que para los adultos: en 2009, solo el 28% de los niños elegibles recibían tratamiento, mientras que para las personas de todas las edades la cobertura era del 36%.

Aunque la tasa de nuevas infecciones por el VIH ha descendido globalmente, el número total de infecciones sigue siendo muy alto, en torno a 7.000 cada día. La reducción global de la tasa de nuevas infecciones oculta las variaciones regionales. Según el informe, África subsahariana y Asia sudoriental fueron las regiones donde el descenso en el número de nuevas infecciones superó la media, mientras que en América Latina y el Caribe fueron más modestos, de apenas un 25%. Por otro lado, esta tasa ha aumentado en Europa oriental, Oriente Medio y África septentrional.

En prácticamente todos los países la prevalencia del VIH en las personas más expuestas al riesgo de infección (hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, usuarios de drogas inyectables, profesionales del sexo y sus clientes, y personas transgénero) es mayor que en otra poblaciones. El acceso de estos grupos a la prevención y el tratamiento es generalmente menor debido a la existencia de leyes punitivas y discriminatorias, así como al estigma y la discriminación. Según los datos de abril de 2011, 79 países, territorios y áreas penalizan las relaciones homosexuales consentidas; 116 países, territorios y áreas penalizan algún aspecto del trabajo sexual; y 32 países tienen leyes que permiten la pena de muerte por delitos relacionados con drogas.

Según el informe, las desigualdades de género también siguen siendo un gran obstáculo para responder de manera efectiva al VIH. El virus es la principal causa de muerte de mujeres en edad reproductiva, y más de un cuarto (26%) de todas las nuevas infecciones se dan en mujeres de entre 15 y 24 años.

Se reducen los recursos destinados al sida

Según el informe, las inversiones en la respuesta al VIH en los países de ingresos bajos y medios prácticamente se multiplicaron por 10 entre 2001 y 2009, de USD 1.600 millones a USD 15.900 millones. Sin embargo, los recursos internacionales destinados al VIH se redujeron en 2010. Muchos países de ingresos bajos siguen dependiendo ampliamente de financiación externa. En 56 países, los donantes internacionales cubren, como mínimo, el 70% de los recursos para el VIH.

“Me preocupa que las inversiones internacionales se estén reduciendo en un momento en el que la respuesta al sida está consiguiendo resultados para las personas”, afirmó Sidibé. “Si no invertimos ahora, lo pagaremos con creces en el futuro”.

En 2011, el ONUSIDA y sus asociados propusieron un marco de inversión que concluyó que para 2015 se necesita una inversión de al menos USD 22.000 millones, 6.000 más de los que se dispone actualmente. La repercusión es mayor cuando estas inversiones se destinan a un conjunto de programas prioritarios que se basan en un tipo de epidemia nacional. Se estima que con una inversión de esta magnitud se conseguirán evitar hasta 2020 diez millones de nuevas infecciones por el VIH y 7,4 millones de muertes relacionadas con el sida. El número de nuevas infecciones descendería de unos 2,6 millones en 2009 a en torno a un millón en 2015.

Perspectivas sobre el sida de líderes de todo el mundo

El informe contiene comentarios de 15 líderes de la respuesta mundial al sida, entre otros, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma; el ex-presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton; el ex-presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva; el presidente de Malí, Amadou Tounami Touré; y Jean Ping, presidente de la Comisión de la Unión Africana. Estos comentarios versan sobre áreas diversas, como la financiación para el sida, la cooperación Sur-Sur, el liderazgo de los jóvenes, la capacitación de la mujer, las poblaciones más afectadas, el consumo de drogas inyectables, los derechos humanos, el estigma y la discriminación, y la integración de sistemas.

Los jóvenes lideran la revolución de la prevención del VIH

Treinta años de sida: las naciones en un punto clave del camino también incluye un artículo sobre un acto que se celebró recientemente en Robben Island, Sudáfrica, donde el arzobispo Desmond Tutu, copresidente de la Comisión de alto nivel del ONUSIDA sobre la prevención del VIH, pasó el testigo del liderazgo en la respuesta al sida a una nueva generación de jóvenes.

Según el informe, algunos de los mayores avances en la prevención del VIH se han producido entre los jóvenes. Los datos indican que cada vez son más los jóvenes que, en muchos de los países más afectados, están optando por retrasar su iniciación sexual y evitan aquellas conductas sexuales que pueden exponerles a un mayor riesgo de infección.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Contacto

ONUSIDA Ginebra
Saira Stewart
tel. +41 22 791 2511
stewarts@unaids.org


Contacto

ONUSIDA Ginebra
Sophie Barton-Knott
tel. +41 79 514 6896 / +41 22 791 1697
bartonknotts@unaids.org


Región/país



Publicaciones


Multimedia