Declaración de prensa

Los acuerdos comerciales no deberían entorpecer las iniciativas para alcanzar el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH

GINEBRA, 9 de diciembre de 2010—El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) hace un llamamiento a todos los países para que garanticen que los acuerdos comerciales bilaterales y multilaterales no obstaculicen las iniciativas para alcanzar el acceso universal a la prevención, el tratamiento, la atención y el apoyo relacionados con el VIH.

Más de 33 millones de personas viven con el VIH en el mundo. Se estima que en 2009 se produjeron 2,6 millones de nuevas infecciones. Actualmente, más de cinco millones de personas seropositivas siguen el tratamiento, mientras que unos 10 millones más todavía están a la espera de recibirlo. Sin un acceso continuo y asequible a los medicamentos, sus vidas correrán peligro.

El ONUSIDA insta por tanto a todos los países a hacer un uso integral de la flexibilidad que ofrece el Acuerdo sobre los ADPIC de la Organización Mundial del Comercio, según sea necesario, para alcanzar el acceso universal al tratamiento del VIH. El ONUSIDA respalda incondicionalmente la Declaración de Doha, que afirma lo siguiente: "Convenimos en que el Acuerdo sobre los ADPIC no impide ni deberá impedir que los Miembros adopten medidas para proteger la salud pública. En consecuencia, al tiempo que reiteramos nuestro compromiso con el Acuerdo sobre los ADPIC, afirmamos que dicho Acuerdo puede y deberá ser interpretado y aplicado de una manera que apoye el derecho de los Miembros de la OMC de proteger la salud pública y, en particular, de promover el acceso a los medicamentos para todos.”

“La flexibilidad establecida en la Declaración de Doha y en el Acuerdo sobre los ADPIC para proteger la salud pública y ofrecer acceso a los medicamentos para todos no debe resultar debilitada debido a otros acuerdos comerciales", expuso el director ejecutivo del ONUSIDA, Michel Sidibé. “Los 33 millones de personas que viven con el VIH tienen derecho a la salud. Al mismo tiempo que la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos y tecnologías sigue siendo crucial, las personas que viven con el VIH dependen de un acceso equitativo y asequible al tratamiento”.

En el contexto económico actual, los recursos destinados al sida se han estancado y la necesidad de tratamiento sigue superando al suministro. Los acuerdos comerciales que aportan una carga adicional a la fabricación, importación o exportación de estos medicamentos vitales, que se suelen denominar medidas “ADPIC plus”, tales como la “exclusividad de datos", así como las interpretaciones incorrectas del término "falsificación”, deberían evitarse.

Actualmente, los fabricantes indios producen más del 80% de los antirretrovíricos genéricos y son la principal fuente de suministro de la mayoría de los países en desarrollo. El coste del régimen de primera generación más barato ha caído hasta menos de 86 USD por paciente y año. Sin embargo, según va aumentando el número de personas que cambian a tratamientos de primera línea más eficaces y tolerables, los precios de los fármacos se podrían duplicar en comparación con los de primera generación.

Cuando los pacientes desarrollan resistencia a los medicamentos y necesitan otros de segunda y tercera línea, más caros y protegidos por patentes, algunas previsiones indican que el coste del tratamiento se puede multiplicar incluso por veinte.

“Los países no deberían comerciar con la salud pública de sus ciudadanos para obtener otras ganancias comerciales", afirmó Sidibé.

Actualmente, por cada persona que inicia el tratamiento, dos se infectan por el virus. Es evidente que las necesidades de tratamiento todavía superan a los esfuerzos de prevención, que han demostrado que es urgentemente necesario contar con una nueva línea de tratamiento, microbicidas, vacunas y diagnósticos.

Los enfoques actuales del tratamiento no serán suficientes para ofrecer fármacos a todos aquellos que los necesitan. El ONUSIDA y otros asociados abogan por el Tratamiento 2.0, un marco que pretende simplificar la forma en la que se ofrece la terapia. Para que este enfoque tenga éxito, la flexibilidad de los ADPIC, así como la innovación y la protección de los derechos de propiedad intelectual, desempeñarán un papel importante en el futuro.

Centro de prensa

Descargar la versión imprimible (PDF)


Región/país