Reportaje

Programas para el sida en Asia y el Pacífico

21 de marzo de 2007

Es una triste realidad que la mayoría de las veces las personas que están más expuestas al VIH y que más necesitan los programas de prevención, tratamiento y asistencia, son las que menos acceso tienen a estos servicios. Según los últimos cálculos, tan solo una de cada diez personas "más expuestas" puede acceder a los servicios de prevención. En muchos casos, el sida supone una doble carga para los consumidores de drogas inyectables, los profesionales del sexo y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, ya que por un lado hay muy pocos programas diseñados específicamente para ellos y, por otro, sufren a menudo discriminación, estigma y, en algunos casos, hasta acusaciones de delito por parte de las sociedades en las que viven.

Las pruebas y la experiencia demuestran que si los servicios y programas contra el sida se dirigen a las personas más expuestas al riesgo se consigue avanzar más en la respuesta y reducir el estigma y la discriminación.

20070321_indiancouple_340.jpg

La revista de este mes de la Colección Prácticas Óptimas del ONUSIDA se centra en la cuestión de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres en la región de Asia y el Pacífico y en diferentes programas dirigidos a ellos en seis países, que ya están mostrando resultados positivos.

En Asia, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres se ven afectados por el VIH de manera desproporcionada. Se calcula que la prevalencia del VIH alcanza un 14% en Phnom Penh, Camboya; un 16% en Andrha Pradesh, India; y un 28% en Bangkok, Tailandia.

Los hombres que tienen relaciones sexuales sin protección con hombres también pueden mantener relaciones sexuales sin protección con mujeres y actuar así como un puente epidemiológico para el virus hacía una población más amplia. Por ejemplo, el resultado de una encuesta realizada en China entre más de 800 hombres que tenían relaciones sexuales con hombres mostró que el 59% había confesado haber practicado el coito vaginal sin protección con mujeres durante el año anterior.

“Es una percepción equivocada muy común que las relaciones sexuales entre varones solo se dan entre aquellos que se identifican como ‘gay’. La mayoría de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y viven fuera de Occidente no se identifican como tal, viven y trabajan desapercibidos en sus comunidades y son a menudo padres de familia”, destacan las Prácticas Óptimas.

“Los programas de prevención de la transmisión del VIH entre los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres son, por lo tanto, de vital importancia. Sin embargo, esta población es a menudo seriamente ignorada por culpa de la negación oficial de los gobiernos, la invisibilidad relativa de los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, el rechazo social de las relaciones sexuales entre varones, la ignorancia o la falta de información adecuada", explica la publicación.

Los programas para hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, implementados en Bangladesh, India, Indonesia, Filipinas, China y Nueva Zelandia, fueron elegidos para formar parte de la Colección de Prácticas Óptimas del ONUSIDA por el éxito que tuvieron al ofrecer intervenciones completas que incluían a todos los agentes implicados en la respuesta al sida.

20070321_park_240.jpg

Aunque diferentes en su composición, los programas tienen elementos comunes y actividades relativas al sida que demostraron ser eficaces a la hora de llegar y ayudar a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres en Asia.

Todos los programas comparten las actividades de sensibilización de los gobiernos, los servicios sanitarios y las principales comunidades. Así, en Bangladesh, la Organización de Bienestar Social de Banhu defendió con éxito los intereses de este grupo mediante el establecimiento de redes y la participación en reuniones gubernamentales, una iniciativa que ha asegurado la inclusión de cuestiones relativas a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres en el Plan Nacional Estratégico contra el sida. Asimismo, en Indonesia, el programa Aksi Stop AIDS y el programa Internacional de Salud para la Familia trabajaron para implicar a las autoridades en la respuesta al sida. El Ministerio de Salud de Indonesia reconoce ahora la gravedad de la situación y las comunidades de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres han sido invitadas a participar en consultas acerca de cuestiones relacionadas con el sida.

La publicación Prácticas Óptimas destaca algunas actividades de divulgación interesantes que algunos programas están poniendo en práctica. Por ejemplo, la organización “Preocupación por el Sida” de Hong Kong lanzó un programa dirigido a los usuarios de las saunas. Se produjeron y distribuyeron por trece saunas materiales que promovían las relaciones sexuales seguras, como panfletos, cómics y folletos informativos, y los encargados de esta iniciativa se reunieron con los propietarios y el personal para mejorar las relaciones y evaluar la situación. También se distribuyeron preservativos y lubricante. “Los propietarios de las saunas y los responsables de la iniciativa siguen manteniendo buenas relaciones y las oportunidades de contactar con los clientes para probar la eficacia de los servicios incrementaron. Como resultado, los clientes están menos preocupados", afirma la publicación.

Los programas incluidos en la publicación subrayan que las actividades puestas en práctica por las personas que viven con el VIH son más efectivas y ayudan a acabar antes con el estigma y la discriminación relacionados con el sida.

20070321_trans_340.jpg

Conoce tu epidemia

Como explica la publicación Prácticas Óptimas, los esfuerzos realizados para conseguir la prevención se ven obstaculizados en muchos países por leyes que condenan las relaciones sexuales entre varones, que dificultan el trabajo con este grupo y que impiden que contribuyan en la respuesta a la epidemia. Allá donde las actitudes sociales, culturales y religiosas hacen de este tema una cuestión delicada desde el punto de vista político, los políticos son generalmente reacios a apoyar políticas y programas que puedan suscitar críticas por parte de los líderes de las comunidades y los grupos.

Los programas de prevención del VIH dirigidos a los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, como los mencionados en las Prácticas Óptimas, son esenciales para frenar la transmisión del VIH. Sin embargo, la falta de investigación acerca de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, incluyendo sus comportamientos y actitudes, así como la criminalización, estigmatización y discriminación jurídica de estas personas constituyen también barreras significativas para poner en práctica programas efectivos. La investigación fue esencial para el éxito de las actividades de difusión de “Preocupación por el Sida” en las saunas de Hong Kong: como parte de la actividad se llevó a cabo un proyecto de investigación para determinar la prevalencia de los comportamientos de alto riesgo entre los clientes de las saunas, los niveles de acceso a lubricante y preservativos gratuitos y el tipo del material informativo más adecuado para estas personas.

Sirviéndose de los ejemplos de estos seis programas, la publicación hace hincapié en que es necesario adaptar la programación sobre el VIH dirigida a este grupo a las culturas y condiciones locales. En lugar de basarse en los patrones de comportamiento sexual en Europa occidental y América del Norte, se deberían identificar las minorías sexuales locales e implicarlas en los programas de desarrollo. En Nueva Zelanda, la Fundación Neozelandesa de Lucha contra el Sida promueve el uso de los recursos culturales de la comunidad para hacer que los materiales de información sobre el sida sean pertinentes y atractivos. Los diseños, las imágenes, los colores, el lenguaje y los modelos utilizados se identifican fácilmente con las comunidades Maori o de las Islas del Pacífico.

Tal y como subrayan las Prácticas Óptimas, el ONUSIDA apoya una serie de respuestas ideadas para reducir la vulnerabilidad al VIH de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, como la promoción de preservativos de calidad y de lubricantes de base acuosa, asegurando su disponibilidad continua; campañas para promocionar las relaciones sexuales seguras y la formación; la educación inter pares entre los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres y tienen parejas femeninas; y el fortalecimiento de las organizaciones de hombres que se identifican a si mismos como varones gay para que puedan promover e incrementar rápidamente la prevención del VIH y los programas de asistencia para los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

“Tras veinticinco años de epidemia, la realidad es que tan solo uno de cada diez hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres tiene acceso a los servicios de prevención del VIH. Esto supone un fracaso masivo y cambiar la situación debe figurar entre las prioridades de las cada vez más fuertes respuestas mundiales al sida si aspiramos a alcanzar el acceso universal a la prevención y al tratamiento del VIH, a la atención y al apoyo de todos los grupos, incluidos los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres y las personas transexuales”, declaró Purnima Mane, Directora de Política, Documentación de Pruebas y Asociaciones del ONUSIDA.




Enlaces:

Descargar Prácticas Óptimas: el VIH y los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres en Asia y el Pacífico. (en inglés)
Leer más acerca de los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres (HSH) (en inglés)
Descargar el Informe de Política del ONUSIDA relativo a los HSH ( enfresrupt(227 Kb, pdf)


Otras publicaciones de Prácticas Óptimas:

Aprender de la experiencia (en inglés)
Una respuesta al VIH basada en la fe en África del Sur (en inglés)
Los curanderos tradicionales se unen a la respuesta al sida

Reportajes relacionados