Comunicado de prensa

Los líderes africanos adoptan una responsabilidad compartida y hacen un llamamiento a la aplicación de soluciones innovadoras para acelerar la respuesta al sida, la tuberculosis y la malaria

Los líderes africanos se han reunido para analizar los progresos logrados en la aplicación de la Declaración de Abuja de 2001 sobre el VIH/sida, la tuberculosis y otras enfermedades infecciosas, así como para hacer un llamamiento a la adopción de estrategias sostenibles para avanzar en materia de salud, no solo hacia el 2015, sino también para el periodo posterior.

De izquierda a derecha: Yayi Boni, presidente de Benin, Hillary Rodham Clinton, secretaria de estado de los Estados Unidos y Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA
Fotografía: ONUSIDA/B. Hamilton

NUEVA YORK/GINEBRA, 26 de septiembre de 2012—Los líderes africanos se reunieron en Nueva York al margen de la 67ª Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas para debatir acerca de la Hoja de ruta de la Unión Africana (UA). En la iniciativa, se incluyen estrategias sostenibles a largo plazo para financiar y proporcionar acceso tanto a los servicios de prevención y tratamiento del HIV como a otros servicios sanitarios en África, tal y como figura en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

"Transcurridos 10 años después de Abuja, África ha logrado prosperar y se han salvado millones de vidas", declaró el presidente de Benin Boni YAYI, en su papel como presidente de la Unión Africana. "Tenemos que conseguir que estas bases se mantengan tanto para esta generación como para las venideras". El presidente Boni YAYI presentó la Hoja de ruta de la Unión Africana para la responsabilidad compartida y la solidaridad mundial para el sida, la tuberculosis y la malaria.

Responsabilidad compartida y solidaridad mundial

La presidente de Malawi Joyce Banda acogió el concepto de responsabilidad compartida. "Me comprometo firmemente a movilizar recursos nacionales adicionales, así como a garantizar que se realiza un uso eficaz de los fondos externos", afirmó en un mensaje de apoyo a la reunión. Asimismo, la presidente Banda hizo hincapié en el trabajo pionero llevado a cabo en su país para "garantizar que todas las mujeres embarazadas seropositivas, independientemente del recuento de linfocitos CD4, comiencen la terapia antirretrovírica y sigan el tratamiento para el resto de sus vidas".

La transformación del acceso a la salud en África ha sido posible gracias a la combinación de un liderazgo africano acertado y un apoyo internacional sólido. En el continente africano, las inversiones realizadas en materia de salud han crecido enormemente, tanto aquellas provenientes de recursos nacionales como de proveedores de fondos externos. Se han substituido los sistemas de salud más deficientes por otros mejores, prestando especial atención a los recursos humanos y a la innovación, a fin de ofrecer atención sanitaria en áreas remotas.

La secretaria de estado de los Estados Unidos Hillary Rodham Clinton se dirigió a los participantes de la reunión, y reconoció el compromiso renovado demostrado por la Unión Africana con relación a la respuesta al sida. "Si cada una de las naciones devastadas por el VIH sigue el ejemplo de muchos de los líderes presentes en esta sala, y da un paso hacia adelante en pro de la responsabilidad compartida, no sólo continuaremos con esta buena racha, sino que aceleraremos el progreso y nos acercaremos más rápido a ese día en el que anunciaremos el nacimiento de una generación libre de sida", declaró.

Hacia los objetivos para 2015 y el programa posterior a 2015

A tan solo tres años de alcanzar la fecha límite para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como las metas mundiales en materia de sida aprobadas en la Declaración política de las Naciones Unidas sobre el sida de 2011, los participantes hicieron eco de la necesidad de contar con un liderazgo político más sólido y una mayor autonomía nacional.

Como primer paso, los líderes africanos acordaron acelerar la aplicación de la Hoja de ruta para la responsabilidad compartida y la solidaridad mundial para el sida, la tuberculosis y la malaria, aprobada por la Unión Africana en julio de 2012.

"África no sólo ha demostrado que está comprometida, sino que también ha aumentado su capacidad para ofrecer atención sanitaria para su gente. Se han salvado millones de vidas y las inversiones en materia de atención sanitaria han aumentado, tanto de origen nacional como internacional", declaró Michel Sidibé, director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), que moderó el debate del grupo de alto nivel. "Es necesario establecer un nuevo paradigma de servicios de salud sostenibles, a fin de que cada uno de los africanos conozcan y ejerzan su derecho a la salud. Para ello, debemos realizar las inversiones necesarias, aprobar buenas leyes, defender la ciencia, conseguir una responsabilidad compartida y una solidaridad mundial, y garantizar el acceso a servicios sanitarios que ayudan a salvar vidas".

El Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, Gordon Brown, en su intervención durante el evento.

Una de las acciones clave que se deben emprender consiste en promover un nuevo modelo de responsabilidad mutua que contribuya a unir a los gobiernos africanos y a sus asociados para el desarrollo, a fin de que lleven a cabo una serie de acciones prácticas para lograr que África se acerque cada vez más al fin de la epidemia de sida. Los datos aportados este año por ONUSIDA demuestran que los avances científicos y las mejoras en las prácticas de los programas han ayudado a reducir el número de nuevas infecciones por el VIH y de muertes relacionadas con el sida. En la actualidad, más de 8 millones de personas en todo el mundo tienen acceso al tratamiento del VIH; de entre ellas, 6 millones viven en África, la región más afectada por la epidemia.

"Ha llegado el momento para África de intensificar sus esfuerzos y crear un nuevo pacto internacional para la respuesta al sida", afirmó el presidente de Senegal Macky Sall.

Durante la reunión, se acordó, asimismo, que se debe reforzar la capacidad de AIDS Watch Africa. Por otro lado, también se propuso que AIDS Watch Africa, la plataforma africana encargada de garantizar la responsabilidad por las acciones, cree un nuevo modelo de responsabilidad, en colaboración con los asociados para el desarrollo de África.

 

Financiación sanitaria innovadora y sostenible

Los líderes, entre los que también se encontraban los presidentes de las Comoras, Guinea Ecuatorial y Namibia, el viceprimer ministro de Kenya, y asociados para el desarrollo como Francia, Suecia, Brasil, la Comisión de la Unión Africana, la Comisión Europea y el Banco Mundial, debatieron, asimismo, sobre diversos métodos para garantizar que la financiación de la salud sea adecuada y sostenible. En los últimos años, numerosos países africanos han aprobado medidas innovadoras para generar recursos para la salud, además de los métodos tradicionales. Rwanda y Uganda, por ejemplo, han aplicado impuestos sobre el uso del teléfono móvil, y los fondos recaudados se destinan a apoyar programas sobre el VIH. En Zimbabwe, el impuesto nacional para el sida genera aproximadamente 30 millones de dólares estadounidenses, al mismo tiempo que crece la economía del país. Muchos países también están explorando la posibilidad de ofrecer seguros de salud sociales.

Con todo, a pesar de que las inversiones nacionales para la salud han aumentado, la mayoría de los países todavía no han logrado conseguir el objetivo de Abuja de destinar el 15% del presupuesto nacional a la salud. Los líderes presentes en la reunión acordaron que este objetivo debe mantenerse, y que se deben realizar todos los esfuerzos necesarios para cumplirlo. No obstante, también llegaron a la conclusión de que las inversiones nacionales, que en los últimos años se han mantenido estables, deben sostenerse y aumentarse. Finalmente, hicieron un llamamiento a nuevas fuentes internacionales de inversión, más diversificadas, especialmente de los países con economías emergentes.

Acceso sostenible a los medicamentos

La mayoría de los productos farmacéuticos que se necesitan en África son importados. En la reunión, también se subrayó que es preciso impulsar la capacidad local para producir medicamentos básicos y con garantía de calidad; y desarrollar mercados regionales para ellos, incluso a través de marcos reglamentarios comunes.

"África debe ser una fuente de conocimiento y ciencia, no sólo de necesidades y deseos", declaró el presidente de Túnez Moncef Marzouki. "Llevaremos a cabo todos los esfuerzos necesarios para garantizar que África cubre cada vez más la necesidad de productos farmacéuticos a través de una mayor producción local".

Llegar a cero

"Si todos los niños y las niñas van a la escuela y se les enseña sobre la prevención del VIH, podemos lograr el objetivo de conseguir cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida", afirmó Gordon Brown, enviado especial de las Naciones Unidas para la educación mundial. "Si añadimos cero analfabetismo a la visión de Cero de ONUSIDA, podemos acabar con el sida mucho más rápido".

Aproximadamente 23,5 millones de personas viven con el VIH en África. Desde 2001, los casos de nuevas infecciones por el VIH en la región han descendido en un 22%. A finales de 2011, cerca del 56% de las personas que cumplían los requisitos para seguir el tratamiento del VIH en África subsahariana pudieron tener acceso a él; de la misma manera, entre 2010 y 2011, la cobertura del tratamiento aumentó en 22% en toda la región.