Declaración de prensa

Acabar con la epidemia de sida es una cuestión relacionada con los derechos humanos

Michel Sidibé, Edirector ejecutivo de ONUSIDA
Secretario general adjunto de las Naciones Unidas

10 de diciembre de 2013

Confío en que podemos acabar con la epidemia de sida para 2030. Se trata de un objetivo al que todos deberíamos aspirar, pero solo sucederá si se respetan los derechos humanos de todas las personas que viven con el VIH y que son vulnerables a la infección.

El VIH nos ha enseñado que la salud y los derechos humanos están estrechamente vinculados, que tenemos que proteger y respectar estos últimos, y que debemos ser lo suficientemente valientes para hacer frente a los males de la sociedad. Resulta inaceptable que se maltrate, viole y asesine a mujeres y niñas, profesionales del sexo, usuarios de drogas inyectables, migrantes, prisioneros, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y transexuales, y que ni nuestra conciencia ni nuestro sentido de la responsabilidad se vean afectados. ¿Cómo es posible que el mundo acepte que algunas personas tengan acceso a servicios y a un cierto nivel de seguridad, mientras que a otras se les excluye por su condición social o legal, sus ingresos o su orientación sexual? Incluso en los lugares donde existen servicios relacionados con el VIH, las leyes punitivas en vigor y la aplicación de la ley pueden representar obstáculos implacables. Debemos rechazar situaciones como esta allá donde las encontremos.

Es necesario respetar los derechos humanos y que estos se cumplan para todos. Aquellos que sufren, que se esconden o que pasan por momentos difíciles no merecen estar en silencio: merecen que se haga justicia.

Las personas que viven con el VIH o que son vulnerables a la infección han luchado por sus derechos humanos y, en muchos sitios, los han conseguido: el derecho a la no discriminación, a la participación, a la salud en tanto que acceso a la prevención y al tratamiento del VIH y, por supuesto, el derecho a la vida. Han dado un giro de 180 grados a la noción tradicional de desarrollo y han abogado por el "nada sobre nosotros sin nosotros"; se han negado a ser beneficiarios pasivos y han querido convertirse en los agentes del cambio. No obstante, existen todavía millones de personas que no gozan de salud ni pueden ejercer sus derechos.

Para lograr nuestra visión de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminaciones y cero muertes relacionadas con el sida, tendremos que echar mano de los derechos humanos. Todos contamos con la misma dignidad y el mismo valor, y todos merecemos tener derecho a la salud y a la vida.

Ya lo dijo el presidente Nelson Mandela: "La valentía no es la ausencia de miedo, sino el inspirar a otros para que triunfen sobre él". Nosotros debemos tener el valor de acabar con la epidemia de sida, así como de cambiar radicalmente el mundo y convertirlo en un lugar en el que nadie se queda atrás. Este es el legado del presidente Mandela. Trabajemos juntos y hagamos de él nuestro futuro fundamentándonos en el lema "derechos humanos para todos".

ONUSIDA

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) lidera e inspira al mundo para conseguir su visión compartida de cero nuevas infecciones por el VIH, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida. El ONUSIDA reúne los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados globales y nacionales para maximizar los resultados de la respuesta al sida. Acceda a más información en unaids.org y conecte con nosotros a través de Facebook y Twitter.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Contacto

ONUSIDA Ginebra
Sophie Barton-Knott
tel. +41 79 514 6896 / +41 22 791 1697
bartonknotts@unaids.org


Región/país