Llamamiento para una ampliación del acceso al tratamiento

Bookmark and Share

Reportaje

Llamamiento para una ampliación del acceso al tratamiento

23 de abril de 2013

De izquierda a derecha: Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA; el embajador Eric Goosby, coordinador mundial de los Estados Unidos para el sida; y Julio Montaner, presidente del Taller internacional del Tratamiento como prevención.
Fotografía: Centro de Columbia Británica para la excelencia en VIH y sida

Vancouver, 1996: Los investigadores entusiasmaron al público en la Conferencia internacional sobre el sida al informar sobre un impresionante avance científico. Mediante una combinación de medicamentos, fueron capaces de reducir la cantidad de virus en la sangre de las personas que viven con el VIH a niveles casi imperceptibles. Gracias al denominado 'Efecto Lázaro', las personas que una vez estuvieron cerca de la muerte se recuperaron de súbito y comenzaron a llevar vidas normales y saludables.

El descubrimiento transformó la trayectoria de la respuesta al sida para siempre. Además, en la actualidad más de ocho millones de personas por todo el mundo tienen acceso a este tratamiento que salva vidas.

Esta semana, los expertos en VIH se reúnen una vez más en Vancouver. Esta vez van a estudiar otro importante avance científico: las investigaciones recientes que muestran que el tratamiento del VIH no solo protege la salud de las personas que viven con el VIH sino que también reduce radicalmente la probabilidad de transmisión del virus.

El día de la inauguración de la conferencia, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, presidió, junto con Eric Goosby, coordinador mundial de los Estados Unidos para el sida, mesas redondas en las que se debatió sobre el tema '¿Qué necesitamos para acabar con el sida?'

"Si tenemos pruebas de que el tratamiento antirretrovírico puede a ayudar a las personas que viven con el VIH a permanecer vivas y a proteger de la infección a sus parejas sexuales en un 96%, tenemos la obligación moral de ponerlo a disposición de todos", manifestó el Sr. Sidibé. "Proporcionar el tratamiento del VIH tan pronto como sea posible es ética y moralmente correcto, económica y programáticamente factible y consecuente respecto a lo que hemos aprendido sobre las prácticas clínicas óptimas en la última década".

Si tenemos pruebas de que el tratamiento antirretrovírico puede a ayudar a las personas que viven con el VIH a permanecer vivas y a proteger de la infección a sus parejas sexuales en un 96%, tenemos la obligación moral de ponerlo a disposición

Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA

El Sr. Sidibé estaba haciendo referencia a los resultados revelados en mayo del 2011 por los Institutos nacionales de salud de los Estados Unidos que demostraron que si una persona seropositiva sigue un tratamiento antirretrovírico eficaz, el riesgo de transmitir el virus a una pareja sexual que no esté infectada se puede reducir en un 96%.

El primer ministro de Saint Kitts y Nevis, Denzil Douglas, hizo una firme declaración sobre el posible impacto que puede derivar de la combinación de diferentes estrategias de prevención del VIH. "Utilizar el tratamiento como prevención en combinación con otras intervenciones de prevención puede acabar con el sida en los países del Caribe", expuso.

Malawi, un país que se ha visto intensamente afectado por el VIH, ha ampliado de manera drástica su respuesta al VIH en los últimos años, lo que dio como resultado un descenso del 73% en la tasa de nuevas infecciones por el VIH desde el año 2001. Al hablar sobre el impacto del tratamiento antirretrovírico en la epidemia de su país, la ministra de sanidad de Malawi, Catherine Hara, manifestó: "En parte, debido a la rápida ampliación del tratamiento, las infecciones por el VIH en Malawi han descendido a 46 000 al año y los fallecimientos por año también están disminuyendo y actualmente la cifra es inferior a 50 000 por año mientras que antes rondaba los 100 000". "Mi país fue el primero en emplear la Opción B+* en servicios de atención prenatal, gracias al cual el número de mujeres embarazadas que viven con el VIH y que tienen acceso al tratamiento ha aumentado en un 700%", añadió.

El primer ministro de Saint Kitts y Nevis, Denzil Douglas, durante la conferencia de Vancouver.
Fotografía: Centro de Columbia Británica para la excelencia en VIH y sida

Marvelous Muchenje, coordinadora del centro de salud comunitario La salud de las mujeres, en manos de las mujeres (Women’s Health in Women’s Hands), destacó la necesidad de comenzar el tratamiento temprano: "Muchas personas relacionan el hecho de comenzar un tratamiento con la enfermedad o incluso la muerte; tenemos que cambiar esa noción ya que comenzar un tratamiento más temprano puede prevenir enfermedades, fallecimientos y la transmisión del VIH".

Para concluir la sesión, Julio Montaner, presidente del Taller internacional del Tratamiento como prevención, subrayó la necesidad de poner las pruebas en práctica. "Ya sabemos suficiente sobre la ciencia del tratamiento como prevención. Es hora de actuar".

El Taller continuará hasta el jueves 25 de abril. Asimismo, los investigadores, las entidades ejecutoras y los responsables de formular políticas involucrados en el tratamiento como prevención continuarán compartiendo datos, protocolos y hallazgos, y fomentando un ambiente de colaboración en lo que a la investigación del tratamiento como prevención se refiere. Intentarán encontrar áreas de sinergias potenciales y posibles deficiencias en las que se necesite centrar la investigación.

*La Opción B+ ofrece a las mujeres que viven con el VIH la posibilidad de comenzar a seguir inmediatamente un tratamiento antirretrovírico de por vida para protegerse a sí mismas, así como a sus hijos.