Reportaje

La reunión de expertos revisa problemas científicos, médicos, jurídicos y de derechos humanos relacionados con la penalización de la exposición al VIH y su transmisión

06 de septiembre de 2011

El juez Michael Kirby (izquierda) y el profesor Brian Gazzard durante la reunión de expertos. Ginebra, 2 de septiembre de 2011.

Científicos y médicos de primera fila se unieron a expertos jurídicos y representantes de la sociedad civil para comentar los aspectos científicos, médicos, jurídicos y de derechos humanos de la penalización de la no revelación, la exposición y la transmisión del VIH. La reunión, organizada por ONUSIDA, se celebró en Ginebra del 31 de agosto al 2 de septiembre. 

Los participantes revisaron los principios científicos, médicos, de salud pública y legales clave que deben formar parte de la aplicación del derecho penal al VIH. También comentaron los recientes progresos en diversos países en los que se está reconsiderando la penalización del VIH.

La reunión forma parte de un proyecto para garantizar que la aplicación, si se produce, del derecho penal a la exposición o a la transmisión del VIH esté adecuadamente limitada por los datos científicos y principios legales más recientes a fin de garantizar la justicia y la protección de la salud pública. Los puntos clave surgidos de la reunión de expertos se presentarán durante una Consulta Política de Alto Nivel sobre la penalización de la no revelación, la exposición y la transmisión del VIH que tendrá lugar en Noruega en el primer trimestre de 2012.

ONUSIDA.org aprovechó la oportunidad para entrevistar al profesor Brian Gazzard (experto científico y médico) y el juez Michel Kirby (experto jurídico) para descubrir sus opiniones sobre la significación, los resultados previstos y el impacto potencial de la reunión de expertos.

ONUSIDA.org - Como científico, ¿qué le trae a una reunión de expertos sobre la penalización de la no revelación, la exposición y la transmisión del VIH?

Profesor Brian Gazzard (BG) - No soy solo científico, soy médico clínico. Y supongo que, como médico clínico, estoy interesado por dos motivos. Uno es que se ha convertido en un tema muy importante para la mayoría de pacientes con los que hablo. Quieren saber cuáles son las normativas sobre penalización y los riesgos que representan para ellos. Afortunadamente he contribuido a un conocimiento científico más sólido sobre cuáles son los riesgos de transmisión del VIH y cuál es el estado de salud de una persona que está infectada por el VIH. Estoy estupefacto ante lo poco que los tribunales parecen saber aún sobre estos aspectos.

ONUSIDA.org - ¿Cuál considera que es el papel de los científicos para corregir la penalización demasiado extendida de la no revelación, la exposición y la transmisión del VIH?

BG - Creo que tienen el papel de señalar qué es la ciencia. Así que lo que estamos tratando de hacer en realidad es decir que el VIH se ha convertido en una enfermedad tratable que debería permitir tener una vida con una duración cercana a la normal si la gente tuviera acceso al tratamiento para el VIH y, por supuesto, lo tomara. Esto es muy diferente de la visión de los tribunales, donde supone un asesinato, el paciente morirá varios meses después del diagnóstico y la vida es un desastre. Me alegra decir que la calidad de vida de la mayoría de pacientes con el VIH es extremadamente buena. Y por tanto, tener en la realidad una situación en la que las jurisdicciones aún procesan a las personas por intento de asesinato por haber transmitido el VIH es muy poco realista en mi opinión.

ONUSIDA.org - A la luz de los recientes avances, incluidos los datos sobre los beneficios de la terapia antirretrovírica altamente activa (HAART), ¿aún puede calificarse la transmisión o la exposición al VIH como asesinato o intento de asesinato en el derecho penal?

Me alegra decir que la calidad de vida de la mayoría de pacientes con el VIH es extremadamente buena. Y por tanto, tener en la realidad una situación en la que las jurisdicciones aún procesan a las personas por intento de asesinato porque se ha producido la transmisión del VIH es muy poco realista en mi opinión.

Profesor Brian Gazzard

BG - En mi opinión, está claro que no, y creo que cualquier proceso por este motivo fracasará, pero por supuesto, incluso ser procesado es un proceso bastante doloroso. Creo que es importante que las directrices penales digan que esto no es razonable.

ONUSIDA.org - Y de forma más amplia, en su opinión, ¿de qué manera un mejor conocimiento de los datos científicos forma parte del derecho penal en el contexto del VIH?

BG – Definir la intención de hacer daño es un aspecto legal complejo. La probabilidad de transmisión del VIH a otra persona es bastante baja, en especial en el contexto de las relaciones sexuales más seguras con preservativo, o en personas que reciben tratamiento para el VIH.   Si una determinada persona transmite el VIH o no es un acontecimiento muy poco frecuente y arbitrario. Por lo que creo que la ciencia es importante para aclarar estos hechos. El riesgo no es tan alto como para que se pueda considerar un intento de asesinato cuando se tienen relaciones sexuales con alguien; el riesgo es, en realidad, muy bajo.

ONUSIDA.org - En su opinión, ¿existe algún dato legal que apoye la penalización del VIH?

Juez Michael Kirby (MK) - Existen algunos casos excepcionales en los que el derecho penal debe desempeñar un papel. Sin embargo, el derecho penal se ha introducido en toda una serie de actividades diferentes que son contraproducentes desde el punto de vista de una respuesta de la salud pública al VIH. También es probable que el uso del derecho penal conduzca a medidas desproporcionadas y muy punitivas, que no resultan útiles para responder a la epidemia de un modo que evite la propagación del VIH.

ONUSIDA.org - La penalización de la no revelación, la exposición y la transmisión del VIH se ha impuesto durante varios años. ¿Hay alguna novedad o algo diferente en 2011?

MK - Hay diversos progresos que marcan la diferencia. Por ejemplo, cuando en 2008 se adoptaron las directrices originales sobre la penalización de la transmisión del VIH, se sugirió no tener leyes específicas contra el VIH, sino dejar que el derecho penal general tratara los casos atroces, los casos muy graves. Ahora nos damos cuenta de que el derecho penal general con frecuencia tendrá conceptos muy inciertos, como la intención criminal, y también tendrá provisiones que son difíciles de aplicar en el contexto del VIH.

Otros progresos han sido los avances en el tratamiento antirretrovírico y, por supuesto, un mejor conocimiento de la validez y las limitaciones de la prueba filogenética.

Así que ha habido progresos tecnológicos y científicos, pero también la comprensión de que las directrices de 2008 no cubren todos los problemas. 

ONUSIDA.org - ¿Cree usted que está reunión hará avanzar los esfuerzos contra el uso demasiado extendido del derecho penal en el contexto del VIH? Y si es así, ¿qué se debe hacer?

La infección por el VIH no es una sentencia de muerte como se pensó cuando apareció el VIH por primera vez y tenemos que modificar nuestras políticas conforme a los progresos de la ciencia y la tecnología.

Juez Michael Kirby

MK - Creo que el valor del grupo ha radicado en que tiene una mezcla de [expertos] científicos y juristas y cuenta con una buena representación de personas que viven con el VIH. Ello nos ha permitido estudiar otra vez cómo y qué podemos hacer para explicar las nuevas realidades de la epidemia y proponer nuevas directrices para ayudar a los países a reaccionar de forma adecuada respecto a la penalización del VIH.

La infección por el VIH no es una sentencia de muerte como se pensó cuando apareció el VIH por primera vez y tenemos que modificar nuestras políticas conforme a los progresos de la ciencia y la tecnología.

ONUSIDA.org - Como miembro de la Comisión Global sobre VIH y Derecho dirigida por el PNUD, ¿cómo cree que contribuye esta reunión al objetivo global de corregir las leyes punitivas que repercuten negativamente en la respuesta al VIH?

MK - Este aspecto no ha sido una característica importante del trabajo de la Comisión Global en la que he estado implicado hasta la fecha. El valor de la reunión de expertos dirigida por ONUSIDA es que llena un importante vacío. Lo que se ha comentado en torno a nuestra mesa con los participantes interdisciplinarios que han participado en ella se puede introducir en los debates de la Comisión Global y eso es exactamente lo que voy a hacer.

El profesor Brian Gazzard es director de investigación clínica de la Unidad del VIH en el Chelsea and Westminster Hospital, una de las mayores unidades clínicas de Europa. También ha sido el presidente fundador de la British HIV Association (BHIVA) y presidente ejecutivo de BHIVA de 1995 a 2004. Brian Gazzard es también presidente del Grupo Asesor Experto en Sida (EAGA, por sus siglas en inglés), organismo asesor del Departamento de Salud del Reino Unido.

El juez Michael Kirby es juez jubilado del Tribunal Superior de Australia. En el momento de su jubilación, el juez Kirby era el magistrado con más años en ejercicio de Australia. Desde los primeros días de la epidemia, el juez Kirby fue miembro de muchos organismos nacionales e internacionales preocupados por el VIH. En la actualidad trabaja como miembro de la Comisión Global sobre VIH y Derecho. También es miembro del Grupo de Referencia de ONUSIDA sobre el VIH y los Derechos Humanos.