Encontrar una vacuna contra el sida en el contexto de la prevención combinada

Bookmark and Share

Reportaje

Encontrar una vacuna contra el sida en el contexto de la prevención combinada

18 de septiembre de 2012

William Snow, Director Ejecutivo Global AIDS Vaccine Enterprise, organizadora de la conferencia, pronunció un discurso durante la ceremonia de apertura.
Fotografía: Rick Friedman

Del 9 al 12 de setiembre, más de mil investigadores y defensores del VIH, reunidos en Boston para la Conferencia sobre vacunas contra el sida 2012, debatieron sobre la contribución de la ciencia de las vacunas para lograr el objetivo de cero nuevas infecciones del VIH en un panorama crecientemente complejo de prevención del VIH.

Numerosos enfoques de prevención del VIH, tal como uso del condón o preservativo masculino y femenino, circuncisión masculina médica voluntaria, prevención de nuevas infecciones por el VIH en los niños, profilaxis posterior a la exposición (PEP), profilaxis previa a la exposición (PrEP) y tratamiento como prevención, constituyen ahora herramientas establecidas para permitir a las personas evitar la exposición al VIH o reducir su capacidad de infección. Los estudios de modelado predicen que, al incrementar el acceso a combinaciones estratégicas de dichos abordajes que se adaptan a necesidades locales, los programas nacionales contra el VIH pueden reducir significativamente el número de nuevas infecciones por el VIH.

¿Necesitamos una vacuna?

A pesar de evidencia reciente de que el tratamiento del VIH previene la transmisión ulterior del VIH así como el hecho de que el descubrimiento y el desarrollo de vacunas es algo costoso en tiempo y financiación (845 millones de dólares estadounidenses solo en 2011), los líderes de todo el espectro de la investigación del VIH que asisten a la conferencia acordaron unánimemente sobre la necesidad de continuar en la búsqueda de una vacuna contra el VIH.

Nuestro conocimiento es más sofisticado y se inclina más rápidamente por abordajes y productos con alta probabilidad de éxito en ensayos clínicos

Profesora Glenda Gray, Directora Ejecutiva de la Unidad de Investigación del VIH Perinatal de la Universidad de Witwatersrand y Directora de los programas de la Red para Ensayos de Vacunas contra el VIH

El profesor Myron Cohen de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, que lideró el estudio en múltiples países realizado por la HIV Prevention Trials Network (Red de ensayos de prevención del VIH) que probaba la eficacia del tratamiento preventivo del sida (el estudio HPTN 052), dijo que el incremento del tratamiento es tanto un imperativo de derechos humanos como una medida de salud pública efectiva. Al mismo tiempo, ha aplicado toda su influencia en búsqueda de una vacuna contra el VIH más eficaz. “Reconocemos que el tratamiento de supresión de la infección por el VIH reduce drásticamente la probabilidad de la transmisión ulterior del VIH, lo que debe eventualmente desacelerar la propagación del VIH. Pero el tratamiento urgente y amplio del VIH no es sustituto de una vacuna preventiva. Necesitamos una vacuna contra el VIH”, dijo el Dr. Cohen.

Ensayos de vacunas

El ensayo de vacunas RV144 en Tailandia, que probaba una combinación de dos vacunas, informó una modesta eficacia del 31% en 2009. Sin embargo, generó una gran variedad de nuevos interrogantes acerca de la manera y el momento en que el sistema inmunitario humano puede responder al VIH. “Nuestro conocimiento es más sofisticado y se inclina más rápidamente por abordajes y productos con alta probabilidad de éxito en ensayos clínicos”, dijo la profesora Glenda Gray, Directora Ejecutiva de la Unidad de Investigación del VIH Perinatal de la Universidad de Witwatersrand y Directora de los programas de la Red para Ensayos de Vacunas contra el VIH en África. Actualmente existe solo un ensayo de vacunas contra el VIH en curso, que está probando una combinación de vacunas experimentales en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y mujeres transgénero en Estados Unidos (HVTN 505). Hay planificados estudios adicionales, incluidos tres estudios que procuran una mejora de los resultados de RV144 en Sudáfrica y Tailandia, pero no es probable que estos comiencen antes de 2014.

Sinergias entre las estrategias de prevención con vacunas y sin ellas

De acuerdo con los científicos de la conferencia, para evaluar cualquier nueva tecnología en ensayos con seres humanos, primero debe probarse que el nuevo producto es seguro y luego debe probarse frente al tratamiento de referencia o la prevención. Observaron que, a medida que el estándar evoluciona para incluir nuevas herramientas tales como la circuncisión masculina médica, la profilaxis previa a la exposición y el tratamiento precoz del sida, se requieren diseños de ensayos más complejos para evaluar la eficacia de la nueva tecnología, así como también serán necesarios tamaños de muestras más grandes.

De izquierda a derecha: Dr. Dan Barouch, Profesor de Medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, Jefe de la División de Investigación de Vacunas en el Beth Israel Deaconess Medical Center, y copresidente de la Conferencia sobre vacunas contra el sida 2012 y el Dr. Anthony Fauci, Director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases.
Fotografía: Rick Friedman

El Dr. Anthony Fauci, Director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases, señaló que, dada la disponibilidad de otras estrategias de prevención parcialmente eficaces, el mundo tal vez no necesite una vacuna que proporcione el 95% de protección. En su opinión, puede ser suficiente una vacuna que reduzca el riesgo en combinación con otras estrategias de prevención. Los investigadores de la conferencia dijeron que también existen indicaciones de que los abordajes de prevención basados en antirretrovíricos podrían aumentar los efectos de la vacuna u ofrecer protección durante el periodo posterior a la vacunación, cuando el sistema inmunitario debe aumentar la producción de una respuesta de anticuerpos protectores.

Acumulación de conocimientos, un ensayo a la vez

Los participantes aceptaron que la producción a gran escala de una vacuna de profilaxis contra el VIH tardará más de diez años hacerse realidad, en el mejor de los casos. El descubrimiento, desarrollo, obtención de licencias oficiales e incremento de la producción y entrega de vacunas demoran muchos años y exigen grandes inversiones. Mathew Rose, Jefe de política para la Iniciativa de liderazgo de hombres jóvenes y gay negros, utilizó una metáfora de boxeo para explicar el desafío inminente. Para sostener el entusiasmo y compromiso hasta que se descubra una vacuna contra el sida más eficaz, “debemos dejar de esperar un solo puñetazo que lo deje fuera de combate, y en cambio, debemos perfeccionar el arte del gancho”, dijo el Sr. Rose. “Cada ensayo clínico puede brindar la respuesta final, o puede abrir más interrogantes clave”, agregó. De acuerdo al Sr. Rose, para cada nuevo interrogante será necesario un estudio estratégico: un nuevo “gancho” que incrementará el conocimiento general acerca de cómo el cuerpo humano reconoce y lucha contra la infección, y aumentaremos la capacidad científica para derrotar finalmente al VIH.