El director ejecutivo de ONUSIDA llama a los jóvenes de Marruecos a impulsar la revolución en la prevención del VIH

Bookmark and Share

Reportaje

El director ejecutivo de ONUSIDA llama a los jóvenes de Marruecos a impulsar la revolución en la prevención del VIH

05 de abril de 2012

El director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé (a la derecha), se reunió con un grupo de jóvenes marroquíes el 4 de abril en la sede nacional de OPALS, en Rabat.

En conversaciones mantenidas con un grupo de jóvenes marroquíes el 4 de abril, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, instó a los jóvenes de todo el país y de la región a romper el silencio sobre el sida y liderar la revolución en la prevención del VIH.

“Los jóvenes estuvieron al frente de las revoluciones que trajeron el cambio político a esta región. Insto a la juventud a iniciar un movimiento similar para parar las nuevas infecciones por VIH”, dijo el señor Sidibé, dirigiéndose a un grupo de jóvenes en la sede nacional de OPALS (Organisation Pan Africaine de Lutte contre le sida), una organización sin ánimo de lucro con sede en Rabat.

Durante la última década, el número de nuevas infecciones por VIH entre adultos y niños en Oriente Medio y el Norte de África pasó de 43 000 a 59 000, según las estimaciones de ONUSIDA. En 2010, se calcula que unas 470 000 personas en la región vivían con el VIH, frente a las 320 000 de 2001.

Durante el encuentro, el señor Sidibé expresó su preocupación por la propagación del estigma y la discriminación en la región contra las personas que viven con el VIH y las poblaciones con un alto riesgo de infección, entre las que se incluyen los profesionales del sexo, los usuarios de drogas inyectables y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. Resaltó que el estigma conduce a las poblaciones vulnerables a la clandestinidad y las aleja de los servicios sanitarios y destinados al VIH.

Los jóvenes estuvieron al frente de las revoluciones que trajeron el cambio político a esta región. Insto a la juventud a iniciar un movimiento similar para parar las nuevas infecciones por VIH

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

En toda la región, las necesidades especiales de la juventud, especialmente las de profesionales del sexo, usuarios de drogas inyectables y hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, siguen sin satisfacerse adecuadamente, apuntó el director ejecutivo de ONUSIDA, y subrayó la importancia de darles a todos los jóvenes el conocimiento y los recursos necesarios para poder llevar un estilo de vida sexual saludable.

A través de los 17 centros de consulta sin cita previa, OPALS ofrece servicios sanitarios, acceso a preservativos y pruebas del VIH para jóvenes, mujeres, inmigrantes, trabajadores del sexo y otras poblaciones vulnerables en Marruecos. Los representantes de OPALS también viajan a áreas remotas para ofrecer pruebas del VIH a domicilio y otros servicios de prevención.

En la reunión con el señor Sidibé, varios jóvenes resaltaron la falta de educación sexual en Marruecos, tanto en la escuela como en la familia. Expresaron su entusiasmo por el proyecto de políticas orientadas a la juventud CrowdOutAIDS, que utiliza las nuevas tecnologías para que los jóvenes puedan participar totalmente en el desarrollo de las estrategias de la organización para el VIH y la juventud. Desde que ONUSIDA puso en marcha el proyecto en octubre de 2011, han participado unas 5 000 personas de todo el mundo.

Llegar a las poblaciones de mayor riesgo

Durante su viaje de tres días a Marruecos, el señor Sidibé visitó la Association de Lutte contre le sida (ALCS) en Rabat, la primera asociación sobre el sida establecida en la región del Magreb y Oriente Medio. El señor Sidibé elogió a Hakima Himmich, presidenta de ALCS, y a su personal por la excelente contribución de esta organización a la respuesta al VIH, particularmente por sus esfuerzos dirigidos a la prevención del VIH entre las poblaciones con mayor riesgo de infección.

ALCS se fundó en 1988, cuando solo había 30 casos registrados de sida en Marruecos. En 1992, ALCS abrió su primer centro de asesoramiento y pruebas del VIH, y, desde 1995, la organización ha ofrecido programas de prevención del VIH para las poblaciones clave con un alto riesgo de infección.

En 2011, más de 122 000 personas con alto riesgo de infección, entre las que se incluyen poblaciones vulnerables y puente (por ejemplo, los clientes de profesionales del sexo), se beneficiaron de los programas de prevención del VIH en Marruecos, en gran parte gracias al trabajo de ALCS. Ese mismo año, se calcula que unas 58 000 personas en Marruecos se hicieron la prueba del VIH, muchas de ellas a través de ALCS.

Según los estudios realizados en 2011 por el Programa Nacional para el Sida de Marruecos, ALCS y ONUSIDA, los programas de prevención del VIH llegan al 45% de los profesionales del sexo y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres en el país y la tasa del uso del preservativo en estas poblaciones clave está sobre el 50%.

Durante su visita a ALCS, el señor Sidibé formó parte de un grupo de debate con mujeres que se centró en la prevención del VIH. También se reunió con un grupo de apoyo compuesto por afectados y destinado a personas que viven con el VIH, y habló con personal sanitario de un centro de pruebas del VIH.